¿Trabajas en casa? Esto dice la letra pequeña de la reforma al teletrabajo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Yasmina H/ Unsplash

Pago de internet, luz y derecho a desconectarse: Lo que dice la letra pequeña de la reforma para el 'home office'

¿Qué beneficios y responsabilidades hay para empleados y empleadores, con esta reforma que reconoce el teletrabajo? Te explicamos.
Yasmina H/ Unsplash
10 de diciembre, 2020
Comparte

El Congreso mexicano aprobó reformas para reconocer legalmente el trabajo a distancia, también llamado teletrabajo o home office.

Su propósito es regular quién debe pagar por los servicios que utilicen las y los trabajadores, como electricidad e internet, al trabajar en casa, así como los tiempos y las condiciones en que las deben estar conectados.

Formalmente, la minuta aprobada por diputados y senadores reforma el artículo 311 y agrega otros once de la Ley Federal del Trabajo. El texto fue enviado al presidente presidente Andrés Manuel López Obrador, quien publicó la modificación en el Diario Oficial de la Nación este lunes 11 de enero.

Pero, ¿qué beneficios y responsabilidades hay en estos cambios? ¿En qué casos sí te pagarían por la luz y el internet que ocupas al trabajar en casa? Te explicamos: 

Del ‘trabajo a domicilio’ al teletrabajo

La Ley Federal del Trabajo, hasta antes de esta reforma, no había reconocido al teletrabajo como tal.

El artículo 311 describe como ‘trabajo a domicilio’ al que se ejecuta para un patrón, pero sin vigilancia ni dirección inmediata, así como el que “se realiza a distancia utilizando tecnologías de la información y la comunicación”.

Pero el cambio aprobado por el Congreso elimina este último párrafo y marca una diferencia entre trabajo a domicilio y teletrabajo, contenida en el artículo 330-A, que menciona: 

El teletrabajo es cualquier actividad remunerada, que se realice en lugares distintos al establecimiento de la empresa, por lo que no se requiere la presencia física en el centro de trabajo, y se realiza principalmente con tecnologías de la información y comunicación.

Aquí una primera acotación: se especifica que “no se considera teletrabajo aquel que se realice de forma ocasional o esporádica”. Según una publicación de la secretaria del Trabajo, se considera Teletrabajo con el “desempeño de más del 40% de actividad profesional sin la presencia física del trabajador en la empresa”. 

https://twitter.com/LuisaAlcalde/status/1349136537066340360

Al respecto, Abigail Quiroz Vargas, socia fundadora de la Fundación Trabajo Digno, dice que se trata de una reforma favorable para los trabajadores, que surge de la necesidad de regular un vacío legal sobre esta práctica, que tuvo un auge debido la pandemia de coronavirus.

El teletrabajo estará avalado por un contrato entre el trabajador y la empresa, además de que recibirá una remuneración igual a la del trabajo presencial, detalla el texto. 

De acuerdo con el Artículo 330-D, los patrones que no cuenten con un contrato colectivo de trabajo “deberán incluir el teletrabajo en su reglamento interior de trabajo, y establecer mecanismos que garanticen la vinculación y contacto entre las personas trabajadoras que desempeñen sus labores bajo esta modalidad”.

Obligaciones de las empresas: brindar equipo y pagar servicios 

Las empresas que adopten la modalidad de trabajo en casa o ‘teletrabajo’ tendrán la obligación de proporcionar, instalar y brindar mantenimiento de los equipos necesarios para desempeñar la labor, como pueden ser las computadoras, sillas o impresoras, de acuerdo con el dictamen. 

También deberán asumir los costos derivados del teletrabajo, como es el pago de servicios de internet, telefonía y una parte proporcional de la electricidad (no se especifica en el dictamen cómo se deb establecer este monto).

Quiroz Vargas explica sobre este punto que tanto el equipo de cómputo y los servicios son considerados como herramientas de trabajo, y las empresas siempre están obligadas a aportarlas.

