Es falso que los ingredientes de las vacunas contra COVID sean secretos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Captura de pantalla con información falsa

Es falso que los ingredientes de las vacunas contra COVID sean secretos

En una caricatura se afirma que “está prohibido” saber de qué están hechas las inmunizaciones, pero es falso ya que las farmacéuticas sí han publicado esos datos.
Captura de pantalla con información falsa
2 de marzo, 2021
Comparte

Una pequeña historieta busca reflejar el momento en que un hombre recibe la vacuna contra la COVID-19 y le hace una serie de preguntas a la enfermera que aplica la inyección. Ella responde asegurando que solo “sigue órdenes”, que “está prohibido saber la fórmula” de las vacunas y que a pesar de recibir las mismas, las personas “aún pueden contagiarse”.

Sin embargo, algunas aseveraciones en la caricatura son falsas y otras son imprecisas. La imagen se ha compartido miles de veces en diferentes redes sociales como Facebook, Twitter, Pinterest y Reddit.

Es falso que esté prohibido conocer los ingredientes de las vacunas. La Universidad de Oxford indica a través de un sitio dedicado a explicar los procesos de creación de las vacunas que los ingredientes de las mismas se pueden encontrar en “la hoja de resumen de las características del producto”.

Las cinco principales vacunas que se están aplicando en el mundo: Pfizer, AstraZeneca, Moderna, Sputnik V y Johnson & Johnson, han publicado qué sustancias se emplean en la generación de sus vacunas contra el SARS-CoV-2.

La de Pfizer, por ejemplo, contiene: RNA mensajero, lípidos, cloruro de potasio, fosfato monobásico de potasio, cloruro de sodio, fosfato dibásico de sodio dihidratado y sacarosa. 

Y la de AstraZeneca, histidina, cloruro de magnesio, etanol, sacarosa, cloruro de sodio y agua para preparaciones inyectables, entre otros.

La historieta también pone en duda la efectividad de las vacunas asegurando que pese a recibir la inmunización una persona aún puede contagiarse del virus y contagiar a otros, y que pese a la inyección aún se tiene que usar mascarilla.

Las afirmaciones pueden ser malinterpretadas si se leen sin contexto suficiente.

La mayoría de las vacunas que existen hoy en día contra la COVID-19 son de dos dosis, a excepción de la Johnson & Johnson y la de CanSino, ambas de una sola aplicación.

Pero la protección que todas ellas le proveen al humano vacunado comienza a hacer efecto en un promedio de dos semanas después de la inyección, y por ello autoridades sanitarias han insistido en que se debe continuar con el uso de cubrebocas y sana distancia aún después de recibir la vacuna.

Te recomendamos: Pfizer, AstraZeneca, Sputnik V, ¿qué tipo de vacunas llegarán a México?

En un reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado el pasado 12 de febrero, se indica que una vez que las personas han recibido las dosis indicadas de las vacunas el periodo que dura la inmunidad es aún incierto, pero esa incertidumbre se debe al tiempo que ha transcurrido desde que se ha iniciado la inmunización en diferentes partes del mundo. 

Desde el 13 de diciembre de 2020 al primero de marzo de este año, solo Israel ha vacunado a más del 50% de su población.

“Estamos siguiendo a las personas que han recibido vacunas para averiguar si su respuesta inmunitaria es duradera y para saber el tiempo durante el cual están protegidas contra la enfermedad. Así que realmente tendremos que esperar a que pase el tiempo para ver cuánto dura la efectividad de estas vacunas”, explicó la doctora Katherine O’Brien, experta en vacunas de la OMS.

Lee: ¿Es posible contraer COVID-19 y contagiar a otros después de vacunarse?

Otra de las dudas que se plantean en la historieta es si una vez que alguien se vacunó aún puede contagiar a otros. 

Los ensayos clínicos demostraron que las vacunas protegen a las personas contra el desarrollo de la enfermedad de COVID-19, que puede ser leve, moderada o grave.

“Lo que aún no se sabe de los ensayos clínicos es si las vacunas también protegen a las personas de simplemente infectarse con el virus SARS-CoV-2 y si protegen o no contra la transmisión a otra persona”, de acuerdo con la OMS.

Una vacuna que tenga una eficacia del 95% significa que 1 de cada 20 personas vacunadas podría no desarrollar eficientemente la protección contra la enfermedad, según explica el portal de coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

Además, también puede darse el caso de que una persona, sin saberlo, ya esté contagiada al momento de vacunarse, con lo cual la infección podría seguir desarrollándose aún después de recibir la vacuna.

En resumen, es falso que los ingredientes de las vacunas sean secretos y confidenciales.

Además, aunque sí existe poca información sobre si una persona puede contagiar o no a otra una vez que fue vacunada, y cuánto dura el periodo de inmunidad, esto depende de que pase más tiempo para hacer ensayos clínicos post-vacunación, y no es porque haya alguna especie de secreto por parte de las farmacéuticas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.