No, la OMS no considera la pedofilia como 'normal'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

No, la OMS no considera la pedofilia como 'normal'

Esta mentira sobre la normalización de la pedofilia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se da en medio de un movimiento que busca incluir este comportante dentro del movimiento LGBTTTI+, y una gran polémica promovida por diferentes grupos que buscan desacreditar a la OMS.
Por Samedi Aguirre y Fernanda Estrada
15 de julio, 2020
Comparte

Una publicación falsa sobre la OMS asegura que el organismo “toma en cuenta la pedofilia como normal”. Sin embargo, la pedofilia sigue estando dentro de la lista de trastornos mentales, del comportamiento y del neurodesarrollo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con la herramienta de CrowdTangle, el enlace de este artículo se compartió 5 mil 744 veces en diferentes perfiles de Facebook. En Twitter fue publicado por 24 perfiles distintos.

Con este falso argumento algunas publicaciones buscan desacreditar a la OMS, en medio de la lucha contra la pandemia de COVID-19, para dejar de seguir las recomendaciones de la máxima autoridad sanitaria internacional.

Por ejemplo, un usuario tuiteó el enlace con afirmaciones falsas junto con el mensaje: “Por algo Donal Trump, decidió salir de la OMS, hay algo más que mal manejo de la pandemia. La OMS apoya a la izquierda, ahora me explico lo de no ser delito violación a niños (sic)”.

La Pedofilia está en la cásificación de transtornos mentales de la OMS

De acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la OMS, la pedofilia es considerada un transtorno parafilico. Este tipo de trastornos están dentro de la lista de la lista de trastornos mentales, del comportamiento y del neurodesarrollo.

De acuerdo con la CIE, “los trastornos mentales, del comportamiento y del neurodesarrollo son síndromes que se caracterizan por una alteración clínicamente significativa en la cognición, la regulación emocional o el comportamiento de un individuo que refleja una disfunción en los procesos psicológicos, biológicos o del desarrollo que subyacen al funcionamiento mental y comportamental”.

La OMS dice que “el trastorno pedofílico se caracteriza por un patrón sostenido, focalizado e intenso de excitación sexual, que se manifiesta con pensamientos, fantasías, deseos intensos o conductas sexuales persistentes que involucran a niños o niñas prepúberes”.  “El diagnóstico no se aplica a conductas sexuales entre niños pre o postpuberales que se encuentran cercanos en edad”, precisa la OMS.

Maldito Bulo y la Agencia EFE también corroboraron la falsedad de la afirmación.

Discurso en contra de la identidad de género y la educación sexual

La publicación con información falsa dice que “la OMS se ha convertido en un ávido defensor de la izquierda para promover e imponer varias cosas, como imponer los gastos de salud del transexualismo como un ‘derecho’ humano”.  Asegura que “la OMS aboga por sexualizar a los niños a través de su plan de Educación Integral en Sexualidad, que explota a los niños para alterar su conducta y las normas sexuales de la sociedad occidental”.

Ambas afirmaciones son imprecisas y retoman hechos reales para introducirlos en una agenda de discurso de odio.

Despatologización de lo trans

La OMS declaró en junio de 2018 que dejaría de clasificar a las personas trans como enfermos mentales. La Organización anunció que el cambio entrará en vigor el 1ero de enero de 2022 y contempla que el término “incongruencia de género” pase del capítulo de trastornos mentales al de salud sexual del CIE.

Este cambio no impone “gastos de salud trans como un derecho humano”, sino que refuerza lo establecido en el artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que establece el derecho a la salud.

“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.”

La reclasificación de la “incongruencia de género” en los asuntos de Salud Sexual de la OMS, representa una herramienta para despatologizar a las personas trans y mantenerlas dentro de los temas a atender en el sistema de salud internacional.

Como cualquier otro individuo, las personas trans tienen derecho a la salud y este movimiento busca que sus necesidades sean atendidas más puntualmente y que cuenten con un acceso a la salud sin discriminación.

Educar vs sexualizar

La nota con información falsa insiste en que la Educación Sexual Integral vulnera los derechos de la infancia y la sexualiza. Para entender estas afirmaciones se debe identificar el origen de este discurso.

