Este estudio no contradice la utilidad de los cubrebocas para prevenir COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Este estudio en Dinamarca no contradice la utilidad de los cubrebocas para prevenir COVID

Un estudio Danés encontró que el uso de cubrebocas no es una medida de protección que reduzca significativamente los contagios en un entorno en donde pocas personas lo usan
26 de febrero, 2021
Comparte

Investigadores en Dinamarca hicieron un estudio para conocer la efectividad de los cubrebocas como medida adicional de protección contra COVID-19. Encontraron que usar una mascarilla quirúrgica fuera del hogar no redujo significativamente los contagios de COVID-19. Pero aclararon que sus resultados no son concluyentes y que se refieren a un entorno en donde su uso no es común

En redes sociales sacaron de contexto los resultados de esta investigación. 

Por ejemplo, un usuario de Twitter aseguró que un “estudio Danés confirma que las máscaras no impiden el contagio de Covid”. 

La publicación ya se compartió cientos de veces y enlaza a un portal de internet que engaña al lector con frases como que “los investigadores de Copenhaguen no encontraron evidencia estadística que las máscaras bloqueen la infección (sic)”

Hay que aclarar que los investigadores enfatizaron que sus hallazgos no significan que usar cubrebocas de forma generalizada no puede ser efectivo para reducir las infecciones por SARS-CoV-2, “porque el ensayo no evaluó el papel de las máscaras en el control de la fuente del SARS”, según explica el mismo estudio. 

Es decir, esta investigación evaluó que tanto protege un cubrebocas a quien no está enfermo en un entorno en el que nadie más usa cubrebocas; pero no qué tanto evita que los infectados propaguen la enfermedad. 

Además, respecto a la protección de personas sanas al usar cubrebocas, otros estudios sí han confirmado su efectividad, en otro tipo de experimentos y siempre considerando que intervienen factores cómo el tipo de mascarilla que se utiliza y el tipo de exposición al virus.

¿De qué estudio hablamos?

Esta investigación es un ensayo controlado aleatorio, mejor conocido como DANMASK-19 o estudio danés. Su objetivo fue evaluar las máscaras faciales para la protección contra la infección por COVID-19. El pasado 18 de noviembre publicaron sus resultados en  en Annals of Internal Medicine

Este ensayo se hizo en Dinamarca, del 3 de abril al 2 de junio de 2020. En ese periodo  las autoridades danesas no recomendaron el uso de cubrebocas en la comunidad y su uso era poco común. 

Los investigadores de la Universidad de Copenhague reclutaron a 6,024 participantes que no estaban infectados con SARS-CoV-2. De forma aleatoria dividieron a los participantes en dos grupos, a uno se le pidió que usara cubrebocas quirúrgicos cuando realizara actividades fuera de su hogar. El otro grupo no debía usarla. 

Al final del estudio comprobaron que 42 personas (1.8%) en el grupo que sí usaba cubrebocas se infectó. En el grupo que no usaba cubrebocas los que resultaron enfermos fueron 53 personas (2,1%). Estadísticamente, no hubo una diferencia significativa. 

Los investigadores señalaron que los resultados no eran concluyentes. “Los hallazgos no deben usarse para concluir que una recomendación para que todos usen máscaras en la comunidad no sería efectiva para reducir las infecciones por SARS-CoV-2”, señalaron. 

También agregaron que “durante el periodo de estudio, las autoridades no recomendaron el uso de mascarillas faciales fuera del ámbito hospitalario y el uso de mascarillas fue poco común en entornos comunitarios. Esto significa que la exposición de los participantes del estudio fue abrumadoramente a personas que no usaban máscaras”.

Otros detalles importantes que debemos saber es que cada participante informó los resultados de sus propias pruebas; y no hubo una verificación particular de cada persona, por lo que los usuarios pueden no haberlo usado correctamente.

Críticas al estudio

Los mismos autores del estudio reconocen que su investigación tiene limitantes: “Resultados no concluyentes, datos faltantes, adherencia variable, hallazgos informados por el paciente en pruebas caseras, sin cegamiento y sin evaluación de si las mascarillas podrían disminuir la transmisión de la enfermedad de los usuarios de mascarillas a otros”.

Otros especialistas como Thomas Frieden, ex director de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, han criticado al estudio. 

Frieden declaró a The New York Times en noviembre que “no hay absolutamente ninguna duda de que las máscaras funcionan como control de la fuente”. 

Él señaló que “la pregunta que este estudio fue diseñado para responder es: ¿funcionan como protección personal?” y explicó que la respuesta depende de factores como la mascarilla que se use y del tipo de exposición al virus que tenga cada persona, el estudio no fue diseñado para abordar esos detalles.

“Si le muestras este artículo a un proveedor de cuidados de salud que trabaja en un ala covid de un hospital, dudo que él o ella dirían que el artículo los convence de no llevar mascarilla”, dijo Elizabeth Halloran, estadística en el Centro Fred Hutchinson a The New York Times

En contraste a los resultados del estudio, el doctor Anthony Fauci dijo que usar cubrebocas es “una calle de dos vías”, durante una entrevista para MSNBC también en noviembre pasado. 

“Los datos recientes ahora han demostrado que, de hecho, también existe el beneficio adicional de protegerlo de las gotas y los virus que se le presentan”, dijo el inmunólogo. Sus máscaras te protegen. Y tu máscara también te protege”, agregó.

Su dicho lo respalda con la nueva guía que los CDC emitieron en noviembre, en donde citan al menos 45 estudios y aseguran que  los cubrebocas, además de evitar que alguien con SARS-Cov-2 lo propague al toser, hablar o estornudar, también protegen a una persona sana de un contagio.

Aunque también hay que agregar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo en diciembre  que continuaba “evaluando la evidencia sobre la efectividad del uso de diferentes mascarillas y sus posibles daños, riesgos y desventajas”. 

 La OMS señaló que los estudios que había hasta ese momento arrojan datos científicos “limitados e inconsistentes” sobre la efectividad de los cubrebocas para proteger a personas sanas a nivel comunitario, sin embargo, no descartó su uso y su ayuda en el intento para frenar la epidemia. 

¿Entonces, los cubrebocas sí funcionan? 

Luego de analizar los datos publicados por diversos investigadores de todo el mundo, la Organización Mundial de la Salud y CDC de Estados Unidos sí recomiendan a personas no infectadas usar cubrebocas fuera de su hogar. 

Estas recomendaciones se han ido actualizando a lo largo de la pandemia debido a los nuevos descubrimientos científicos. Por ejemplo, el 19 de febrero, los CDC publicaron los resultados de una serie de experimentos que realizaron para determinar la efectividad de los cubrebocas. 

Su recomendación es que toda la población debe usar cubrebocas para frenar la propagación del COVID-19, en algunos casos aconsejan doble cubrebocas para mejorar su ajuste y efectividad. 

Lee: Sí hay más protección con doble cubrebocas y con buen ajuste: los hallazgos en experimentos de los CDC

En cualquier caso, esta recomendación debe combinarse con las otras medidas de distanciamiento social y lavado de manos. 

Si quieres saber más sobre la efectividad de los cubrebocas puedes revisar esta guía de los CDC o esta otra de la OMS  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.