Los dichos del gobierno sobre violencia contra mujeres, qué es verdad y qué no
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Presidencia

Las frases de AMLO y su equipo sobre violencia contra mujeres, qué es verdad y qué no

En el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se dijeron frases con información imprecisa en la conferencia encabezada por López Obrador. 
Frase
Las causas de un homicidio son las mismas que las de un feminicidio
Autor
Andrés Manuel López Obrador
Lugar y fecha
Conferencia de Prensa en Palacio Nacional, 25 de noviembre 2020.
Foto: Presidencia
26 de noviembre, 2020
Comparte

Al conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en la conferencia de prensa encabezada por el presidente López Obrador se dijeron al menos 4 frases con información falsa o imprecisa. 

Los feminicidios y los homicidios no tienen las mismas causas

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que “toda la violencia que se expresa en el país contra mujeres y hombres es el fruto podrido de un modelo económico materialista e inhumano”. A pregunta expresa de una reportera, aseguró que las causas de un homicidio son las mismas que las de un feminicidio, “porque ha habido mucha pérdida de valores”. 

Pero esto es impreciso, los feminicidios y los homicidios no tienen las mismas causas, son crímenes distintos, y la misma definición de este delito en el código penal lo aclara. 

La propia secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, le enmendó la plana al presidente y aseguró que “las causas del feminicidio concretamente no son las mismas que las de un homicidio violento en contra de una mujer por otras razones, eso es lo que estamos atendiendo todos los días”.

En nuestro Código Penal Federal el feminicidio se encuentra tipificado en el artículo 325, el cual establece lo siguiente: “Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género”, es decir, por el hecho de ser mujer, por sus características físicas y su situación social, de desventaja en un contexto machista. Por otro lado, en el artículo 302 se dice que “comete el delito de homicidio el que priva de la vida a otro”. 

Las diferencias respecto a cómo matan a las mujeres y las características específicas de los feminicidios se ven reflejadas en un informe de Data Cívica, que analizó las cifras de asesinatos entre el 2000 y el 2017. 

Encontró, por ejemplo, que la vivienda no es un espacio de riesgo para los hombres pero sí para las mujeres. Además, las causas de las muertes son distintas. Entre el 2000 y el 2017, 17.4% de las mujeres asesinadas murieron por asfixia, en el caso de los hombres, la cifra baja a 6.2%. Otro dato: 86% de las víctimas que murieron por una agresión sexual con fuerza corporal eran mujeres. Del total de asesinatos ocurridos entre 2003 y 2017, en el 5.1% de los de las mujeres se registró violencia familiar, en contraste con el 0.8% de los hombres. 

Data Cívica también encontró que “una buena parte de los asesinatos de mujeres ocurren en el contexto de una relación de pareja”, pero esto no es así en el caso de los hombres.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dice que “. Con el término feminicidio se quiere denotar que las causas de este tipo de asesinatos no se encuentran en las características patológicas de los agresores sino en el estatus social de las víctimas”.

La diferencia entre un feminicidio y un homicidio reside precisamente en las causas por las que se cometió el delito, los feminicidios responden a razones que van más allá de la pérdida de valores, como dijo el presidente. 

Centros de Justicia para las Mujeres redujeron sus servicios durante la contingencia

Olga Sanchéz Cordero, secretaria de Gobernación, aseguró que “la Conavim ha ampliado y fortalecido los centros de justicia para las mujeres como espacios donde las mujeres reciben atención integral y donde se coordinan los diferentes servicios de apoyo a las mujeres víctimas sobrevivientes de los distintos tipos de violencia”. Pero esto es falso, pues la mitad de los Centros de Justicia para las Mujeres (CJM o Cejum) ha reducido los servicios que presta, en varios casos, porque los poderes judiciales estatales suspendieron labores debido a la pandemia.

Además, en algunos estados no hay Centros y en otros no tienen refugios para recibir ni por unos días a mujeres que tengan que huir de casa por enfrentar violencia de su pareja. Lo cual se puede consultar en el mapa digital del gobierno Federal que muestra todos los servicios disponibles para atención a mujeres, niñas, niños y adolescentes

Según la secretaría  “el Indesol mediante el programa de apoyo a las instancias de  mujeres en las entidades federativas, el Paimef, apoya con servicios especializados considerados como esenciales de forma corresponsable con los estados y las organizaciones civiles, garantizando su disponibilidad antes y durante la pandemia”.

Sin embargo, en abril un estudio de la asociación civil Equis Justicia encontró que  sólo 5 de 32 poderes judiciales en los estados garantizan protección a las mujeres durante emergencia por COVID-19. Y en octubre, Equis Justicia también reportó que durante los primeros meses de la contingencia sanitaria, los Cejum limitaron el acceso a protección y orientación.

No hay pruebas del impacto de los programas prioritarios del gobierno 

La secretaría de Gobernación también aseguró que “los programas prioritarios del presidente Andrés Manuel López Obrador, que llegan a las personas en situación de mayor vulnerabilidad, tienen un impacto real y especial para generar bienestar en las mujeres y en las niñas”, pero esto no se puede probar.

Los recursos de programas sociales llegan a las mexicanas, sin embargo, ninguno de los 20 que son considerados prioritarios por el gobierno federal está dirigido de forma directa para atender las necesidades de las mujeres en situación de vulnerabilidad.

Y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) no ha presentado hasta ahora un análisis sobre el impacto específico de dichos programas en el bienestar de las mujeres.

Incluso el programa de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños Hijos de Madres Trabajadoras, específica que sus beneficiarios son “Familias monoparentales, encabezadas tanto como por mujeres como por hombres”. Por lo tanto, no se puede probar hasta ahora que los programas prioritarios del gobierno federal impacten de forma real en el bienestar de niñas y mujeres. 

Cabe señalar que el último informe de evaluación de resultados de la política social en México realizado por el CONEVAL, es de 2018. 

A través de comunicación social, Gobernación nos explicó que es la Secretaría de Bienestar quien pudiera darnos más detalles al respecto, pero hasta la publicación de esta nota, no tuvimos respuesta sobre cómo se sustenta el dicho de Sanchéz Cordero. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.