La nota con desinformación enlaza a sitios como Stop CSE. Este tipo de páginas son parte  de movimientos sociales que buscan detener la educación sexual en las escuelas.

De acuerdo con este sitio, la Comprehensive Sexuality Education (CSE) “es uno de los mayores ataques a la salud e inocencia de los niños. Esto se debe a que, a diferencia de la educación sexual tradicional, la educación integral en sexualidad es muy explícita y promueve la promiscuidad y los comportamientos sexuales de alto riesgo para los niños como saludables y normales. Los programas de CSE tienen un enfoque casi obsesivo en enseñar a los niños cómo obtener placer sexual de varias maneras”.

Sin embargo, la definición original de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) no contempla promoción de la promiscuidad, sino prevención de enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados y abuso sexual.

“La educación integral en sexualidad (CSE, por sus siglas en inglés) es un proceso curricular de enseñanza y aprendizaje sobre los aspectos cognitivos, emocionales, físicos y sociales de la sexualidad. Su objetivo es equipar a los niños y jóvenes con conocimientos, habilidades, actitudes y valores que los capacitarán para empoderarse sobre su salud, bienestar y dignidad; desarrollar relaciones sociales y sexuales respetuosas; considerar cómo sus elecciones afectan su propio bienestar y el de los demás; y comprender y garantizar la protección de sus derechos a lo largo de sus vidas.”, dice el documento de la UNESCO titulado “Orientación técnica internacional en educación sexual: Un enfoque basado en evidencia”.

De acuerdo con la UNESCO, la CSE no es un riesgo ni un ataque, sino que juega un papel central en la preparación de los jóvenes para una vida segura, productiva, e integral en un mundo donde el VIH y el SIDA, las enfermedades de transmisión sexual, los embarazos no deseados, la violencia de género y la desigualdad de género todavía plantean serios riesgos para su bienestar. La CSE tiene por objeto, dar las herramientas necesarias para que las personas puedan tomar decisiones informadas sobre su sexualidad y sus relaciones libres y responsables.

Discurso homofóbico

“Debemos recordar que en 1973 la OMS removió la “Homosexualidad” de su lista de enfermedades mentales, prohibiendo toda práctica psiquiátrica o médica para curarla”, señala el texto con información falsa.

En realidad, en 1973, fue la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) la que imitió una resolución que decía que la homosexualidad no era una enfermedad mental. No fue sino hasta el 17 de mayo de 1990 que la OMS tomó la decisión de desclasificar la homosexualidad como un trastorno mental, lo que marcó también la fundación del día internacional contra la homofobia, la transfobia y la bifobia.

La despatologización de la homesexualidad por parte de la OMS es un hecho completamente aislado a la existencia del movimiento “Minor-attracted person” o Persona atraída por menores (MAP, por sus siglas en inglés), que también se menciona en el artículo con desinformación.

Según la publicación que se comparte en redes, “MAP es un nuevo movimiento social, quienes han hecho pública su intención de que la pedofilia se remueva igualmente de la lista de trastornos mentales de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La OMS no se ha pronunciado aún para repudiar estas intenciones”.

Y aunque es real la existencia de grupos y comunidades en redes sociales que se autodenominan MAP y sí mantienen una agenda que busca normalizar y legalizar la pederastia, algunas de sus cuentas han sido desmentidas  o catalogadas como falsas por verificadores internacionales.

El verificador estadounidense Snopes, publicó los artículos “¿Esta imagen representa una ‘bandera de orgullo de MAPs’?” y “¿Las personas se identifican como ‘Clovergender’?”, donde ahonda en el origen de algunos símbolos y tendencias que representan a este tipo de movimientos en internet y reveló que el origen de algunos es la sátira.

Reales o no, relacionar al movimiento MAP con la comunidad LGBTTTIQA+ genera desinformación y discriminación.