“Si yo comienzo a trabajar en un restaurante, me tienen que dar cocina, ollas, sartenes. Son instrumentos de trabajo”, menciona.

Entre los cambios también está la obligación de empresas de capacitar y asesorar a los trabajadores para que se garantice la adaptación, aprendizaje y el uso adecuado de las tecnologías utilizadas.

Sobre la responsabilidad del trabajador, la ley señala que deberán tener “el mayor cuidado en la guardia y conservación” de los equipos, materiales y útiles que reciban de la empresa, e informar sobre los costos de los servicios de internet y electricidad derivados del trabajo.

¿Y qué pasa si no tengo contrato o cobro por honorarios?

La especialista señala que la ley aplica para todos los trabajadores. “Aún cuando no tenga contrato, tiene derechos y protección. Eso le perjudica a la empresa, porque aún sin contrato puede demandar el cumplimiento de sus derechos”, comenta.

En cuanto al cobro por honorarios, dice que se debe analizar caso por caso, dado que  “las empresas a veces la utilizan para evadir responsabilidades laborales”, y un trabajador contratado por servicios profesionales no está subordinado al patrón.

Otro punto que nos mencionó es que, aunque en tu contrato no se especifique que actualmente haces teletrabajo, no se exime a ningún trabajador de beneficios o derechos laborales, como los planteados en esta reforma.

Derecho a la desconexión

Uno de los apartados aprobados establece que las empresas deberán “respetar el derecho a la desconexión” una vez que concluya la jornada laboral de las personas que trabajen a distancia.

Esto significa que las personas en modalidad de teletrabajo no deben estar a disposición del patrón después de la jornada diaria pactada, que por ley no debe superar las ocho horas diarias. En caso de que se excedan, también se considerarán como horas de trabajo extraordinario y se pagarán conforme a la ley.

“El derecho a la desconexión es para limitar jornada, el tiempo que el trabajador está a disposición del patrón”, comenta Quiroz Vargas. Aunque una persona se encuentre en su casa, no tendrá la obligación de estar en línea fuera de sus horas de trabajo, ni contestando el teléfono o correos, porque eso es estar a disposición del patrón, añade. 

Cómo se supervisará el trabajo

El artículo 330-I contempla que puedan existir mecanismos de supervisión a través de tecnologías, que serían proporcionadas por las empresas, con la garantía de que se respete el derecho a la intimidad y la protección de datos personales. 

“Solamente podrán utilizarse cámaras de video y micrófonos para supervisar el teletrabajo de manera extraordinaria, o cuando la naturaleza de las funciones desempeñadas lo requieran”, detalla el texto.

El cumplimiento de la ley

Las características y la remuneración del trabajo se incluirá en un contrato con la empresa, junto con el listado de los equipos e insumos entregados, así como la descripción y el monto que se pagará por los servicios relacionados con el teletrabajo. No obstante, no se detalla cómo medirá el tipo o la calidad de éstos. 

Los Inspectores de Trabajo, una figura reconocida legalmente por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, estarán encargados de comprobar que los patrones tengan registro de los insumos entregados, vigilar que los salarios no sean inferiores y constatar el cumplimiento de las “obligaciones especiales” establecidas en los cambios. 

Dentro del dictamen aprobado no se incluyeron reformas sobre nuevas sanciones pero, por ejemplo, en la Ley Federal del Trabajo se contempla una multa de entre 250 UMAS (21,720 pesos) a 5000 UMAS (434,400 pesos) a los patrones que incumplan con las normas de remuneración de los trabajos, duración de la jornada y descansos contenidas en el contrato. 

En este sentido, Quiroz Vargas señala que quienes se encargarán del cumplimiento de la normativa, una vez que entre en vigencia, serán las Juntas de Conciliación y Arbitraje, la Procuraduría de la Defensa del Trabajo y la misma la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.