¿Haces 'home office'? Difunden guía con consejos de horarios y ejercicios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Horarios, ejercicios y qué sillas usar: lo que aconsejan autoridades para cuidar la salud en el home office

La STPS publicó en el Diario Oficial de la Federación un proyecto de NOM para garantizar la seguridad y salud del trabajo a distancia
15 de julio, 2022
Comparte

Los ladridos del perro, la velocidad del internet y hasta conseguir una silla cómoda son cosas con las que algunas personas lidiamos desde que la pandemia orilló a muchas empresas a implementar el home office o trabajo a distancia. 

Pero pese a los beneficios como poder trabajar sin exponerse a riesgos de contagio por COVID, menos desplazamientos y disminución del ausentismo laboral, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) también identificó algunos riesgos a la salud de los trabajadores que realizan sus labores desde casa.

También lee: Quinta ola COVID: subvariantes, síntomas y por qué hay más riesgo de reinfección

Por eso, este viernes, la STPS publicó en el Diario Oficial de la Federación un proyecto de Norma Oficial Mexicana para garantizar la seguridad y salud del trabajo a distancia, y aquí te explicamos de qué trata.

Esta norma aplicará para quienes trabajamos más de la mitad del tiempo a distancia con dispositivos electrónicos como computadoras o teléfonos móviles. 

¿Cuáles son las condiciones de seguridad y salud?

Según esta propuesta normativa, para evitar riesgos de trabajo provocados por agentes físicos, hay que trabajar en una zona limpia y ordenada, sin materiales, objetos o equipos no necesarios en el lugar de trabajo. 

Ese lugar debe estar bien iluminado para evitar deslumbramiento o fatiga visual por la pantalla del equipo con el que trabajamos. 

También debe tener una temperatura y ventilación adecuada; y un nivel de ruido que no impida la concentración salvo por el ruido ambiental que pudiera estar bajo el control de terceros, como la música de los vecinos.

Hablando de riesgo ergonómico, la normativa establece que se necesita disponer de un lugar de trabajo que le permita a la persona sentirse cómoda para realizar sus actividades, de tal manera que se evite que espalda, hombros o cuello acumulen tensiones. 

Ese lugar de trabajo al menos debe contar con un escritorio, mesa o plano donde apoyar los brazos; sin obstáculos bajo la mesa que impidan la colocación de las piernas; y sin elementos que pudieran generar un riesgo de trabajo. 

Precisa que se debe contar con una silla ergonómica o apropiada para las actividades a desarrollar y, en su caso, aditamentos ergonómicos y posturales que apoyen el uso de equipos de cómputo móviles. 

Además, el espacio dónde trabajamos preferentemente debe permitir la privacidad, para evitar que cualquier persona afecte las actividades.

Y para garantizar que el trabajo se realice en condiciones de seguridad, el patrón debe proporcionar al empleado capacitación para que pueda identificar riesgos de trabajo, incluyendo el evitar posturas que puedan afectar nuestra salud. 

Ejercicios y comodidad 

Hablando de recomendaciones, la norma incluye una guía con seis actividades que las personas pueden realizar antes de iniciar su jornada laboral: 

  1. Ejercicio, estiramiento o relajación;
  2. Vestirse adecuadamente, como si fuera a ir al centro de trabajo;
  3. Hacer pausas durante su jornada laboral para el descanso de las articulaciones y de la visión;
  4. Cuidar la postura física 
  5. Establecer objetivos y prioridades 
  6. Mantener hábitos de alimentación (nutrición) y sueños saludables.

Además, recomienda una serie de ejercicios simples para evitar lesiones musculares, articulares o de circulación que incluye estiramientos y flexiones de brazos y piernas. 

Y si tienes dudas sobre qué es una silla ergonómica, esta normativa también lo resuelve pues especifica en una de sus guías que “debe proporcionar al cuerpo un apoyo estable, permitiendo al trabajador adoptar una postura cómoda durante un periodo de tiempo determinado”. 

Para ello, la silla debe permitir adoptar y cambiar posturas adecuadas; proporcionar un apoyo suficiente para la columna vertebral y en especial para la zona lumbar; el asiento debe permitir la buena circulación sanguínea a las piernas y evitar que nos deslicemos en él. 