“La comunidad LGBT+ y sobre todo la LBT es una comunidad muy estigmatizada y se estigmatiza mucho precisamente por temas de pedofilia. Hay un gran mito alrededor de las orientaciones sexuales diversas en cuanto a perversión y ‘corromper a los niños y a las niñas’. De por sí es un estigma que enfrentan aunque no sea cierto. Y agregando al movimiento MAP a esto, sería un estigma que se reforzaría y no le conviene a la comunidad que ha luchado tanto por sus derechos”, comentó la psicóloga Maynné Cortés.

El activista LGBT+, Alex Orué, director de It Gets Better México platicó con Animal Político sobre el origen de estos estigmas y el daño que representan para la comunidad.

“Adultos LGBT+ fuimos niños LGBT+. Entonces esto de que vamos a convertirlos y de que nosotros queremos abusar de niños viene de esta idea falsa de que ‘nos hacemos’ en algún momento porque alguien nos abusó y que nos hicimos LGBT+. Pero no, adultos LGBT fuimos niños LGBT+.”

Orué también mencionó la importancia de no replicar el acrónimo “MAP” que, a decir del activista, busca normalizar la pederastia (Atracción sexual de la persona adulta hacia niños de su mismo o de distinto sexo) en el mismo tono que la homosexualidad (la atracción romántica, atracción sexual o comportamiento sexual entre miembros del mismo sexo o género) y replica estrategias del movimiento LGBT+ en su discurso para lograrlo.

“Reforzar y usar ese acrónimo es hacerles el favor. Es hacer más grande esa estrategia de normalizar algo tan terrible y que fomenta la idea errónea de que ser homosexual es tan terrible como ser alguien que abusa niños.”, concluyó Orué.

La OMS tampoco quiere legalizar la “explotación infantil”

“No es de extrañar que el IPPF esté haciendo lobby para reducir la edad de consentimiento sexual en todo el mundo”, afirma la publicación con contenido falso. La página a la que enlaza habla sobre una propuesta específica para Perú de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF por sus siglas en inglés).

Este texto se publicó en 2010. Señala que “nuevo proyecto de ley en Perú que reduciría la edad de consentimiento sexual a 14 años”. En realidad sí existió este tipo de proyectos de ley en Perú, pero el objetivo era evitar la criminalización de las relaciones sexuales consentidas por las y los adolescentes, según consta en este documento del gobierno peruano, sin defender las relaciones sexuales entre adultos y menores.

“Curiosamente, tanto IPPF como la OMS también están presionando para legalizar la prostitución o el trabajo sexual infantil. De hecho, en DecriminalizeSex.Work, la OMS figura como partidaria oficial de la causa de la despenalización”, asegura la publicación que se comparte de forma masiva.

En realidad Descriminalize Sex Work es una organización que persigue una estrategia estado por estado para poner fin a la prohibición de la prostitución consensuada de adultos en los Estados Unidos.

Dice también que “si se persiguen, estos dos esfuerzos que se entrecruzan, para legalizar la prostitución y reducir la edad de consentimiento sexual, podrían conducir a la prostitución legalizada de los niños en nombre de los derechos sexuales de los niños, en algún futuro no muy lejano”.

De hecho, la OMS “prohíbe estrictamente la actividad sexual con niños (personas menores de 18 años), independientemente de la edad mínima de libre consentimiento o a la que se alcance la mayoría en el país de que se trate. No se puede alegar como defensa el desconocimiento de la edad del niño”.

Discurso a favor de Trump

La publicación con afirmaciones falsas dice que la pandemia no se manejó de forma adecuada por la OMS. Pero supuestamente “todo esto está siendo detenido por la administración Trump, con voluntad política y pese a la gran oposición ha decidido dejar de financiar a la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas”.

El 14 de abril, Donald Trump informó que su administración suspendería temporalmente la aportación económica que le hace a la OMS por una supuesta “mala gestión y encubrimiento de la expansión del coronavirus”.

“Instruyó a mi gobierno a detener la financiación mientras se realiza una investigación sobre el papel de la OMS en la mala gestión y el encubrimiento de la expansión del coronavirus”, dijo Trump. Esta decisión fue criticada por países aliados que también financian a la organización y por Tedros Adhanom Ghebreyesus, presidente de la OMS.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.