No está probado que la hidroxicloroquina y la azitromicina maten al COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

No está probado que la hidroxicloroquina y la azitromicina maten al COVID

Aunque sí se están haciendo estudios para conocer la efectividad de la hidroxicloroquina y la azitromicina, hasta el 20 de mayo todavía no hay pruebas de que que estos medicamentos “maten” al coronavirus, como aseguraron en redes sociales. 
21 de mayo, 2020
Comparte

Nota del Editor: El 15 de junio de 2020, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) revocó la autorización de uso de emergencia (EUA) que permitió que el fosfato de cloroquina y el sulfato de hidroxicloroquina fueran utilizados para tratar a pacientes con COVID-19. La FDA anunció ese día que la cloroquina y la hidroxicloroquina probablemente no sean efectivas en el tratamiento de COVID-19 y que podrían causar efectos secundarios graves.

En Facebook un usuario publicó el 9 de mayo: “ LO LOGRARON el HIDROXICLOROQUINA y la AZITROMICINA. Matan al Coronavirus en cuatro días al 100/100 . Alegría en todo el mundo. Científico francés logra la hazaña al dar con la dosis exacta de estas medicinas que son muy conocidas en el mundo hay gran existencia y son baratas. Gracias adiós por esta bendición (sic)”.

La publicación se compartió más de 3 mil veces y aunque algunos usuarios dudaron que la información fuera correcta, muchos otros se alegraron e incluso hubo quien aseguró: “prefiero esto a la de don Bill”, haciendo referencia al inversionista Bill Gates, dueño de la fundación que financia varios proyectos farmacológicos para contener la COVID-19.

Todavía no hay cura para la COVID-19

Sin embargo, hasta el 20 de mayo no existe ningún fármaco o tratamiento específico para tratar o prevenir la COVID-19, según declara la Organización Mundial de la salud (OMS). De hecho, la OMS señala específicamente que “aunque están en marcha varios ensayos de medicamentos, hasta el momento no se ha demostrado que la hidroxicloroquina ni ningún otro fármaco puedan curar o prevenir la COVID-19”.

La OMS también advierte que “el uso indebido de la hidroxicloroquina puede provocar graves efectos secundarios y problemas de salud e incluso causar la muerte”. La OMS también recalca que “no recomienda automedicarse con ningún fármaco, incluidos los antibióticos (como la azitromicina), para prevenir o curar la COVID-19”.

¿Hay estudios con hidroxicloroquina en Francia?

El microbiólogo francés Didier Raoult, director del Instituto Mediterráneo de Infecciones en Marsella ha realizado varios estudios sobre la efectividad de la hidroxicloroquina y la azitromicina como tratamiento para la COVID-19.

El 17 de marzo presentó uno de sus estudios. El doctor Raoult evaluó el papel de la hidroxicloroquina en cargas virales respiratorias de 36 pacientes con COVID-19. La conclusión de este primer estudió fue que a pesar de que el número de pacientes examinados fue pequeña, sus resultados muestran que “el tratamiento con hidroxicloroquina es asociado significativamente con la reducción / desaparición de la carga viral en pacientes con COVID-19 y su efecto es reforzado por azitromicina”.

Ese mismo estudio fue al que se refirió el presidente de Estados Unidos Donald Trump durante una semana. Incluso publicó un tuit que ya explicamos en esta otra nota.

Pero el 3 de abril, la Sociedad Internacional de Quimioterapia Antimicrobiana (ISAC) señaló que ese estudio “no cumple con el estándar esperado de la Sociedad, especialmente en relación con la falta de mejores explicaciones de la criterios de inclusión y clasificación de pacientes para garantizar la seguridad del paciente “.

En un segundo estudio, ahora con 80 pacientes,  el doctor Raoult y su equipo concluyeron que “confirmamos la eficacia de la hidroxicloroquina asociada con azitromicina en el tratamiento de COVID-19 y su efectividad potencial en el deterioro temprano de contagio”. Y pidieron a otros equipos científicos evaluar esa estrategia médica. Pero esta investigación también recibió críticas por otros expertos.

Medios internacionales como Frances 24 y  Clarín, han reportado que un tercer estudio del equipo del doctor Raoult también fue cuestionados por muchos científicos. Por eso, la investigación es calificada como polémica.

Se aprobó su uso de emergencia

Sin embargo, el gobierno francés decretó el 26 de marzo que “la hidroxicloroquina y la combinación de lopinavir / ritonavir se pueden prescribir, dispensar y administrar bajo la responsabilidad de un médico a pacientes con COVID-19, en los establecimientos de salud que se encargan de ellos, así como, para la continuación de su tratamiento si su condición lo permite y con la autorización del médico inicial, en el hogar”.

Pero eso no significa que sea una cura. Pues como ya mencionamos: “Por el momento, no se recomienda ningún medicamento específico para prevenir o tratar la infección por el nuevo coronavirus”.

