Esto no es la resonancia magnética de una persona y su perro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Esto no es la resonancia magnética de una persona y su perro, la imagen fue manipulada

Una imagen de una neurocientífica y su hijo fue manipulada para hacer creer a los usuarios de redes sociales que es la primera resonancia magnética de una persona besando a su mascota.
21 de enero, 2022
Comparte

Una imagen de la supuesta primera resonancia magnética hecha a una persona y su perro se volvió viral en Facebook y Twitter, pero la foto fue manipulada.

En la publicación, que ya cuenta con más de mil 14 mil likes y se ha compartido casi 5 mil veces, se afirma que la imagen es de la neurocientífica Rebecca Saxe besando a su perrito de 2 meses.

Si bien sí es la neurocientífica la que aparece, la imagen fue manipulada, ya que originalmente a quien besa es a su hijo de dos años, Percy.

Esta imagen de resonancia magnética (IRM) fue hecha en abril 2015 por Saxe y el físico Atsushi Takahashi, en el Departamento de Ciencias Cerebrales y Cognitivas y en el Centro de Imágenes Athinoula A. Martinos del Instituto McGovern de Investigación Cerebral, ambos en el Instituto Tecnológico de Massachussets.

Te puede interesar: Esta foto no es una lluvia de peces en Texas, es un accidente en China

Las primeras imágenes de resonancias magnéticas en el mundo datan de 1973, hechas por el físico inglés Peter Mansfield y el químico estadounidense Paul Lauterbur. El descubrimiento y desarrollo de la IRM le ha valido a este estudio cinco premios Nobel en diferentes áreas y años (1944 y 1952 en Física, 1991 y 2002 en Química y en 2003 en Medicina).

Lo sorprendente de la imagen hecha por Saxe y Takahashi es que fue la primera en su tipo, nunca se había hecho una resonancia de una madre con su hijo.

Y aunque la resonancia magnética tiene usos en la medicina veterinaria a la par de que se concibió (en 1974 el científico James Hutchinson hizo la primera resonancia magnética de cuerpo completo a un ratón), no existe hasta el momento ninguna IRM de una persona acompañada por su mascota, por lo que también es falso que exista  una resonancia de un perro con su dueño.

Además, en la publicación se afirma que los puntos naranjas de la imagen son una reacción química de los dos cerebros provocados por el beso y que son “una explosión de la hormona del amor, la oxitocina”. Esto es falso y también fue manipulado.

¿Para qué tomaron la resonancia original?

En la imagen original no aparecen coloreados ambos cerebros y de acuerdo con la explicación de la propia Rebecca Saxe, la IRM “no se hizo con fines de diagnóstico, ni siquiera con fines científicos… la hicimos porque queríamos verla”.

La neurocientífica también explicó en su cuenta de Twitter que la actividad cerebral que se ve en el cerebro de ella y su hijo “no tiene nada que ver con la oxitocina, las hormonas, los besos o la lactancia”, sino que es la respuesta hemodinámica, es decir de los flujos de la sangre, al mirar fotos de rostros de personas en lugar de fotos de paisajes.

Si bien esta imagen originalmente no fue concebida para fines científicos, al final formó parte de una investigación hecha por Saxe y siete científicos más en la que analizaron la organización de la corteza visual de los bebés. Los resultados de este estudio fueron publicados en la revista Nature, en 2017.

En conclusión, el post de la supuesta resonancia magnética de una persona besando a un perro en realidad es una imagen manipulada.

También lee: Los pelícanos no sangran su pecho para curar a sus crías, como dicen en redes

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.