Falso que organismos de DDHH no denunciaran antes militarización
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Falso que organismos de DDHH no se pronunciaran antes contra militarización y abusos, como dijo AMLO

El presidente también criticó que en el pasado “eran más los muertos que los heridos” en enfrentamientos con las fuerzas armadas, lo que aún prevalece.
Frase
“Ahí andan los de derechos humanos, de organismos internacionales, que guardaron silencio cómplice durante todo el periodo de masacres y de torturas, y de protección a las bandas del crimen organizado, nunca dijeron nada, y ahora muy preocupados por la militarización en México. ¿Por qué no se preocuparon cuando eran más los muertos en los enfrentamientos entre la policía, las fuerzas armadas y los civiles? Eran más los muertos que los heridos y los detenidos, porque la órden era mátalos en caliente. Y ahí están los datos, cuándo Naciones Unidas se pronunció, estos organismos que supuestamente defienden derechos humanos, casi todos esos organismos integrados por gente de derecha de distintos países en el mundo, puro conservador acomodaticio”
Autor
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
Lugar y fecha
Palacio Nacional, 9 de septiembre de 2022
Por Brenda Torres y Arturo Daen
11 de septiembre, 2022
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que organizaciones internacionales que ahora critican el paso de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) guardaron silencio en el pasado sobre la militarización, masacres, torturas y otras violaciones a derechos de las fuerzas armadas.

“Nunca dijeron nada, y ahora muy preocupados por la militarización en México”, mencionó el mandatario.

Pero su dicho es falso.

Hay registros desde 2003 de cómo organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, instancias de la ONU, relatores y Human Rights Watch (HRW) criticaron la militarización y abusos de las fuerzas armadas, al participar en labores de seguridad y de control migratorio. 

En el sitio web de Amnistía Internacional (AI) se localizan comunicados  sobre hechos de este tipo en otros sexenios. Por ejemplo en noviembre de 2011, durante el mandato de Felipe Calderón, AI exigió que los casos de abusos del ejército mexicano fueran juzgados por tribunales civiles. Esto, ante el caso de 14 soldados mexicanos culpables  del homicidio de cinco civiles en 2007. En el 2011 también alertó sobre desapariciones forzadas presuntamente cometidas por la Marina en Tamaulipas.

Un año después, en 2012, AI señaló en un informe que durante el sexenio de Calderón el despliegue de 50,000 efectivos del ejército y la marina para desempeñar funciones policiales había contribuido a un aumento de los reportes sobre tortura y otros malos tratos a manos de militares.

Ya en 2018, AI pidió a López Obrador reconsiderar la militarización que planteaba con la Guardia Nacional, ya que ese camino había resultado fallido en sexenios previos.

En abril de 2009, HRW publicó el informe “Impunidad uniformada”, donde se señaló que “los militares mexicanos que cometen violaciones graves de derechos humanos no están siendo debidamente investigados y sancionados, lo cual atenta contra los esfuerzos de México para combatir la violencia producto del narcotráfico y para mejorar la seguridad pública”.

En diciembre de 2017, el entonces Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raa’d Al Hussein, en medio de la discusión sobre la Ley de Seguridad Interior en el sexenio de Enrique Peña Nieto, criticó que la aprobación de un nuevo marco legal para regular las operaciones de las fuerzas armadas en labores de seguridad ciudadana no era la respuesta adecuada.

“Más de una década después de que las fuerzas armadas fueran desplegadas en la llamada guerra contra las drogas, la violencia no ha disminuido y tanto agentes estatales como no estatales siguen perpetrando abusos y violaciones de derechos humanos, incluidas torturas, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas”, dijo.

En el mismo sentido, en diciembre de 2018,  expertas y expertos de la ONU saludaron la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de declarar inconstitucional la Ley de Seguridad Interior en México, considerando esta decisión como “un paso significativo para revertir la militarización de la seguridad pública en el país”.

