Esta gráfica no prueba que cubrebocas incrementan contagios de COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Captura de pantalla de publicación con desinformación.

Esta gráfica no prueba que los cubrebocas incrementan contagios de COVID-19

Varios factores influyen en el aumento o disminución de los contagios de COVID-19, no solo el uso generalizado del cubrebocas.
Captura de pantalla de publicación con desinformación.
18 de febrero, 2021
Comparte

Una publicación difundida en Facebook afirma que el uso generalizado del cubrebocas incrementa los contagios de COVID-19, pero esto es falso: no hay evidencia científica que sustente una relación entre esta medida y el comportamiento de la epidemia, además de que existen estudios que sustentan su eficacia.

Esta publicación con desinformación, compartida 272 veces desde el 16 de febrero y replicada en otras páginas, muestra una gráfica del número de casos COVID registrados diariamente en Estados Unidos y, sobre ella, reportes de cuatro instituciones sobre el uso del cubrebocas en el país.

Con esta imagen, dice el autor, se muestra que “a medida que aumenta el uso de la máscara entre la población general (‘mask compliance’ en inglés), no se produce absolutamente ningún efecto positivo, sino que, a mayor uso, más aumentan los casos de COVID”.

Lee más: Usar cubrebocas no daña tus pulmones y la OMS no quiere matarte con ellos

Sin embargo, su argumento parte de un análisis que toma en cuenta solo uno de los factores que pueden influir en la curva epidémica, además de que hay estudios científicos que, al contrario de su afirmación, demuestran la eficacia del uso del cubrebocas.

Un fenómeno multifactorial

La publicación asegura que el uso de cubrebocas influyó en los picos de la pandemia en Estados Unidos el año pasado, pero esta gráfica, generada por un usuario de Twitter, no es suficiente para demostrar que dicha medida ocasionó el cambio.

De acuerdo con el doctor Jorge Baruch Díaz Ramírez, jefe de la Clínica del Viajero y vocero de la Comisión para la Atención de COVID-19 de la UNAM, las curvas epidemiológicas muestran un fenómeno multifactorial, que es la pandemia, y no están centradas en el uso del cubrebocas.

“No depende solamente de un factor el que disminuya o aumente la intensidad en la transmisión comunitaria”, explica en entrevista con Animal Político.

Entérate: El uso del cubrebocas no está ligado al cáncer, como sugiere esta publicación

En el registro de casos de la curva epidemiológica, señala, influyen otras medidas como la interacción social, restricciones para disminuir la movilidad, el uso de accesorios para evitar contagios como el cubrebocas y la careta, además de las estrategias para la detección de casos y aislamiento.

Un estudio publicado en noviembre en la revista Nature resaltó que no existen medidas aisladas que puedan influir en los contagios y que se requiere una combinación de estas, adaptada a cada país, para frenar los casos de COVID-19.

“Las medidas más efectivas incluyen cerrar y restringir la mayoría de los lugares donde la gente se reúne en grupos pequeños o grandes durante períodos prolongados (negocios, bares, escuelas, etc.)”.

Sin embargo, señalan los investigadores, también encontraron que medidas como restricciones en las fronteras terrestres, el apoyo gubernamental a poblaciones vulnerables y las estrategias de comunicación de riesgos son altamente efectivas, a pesar de ser menos intrusivas.

Te puede interesar: Es falso que un estudio de Fauci atribuya a los cubrebocas las muertes de la pandemia de 1918

Otro factor que podría influenciar el número de casos son las nuevas variantes del virus, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) porque “parecen extenderse más fácil y rápidamente que otras variantes”.

Por otro lado, la publicación relaciona el uso masivo del cubrebocas y los picos de la pandemia tomando en cuenta la fecha en la que sucedieron, lo cual no implica una causa-efecto, sino que se trata de una asociación.

El libro Epidemiología Clínica de Laura Moreno Altamirano, explica que la asociación es la “dependencia estadística que existe entre dos o más factores” –por lo que si uno aumenta o disminuye, el otro varía– aunque advierte que “la presencia de asociación no implica necesariamente causalidad”.

Así, no basta con que coincidan estos dos sucesos en un mismo periodo de tiempo para concluir que uno dio pie al otro.

Por ejemplo, un análisis igual de erróneo que el de la publicación sería dar por hecho que el veto de Twitter y Facebook a Donald Trump, el 7 de enero, motivó la reducción del número diario de contagios en Estados Unidos, que empezó el 9 de enero.

Estudios indican que el cubrebocas ayuda a reducir contagios

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso de cubrebocas como parte de una estrategia integral para suprimir la transmisión del virus. Además de trabajadores sanitarios, indica, la población en general debe utilizar el cubrebocas cuando no se pueda mantener una distancia física entre personas.

En Estados Unidos, donde ya es obligatorio su uso en el transporte público, los CDC hicieron un experimento en enero en el que encontraron que sí funcionan para proteger a las personas de las gotículas que puedan contener el virus: tanto al portador como a quien los rodea.

Lee más:Sí hay más protección con doble cubrebocas y con buen ajuste: los hallazgos en experimentos de los CDC

Otro análisis, de la Universidad de Duke, probó 14 tipos de cubrebocas y encontró que una mascarilla quirúrgica N95 proporcionó la protección más efectiva contra las gotículas respiratorias, aunque las mascarillas de algodón sí brindaron una proyección mayor a no usar cubrebocas. 

En conclusión: Es falso que una gráfica demuestre que el uso de cubrebocas está relacionado con el aumento de casos de COVID-19 en Estados Unidos; la evidencia científica sostiene lo contrario.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.