Esto sabemos sobre el estudio del aceite de coco contra COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Esto es lo que sabemos sobre el estudio filipino sobre el efecto del aceite de coco contra la COVID-19

El gobierno filipino si estudia el aceite de coco como tratamiento contra COVID. Pero todavía se sigue investigando y los resultados no son concluyentes.
Por Fernanda Estrada y Samedi Aguirre
20 de octubre, 2020
Comparte

¿El aceite de coco destruye el coronavirus? ¿Sirve cómo método preventivo? ¿Puede ser un tratamiento contra COVID-19? Seguramente son algunas de las dudas que surgieron luego de leer en redes sociales que según un estudio Filipino el aceite de coco destruye y cura la COVID-19. 

Es verdad que el Departamento de Ciencia y Tecnología del gobierno de Filipinas anunció que realizó un estudio en el que se demuestra que los compuestos de aceite de coco “redujeron el recuento de coronavirus en un 60-90% con una carga viral baja”.

Pero este tratamiento alternativo todavía se sigue estudiando y los resultados no son concluyentes. Es más, no pudimos encontrar el documento que explique la metodología y resultados de forma precisa. 

Pero entonces ¿qué dice el gobierno de Filipinas sobre el aceite de coco y la COVID-19? Esto es lo que sabemos. 

El gobierno Filipino investiga al aceite de coco 

El Departamento de Ciencia y Tecnología del gobierno de Filipinas, publicó un comunicado el 5 de octubre. En él asegura que: “después de seis meses de experimentos, los resultados mostraron que los compuestos de aceite de coco y aceite de coco virgen, o VCO, un producto fácilmente disponible en Filipinas, redujeron el recuento de coronavirus en un 60-90% con una carga viral baja”.

El comunicado aclara que “se necesitan más experimentos para determinar si concentraciones más altas de estos compuestos reducirán aún más la tasa de replicación del virus”.

La investigación es dirigida por el Dr. Fabian Dayrit de la Universidad Ateneo De Manila. El objetivo es determinar si el VCO se puede utilizar como terapia complementaria para los pacientes con COVID-19. Es parte de otras investigaciones que también se están desarrollando al respecto en Filipinas.

Por ejemplo, el Secretario del Departamento de Ciencia y Tecnología, Fortunato de la Peña publicó en su página de Facebook que un estudio titulado “Aceite virgen de coco y Omega-3 a terapia adjunta para pacientes hospitalizados con COVID 19” se llevará a cabo en el Philippine General Hospital (UP-PGH) y será dirigido Por la doctora Marissa Alejandría.

En este caso el VCO servirá como suplemento del régimen de tratamiento diario de los pacientes positivos de COVID-19. Paralelamente hay otra investigación para las “personas de COVID-19 bajo investigación (PUIs)”, que se llevará a cabo en instalaciones de aislamiento en las comunidades y hospitales de la Región Capital Nacional .

En este estudio se incorporará VCO en la comida proporcionada a los PUIs. El estudio tiene como objetivo evaluar los posibles beneficios proporcionados por VCO para pacientes con COVID-19, así como contactos y otros grupos de alto riesgo. 

¿Cuándo se comenzó a investigar el coco contra la COVID-19? 

Aunque no encontramos ningún documento científico con los resultados divulgados  por el gobierno de Filipinas, sí encontramos una publicación previa sobre “El potencial del aceite de coco y sus derivados como agentes antivirales eficaces y seguros contra el nuevo coronavirus (nCoV-2019)”, del mismo autor. 

Este texto se publicó el 31 de enero de 2020 en la página de la Universidad Ateneo de Manila en Filipinas. Fabian Dayrit  y Mary T. Newport explican que el ácido láurico (C12) y la monolaurina tienen una actividad antiviral significativa.

“El ácido láurico es un ácido graso que constituye aproximadamente el 50% del aceite de coco; mientras que la monolaurina es un metabolito producido naturalmente por las propias enzimas del cuerpo tras la ingestión de aceite de coco y también está disponible en forma pura como suplemento”, señalan

De acuerdo con los investigadores, “varios estudios in vitro, en animales y humanos respaldan el potencial del aceite de coco, el ácido láurico y sus derivados como agentes efectivos y seguros contra un virus como el nCoV-2019 (ahora llamado SARS-CoV-2)”. Para comprobarlo, proponen realizar un estudio clínico en pacientes infectados. 

Pero el 6 de junio de 2020 Carol Stephanie C. Tan-Lim y Corinna Victoria Martinez del Colegio de Medicina y el Hospital General Filipino y el Colegio de Medicina de la Universidad de las Filipinas Manila, publicaron un documento en el que afirman que, hasta el momento, “no existe evidencia para sostener que el uso del aceite de coco es un tratamiento complementario efectivo para COVID-19”.

Ese documento titulado “Should virgin coconut oil be used in the adjunctive treatment of COVID-19?”, es una revisión rápida de la evidencia disponible sobre la eficacia y seguridad del aceite de coco virgen en el tratamiento de pacientes de COVID-19. 

El Gobierno de India también cree en su efectividad 

La propuesta de usar aceite de coco para combatir la infección por SARS-CoV-2 también es un método propuesto por el gobierno indio. Desde el 31 de marzo de 2020, la Oficina de Información de Prensa del Gobierno de la India publicó una lista de recomendaciones basadas en diferentes tipos de medicina tradicional. El documento se llamó “Medidas de refuerzo de la inmunidad de Ayurveda para el cuidado personal durante la crisis de COVID 19”. Y presenta pautas del Ministerio de Ayurveda, Yoga, Naturopatía, Unani, Sidda y Homeopatía (AYNUSH). Entre las medidas, se encontraba la aplicación de aceite de coco en la nariz, todas las mañanas y noches. 

Y aunque el consejo del aceite de coco en la nariz se ha compartido incluso por medios oficiales, el gobierno de la India dice que el Ayurveda “posiblemente puede aumentar la inmunidad de una persona contra las infecciones” pero su comunicado incluye un aviso de que la lista “no pretende ser un tratamiento para el COVID-19″.

Al respecto, Meedan Digital Health Lab, aseguró que las pautas de la AYNUSH no han sido totalmente respaldadas por estudios científicos y clínicos.

“Si bien se ha demostrado que muchos tipos de grasas o aceites (como aceite de coco, aceite de sésamo y otros) matan o detienen las bacterias malas en estudios de laboratorio basados ​​en células, la mayoría de estos estudios se han centrado en cómo se pueden usar estos ingredientes para prevenir las bacterias crecimiento de los alimentos para mejorar la seguridad alimentaria. Los estudios no han analizado el efecto de los aceites de ghee, coco o sésamo en la prevención de infecciones virales o bacterianas en humanos cuando se aplican en la nariz”, señalan. 

¿Qué dice la OMS?

En  conferencia de prensa el Dr Michael Ryan, Director Ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la  Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que: “Cualquier cosa que te haga sentir mejor, cualquier cosa que te brinde tranquilidad y cualquier cosa que creas que puede ayudar a tu salud, que no sea peligrosa, ciertamente tiene un impacto positivo en tu salud “. 

Pero el Dr Subhojit Sen, miembro del equipo científico de respuesta contra la desinformación en India, ha advertido que poner aceite de coco en la nariz es peligroso, pues podría impedir la entrada de oxígeno a los pulmones. 

Por ahora, la OMS continúa afirmando que se necesita precaución al considerar los “remedios tradicionales” como tratamiento para COVID-19. También dice que “no existe una terapia que haya demostrado ser eficaz en el tratamiento de COVID-19”. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.