En pocas palabras, una silla que se adapte a nuestro cuerpo, brinde soporte a la columna y nos permita trabajar cómodamente. 

Obligaciones del patrón

De acuerdo con este proyecto, el patrón tiene diversas obligaciones, empezando por tener una lista actualizada de las personas que hacen teletrabajo. Entre otras cosas, esta lista debe incluir el nombre completo del trabajador, el puesto y labor que desempeña, así como la dirección desde dónde realiza sus labores. 

La dirección debe corresponder a un lugar previamente acordado con el empleador y tener condiciones específicas, como conectividad; así como condiciones de seguridad y salud: instalaciones eléctricas y mobiliario adecuado.

Estos aspectos deben ser verificados por el patrón y para ello, dicha normativa cuenta con una guía de preguntas que pueden consultarse en esta liga.  

Además, se debe promover la cultura de la prevención de riesgos de trabajo e instaurar mecanismos de participación, por ejemplo, a través de reuniones presenciales o en línea, para evitar que el trabajador se aísle.

También debe de quedar claro, a través de una política establecida, cuáles serán los mecanismos, reglas de contacto y supervisión mediante el cuál se realizará el trabajo. Y esto debe garantizar el derecho a la intimidad de las personas. 

Establecer un horario que no exceda los máximos legales, permitir pausas de descanso y la desconexión al final de la jornada también están contempladas en esta normatividad. 

Es importante tener en cuenta que este proyecto establece como obligaciones del patrón que las condiciones generales de trabajo de las personas teletrabajadoras deben ser iguales a los de quienes acudan al centro de trabajo; se promueva la perspectiva de género; y permita conciliar la vida personal con la disponibilidad al trabajo

Otra cosa que establece esta normativa es que se debe informar y capacitar a las personas trabajadoras de los riesgos relacionados con la actividad que desarrollen, incluyendo aspectos ergonómicos y psicosociales.

Al respecto, detalla que se debe establecer la manera en que se dará mantenimiento al equipo o herramientas de trabajo utilizadas y/o asignadas para el teletrabajo; así como proporcionar a las personas trabajadoras insumos necesarios para realizar sus actividades, incluyendo una silla ergonómica. 

Los patrones también deben dar seguimiento a los avisos de accidente de trabajo y contar con mecanismos de atención para casos de violencia familiar que consideren, entre otras cosas, el retorno a la modalidad presencial de manera temporal o permanente.

Y es que como te contamos en esta otra nota, durante la pandemia ha aumentado la violencia contra las mujeres, así como la desigualdad de condiciones en el trabajo a distancia y los trabajos domésticos, a comparación con los hombres.

Pero los trabajadores también tenemos que cumplir con algunas obligaciones dentro de esta norma y esto incluye facilitar que el patrón verifique las condiciones de seguridad y salud dónde desempeñamos nuestras labores fuera del centro de trabajo; así como informar si pasa algo que nos impida trabajar en el lugar acordado. 

Además, debemos resguardar y conservar en buen estado los equipos, materiales, útiles y mobiliario ergonómico que nos entregue el empleador. 

Cabe señalar que el proyecto se emite para que los interesados presenten comentarios o sugerencias de modificación al Comité Consultivo Nacional de Normalización de Seguridad y Salud en el Trabajo, dentro de los próximos 60 días. 

Como recordarás, el gobierno federal declaró el inició de la jornada de sana distancia en marzo de 2020 con la frase “Quédate en casa”. Desde entonces, hay quienes hemos pasado mucho tiempo realizando actividades laborales sin acudir a los lugares de trabajo como oficinas. 

A esto se le conoce como “teletrabajo” y a finales de 2020 el Congreso mexicano aprobó reformas para reconocer legalmente el trabajo a distancia, también llamado home office. Reforma que entró en vigor en enero de 2021, y que de acuerdo con la STPS culminaría con la publicación de esta NOM que comenzó a discutirse desde febrero de 2021. 

En ese entonces  la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa Alcalde Luján, señaló que hasta el 23% de los puestos de trabajo en México serían susceptibles de teletrabajar, por lo que la población potencial de esta norma podría abarcar hasta 13 millones de mexicanos. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.