Empresa importa a México fosfatos extraídos ilegalmente, denuncian saharauis
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
WSRW.org

'Están usando a México': Empresa de EU importa minerales extraídos ilegalmente de territorio saharaui

Toneladas de fosfatos, minerales utilizados para la creación de fertilizantes, son importadas a México desde el territorio saharaui ocupado por Marruecos.
WSRW.org
23 de junio, 2022
Comparte

Una empresa estadounidense y su filial en México importaron al país 391 mil toneladas de fosfatos, minerales utilizados para crear fertilizantes pero que fueron extraídos ilegalmente del territorio saharaui ocupado por Marruecos.

El informe P de Pillaje. Exportaciones marroquíes de fosfatos de los territorios ocupados del Sáhara Occidental, elaborado por el Western Sahara Resource Watch, señala que en 2021 Innophos y su filial en el país trajeron minerales con valor de 96.34 millones de dólares.

Los siete envíos, que llegaron a Veracruz, hicieron que México alcanzara el segundo puesto entre los mayores importadores de fosfatos extraídos de la región, lo que representa un 27.6% del volumen a nivel mundial.

Lee más: Resistir a las inclemencias del desierto y del despojo

Extraerlo, comercializarlo, importarlo… Toda la cadena es ilegal”, denuncia en entrevista Mujtar Leboihi Emboiric, el Ministro Consejero Encargado de Negocios de la República Árabe Saharaui.

El Sáhara Occidental, un territorio ubicado en el norte de África, fue oficialmente una colonia española de 1958 a 1975, cuando empezó la ocupación marroquí, que se mantiene vigente.

Desde entonces, el pueblo saharaui, reconocido por algunas naciones –entre ellas México– como la República Árabe Saharaui Democrática, ha denunciado el despojo del territorio y los recursos naturales, entre ellos la pesca, el hierro, petróleo, y la roca fosfórica.

Entérate: La República Saharaui y los crímenes de guerra de España

En años recientes, Marruecos ha realizado inversiones en el puerto de El Aaiún y en las instalaciones de Boucraa –donde extraen los fosfatos– para vender los minerales de una forma procesada, lo que “aumentará aún más el lucrativo comercio en el futuro”, según la organización.

En 2021, partieron 26 buques con 1.4 millones de fosfatos extraídos del Sahara Occidental. La mayoría de su carga, el 40%, fue enviada a la India; el 27.6% a México y el 24.5 a Nueva Zelanda.

Las 391 mil toneladas de fosfatos que llegaron a México fueron administradas por Innophos, una empresa estadounidense que cuenta con una filial en el país, Innophos Fosfatados de México S. de R.L. de C.V., según información disponible en la página de la compañía.

Te puede interesar: La empresa estatal que administrará el litio en México, entre la incertidumbre y el riesgo de fracasar

Innophos había importado a México fosfatos provenientes del territorio ocupado, al menos de 2012 a 2014, según información del Western Sahara Resource Watch.

En tanto, en 2018 la compañía señaló en un comunicado que “como parte del compromiso de Innophos con la responsabilidad social general y la buena administración corporativa, Innophos ya no participará indirectamente en una cadena de suministro de materia prima que se abastece de roca fosfórica de la región del Sáhara Occidental en África”.

Por eso, sorprende al representante saharaui en México que la misma empresa haya convertido a México en el segundo importador de estos minerales.

“Los últimos dos años México pasó de no importar fosfatos del Sáhara Occidental a ser el segundo importador de fosfatos ilegales. Y desde luego no es México, son unas empresas que están utilizando a México, que tributan aquí y tienen razón social aquí”, comenta Leboihi Emboiric.

Animal Político trató de contactar mediante correo electrónico a personas que figuran como representantes de Innophos en México, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta. 

A su vez, la Secretaría de Economía, con atribuciones para regular las importaciones hacia el país, dijo que no tenían alguna información al respecto y que “solo da los permisos que estén indicados en el acuerdo de reglas y criterios de carácter general en materia de comercio exterior”.

“Competencia desleal”

Desde su perspectiva, estas importaciones resultan contraproducentes para el país, que “está haciendo un esfuerzo enorme, impresionante, un programa nacional por el gobierno federal de crear fertilizantes orgánicos y de repente se te llena el mercado de fertilizantes robados del Sáhara Occidental”. 

Es una no solo competencia desleal, sino que es muy deshonesto con los mexicanos cuando están haciendo el esfuerzo enorme por hacer crear orgánicos de manera local”, comenta. 

“Las autoridades mexicanas lo saben, lo conocen. Están preocupados como nosotros y ese uso de la empresa americana y del gobierno marroquí, porque al final quien vende esto es el Gobierno marroquí”, acusa el representante saharaui.

Leboihi Emboiric dice que no descartan implementar acciones legales y que posiblemente obtendrían una resolución favorable, pero por el momento esperan que un llamado baste para que la empresa deje de hacerlo

“Hemos logrado ganar en tribunales tanto en África como en Europa como incluso en América Latina sendas demandas contra la explotación ilegal de los productos. Al ser ilegal, por lo tanto proceden las demandas, proceden posteriores indemnizaciones, hay todo un trámite posible también que puede ser muy costoso para las empresas”, explica.

“Tenemos esperanza de que todavía no haya que recurrir a los recursos legales, porque la empresa misma ya demostró en el pasado que por razones sociales había dejado de importar fosfato ilegal del Sahara”, comenta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.