El 30 de marzo la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos ( FDA ) emitió una Autorización de uso de emergencia (EUA por sus siglas en inglés) para permitir que los productos de sulfato de hidroxicloroquina y fosfato de cloroquina, sean distribuidos y recetados por médicos a pacientes adolescentes y adultos hospitalizados con COVID-19.

La Autorización de uso de emergencia exige que se entregue a los pacientes y dispensadores médicos  hojas informativas  sobre estos fármacos “incluidos los riesgos conocidos y las interacciones farmacológicas”.

Pero el 7 de abril, excomisionados de la FDA denunciaron en la revista Science que la aprobación de emergencia se basó en “evidencia débil”, también dijeron que “puso en peligro la investigación para conocer el valor real de los medicamentos contra el coronavirus”.

Otros estudios

El 14 de abril se publicó otro estudio en medRxiv.org, un servidor de preimpresión. Los estudios publicados en este sitio web no han sido revisados por pares. Esta investigación concluyó que sus resultados “no respaldan el uso de hidroxicloroquina en pacientes hospitalizados por una neumonía por SARS-CoV-2 documentada”.

El 26 de abril, la FDA y la Agencia de Salud Pública de Canadá alertaron que “la cloroquina y la hidroxicloroquina pueden causar efectos secundarios graves” y que el producto no puede ser utilizado “fuera de los hospitales o de las pruebas clínicas, en razón de los desajustes de ritmo cardíaco”.

El 13 de mayo, un nuevo estudio sobre la combinación de hidroxicloroquina y la azitromicina para combatir el virus SARS-CoV-2  se publicó en la International Journal of Antimicrobial Agents.

Esta investigación fue liderada por Jacques Fantini y concluyó que ambos fármacos “tienen efectos antivirales sinérgicos sobre la infección por SARS-CoV-2, lo que respalda el uso de esta terapia de combinación para la pandemia de COVID-19.

AFP reportó en otra verificación que el  22 de abril otro estudio financiado por el gobierno de Estados Unidos aseguró que el tratamiento con hidroxicloroquina no mostró ningún beneficio contra el nuevo coronavirus, y de hecho se asoció con más muertes. Ese mismo día, un grupo de expertos desaconsejó el uso del fármaco para tratar el COVID-19.

El 16 de mayo, France 24 reportó que nuevos estudios científicos revelaron que  “los tratamientos para pacientes con COVID-19 con el medicamento antiinflamatorio hidroxicloroquina (HCQ) no tuvieron efectos positivos y sí causan otras complicaciones de salud, indican dos nuevos estudios”.

La desinformación es peligrosa

El domingo 23 de marzo, una pareja en Arizona escuchó al presidente Donald Trump decir que la cloroquina había sido aprobado, que era segura y efectiva. Y en consecuencia, creyeron que podían usar fosfato de cloroquina, que se usaba para limpiar acuarios, como medida de prevención para el COVID-19, de acuerdo con un reporte de The Intercept.

El hombre, que tenía 68 años, y su esposa de 61, bebieron la sustancia. En menos de 30 minutos fueron trasladados a un hospital del área de Phoenix, donde el hombre murió y su esposa permaneció bajo cuidados críticos.

En entrevistas para Vaughn Hillyard de NBC News, la mujer sobreviviente declaró que “seguían diciendo que estaba aprobado para otras cosas y, ya sabes, Trump seguía diciendo que era básicamente una cura”.

“No creas nada de lo que diga el presidente y su gente, porque no saben de qué están hablando. Y no tome nada, tenga mucho cuidado, y llame a su médico. Quiero decir, este es un dolor de corazón que nunca superaré”, declaró la mujer.

Ya hay estudios médicos con hidroxicloroquina en México

De acuerdo con  La Jornada, Gustavo Reyes Terán, titular de la Comisión Coordinadora de los Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, dijo en entrevista que en México comenzarán tres ensayos clínicos para probar la eficacia de algunos medicamentos para tratar la COVID-19.

Los ensayos serán realizados en los institutos nacionales de Enfermedades Respiratorias y de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.  Dos de ellos probarán la eficacia de la Hidroxicloroquina para inhibir la entrada del virus a las células .

La OMS puso en marcha el ensayo clínico “Solidaridad” sobre tratamientos contra la COVID-19.Uno de los fármacos que se analiza es la hidroxicloroquina.

 

El Sabueso es uno de los más de 91 verificadores de hechos de 40 países que forman la alianza coordinada por la Red Internacional de Verificación de Hechos para desacreditar la información falsa relacionada con el coronavirus. Encuentra las verificaciones de esta alianza internacional con los hashtag #CoronaVirusFacts y #DatosCoronaVirus , o visita esta página.

Consulta también nuestro micrositio con todas las verificaciones que hemos hecho hasta el momento sobre el Covid-19.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.