La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos  publicó un hilo de Twitter donde recordó “20 recomendaciones internacionales contra la militarización de la seguridad pública” en los periodos presidenciales de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. 

 

Entre otros, aparecen documentos como este de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, en 2003, donde se recomendó “promover la sustitución progresiva y verificable de las Fuerzas Armadas en funciones de seguridad pública”.

En 2010, ya con Calderón, el Comité de Derechos Humanos de la ONU recomendó al Estado mexicano “adoptar todas las medidas necesarias para  garantizar que la seguridad pública sea mantenida, en la mayor medida posible, por fuerzas de seguridad civiles y no militares. También debe garantizar que todas las denuncias de violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas armadas sean debidamente investigadas y juzgadas por las autoridades civiles”.

Actualmente, ante la reforma con que se pasa el control operativo de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa, las mismas organizaciones, Amnistía Internacional, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y Human Rights Watch, entre otras, se han manifestado contra la militarización de la seguridad pública, argumentando que es una amenaza para la protección de los derechos humanos.

Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, dijo a Animal Político que es preocupante que ante las demandas de la sociedad civil y organizaciones de derechos humanos, la respuesta del presidente sea de ataques, señalamientos y acusaciones infundadas.

“Amnistía Internacional tiene numerosos informes sobre graves violaciones a los derechos humanos, sobre el uso generalizado de la tortura, sobre las desapariciones forzadas, las ejecuciones extrajudiciales cometidas por diferentes cuerpos de seguridad incluidos La Marina, el Ejército, entre otras, que por años hemos venido denunciando no solo en México, si no a nivel global a través de mecanismos internacionales y regionales en materia de derechos humanos”.

Acusó además que este tipo de declaraciones de López Obrador demuestran que solo apoya los esfuerzos de la sociedad civil cuando estos van a su conveniencia; y que como actualmente dirige políticas repetitivas y fallidas de otros gobiernos, le parecen incómodas las denuncias que realizan estas organizaciones.

 

Aún son más muertos que heridos en enfrentamientos

¿Por qué no se preocuparon cuando eran más los muertos en los enfrentamientos entre la policía, las fuerzas armadas y los civiles? Eran más los muertos que los heridos y los detenidos, porque la órden era mátalos en caliente. Y ahí están los datos”

El presidente criticó que en el pasado eran más los muertos que los heridos y los   detenidos en los enfrentamientos de fuerzas militares o policiales contra civiles.

Sin embargo, esa situación prevalece, aún son más los muertos que los heridos en enfrentamientos, con lo que se calcula el llamado índice de letalidad. 

Los datos de la Secretaría de la Defensa, hasta el 4 de septiembre, muestran que de 2019 a 2022 murieron 725 presuntos agresores, al enfrentarse con el Ejército, y quedaron heridos 157 civiles. La web de Sedena muestra para ese lapso 732 detenidos.

2020 fue el año en que murieron más civiles, 233 al enfrentarse al Ejército, por 44 heridos.

Si se comparan muertes con detenciones, solo hubo una proporción mayor de las últimas en 2022 y 2021, con 162 fallecidos en 2021 por 178 detenidos, y 133 fallecidos por 247 detenidos en 2022.

En 2019 y 2020 fueron más los civiles muertos que los detenidos (197 muertos en 2019 por 137 detenidos, y 233 fallecidos en 2020 por 170 aprehensiones).

Respecto a la Guardia Nacional, desde el comienzo de sus operaciones en julio de 2019 hasta mayo de 2022 reportó 133 presuntos agresores civiles muertos al enfrentarse con sus elementos, por 47 que quedaron lesionados.

De nuevo, aún más muertos que los heridos en enfrentamientos, según datos que respondió la Guardia en solicitudes de información.

En una verificación previa, se identificó que hasta mayo de 2022 el Ejército al mando de López Obrador tenía una letalidad más alta que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, aunque los niveles más altos sin duda se alcanzaron durante el gobierno de Felipe Calderón, como lo mostraron análisis de distintas organizaciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.