Qué es el IEPS y cómo se define el precio de la gasolina
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Qué es el IEPS, cuándo Morena quiso bajarlo y cómo se define el precio de la gasolina

El IEPS que se paga por cada litro de gasolina sube 7.3% en 2022, aunque el gobierno puede aplicar estímulos fiscales durante el año para moderarlo.
Cuartoscuro
2 de enero, 2022
Comparte

“Viene otro gasolinazo en enero”. Es una de las frases que circula en el país después de que Hacienda anunciara el ajuste anual del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios que se le aplica a combustibles, el tan sonado y temido IEPS.

Para 2022, Hacienda anunció que dicho impuesto -que se fija considerando el nivel de inflación observado al cierre del año- tendrá un aumento de 7.3%.

En el caso de la gasolina magna, se pasa de una cuota de 5.11 pesos por litro a un IEPS de 5.49 pesos. Son 38 centavos más. 

Para premium, un aumento de 4.31 a 4.63. Que son 32 centavos más. 

Y en el caso del diésel, de 5.62 a 6.03 pesos. 41 centavos más. 

Es el alza anual más grande de IEPS en lo que va del gobierno de López Obrador, aunque como te iremos contando en la nota, hay que tomar con cautela esa cifra de 7.3% y antes de exclamar ‘gasolinazo’ entender cómo se construye el precio del combustible. 

En México -tras la reforma energética de 2014 que abrió la puerta al sector privado-, cada una de las distintas empresas que venden gasolina, como Pemex, Shell o ahora incluso Wal-Mart define un precio del litro de acuerdo a sus costos para obtener el combustible.

Esto, en un mercado internacional donde los costos del crudo y sus derivados siempre varían. 

A ese precio de las gasolineras se suman los impuestos, el IEPS y también el IVA. 

Pero además hay otro factor importante, que tiene un impacto en lo que pagas en ‘las bombas’: un estímulo fiscal que define el gobierno cada semana, con el que el cobro del IEPS se reduce.

Dicho estímulo se aplicará desde la primera semana de enero, como publicó Hacienda en el Diario Oficial.

Y de ese modo, la gente no resentirá por completo el 7.3% de actualización del IEPS.

El  estímulo que ‘suaviza’ el impuesto a la gasolina

Cuando sube mucho el precio del petróleo y la gasolina, el gobierno puede bajar las cuotas que se pagan del impuesto IEPS, con un ‘estímulo’.

En 2021, por ejemplo, con la reactivación tras el primer año de confinamiento por la pandemia el nivel internacional el precio del petróleo tuvo un alza abrupta, y entonces se tuvieron niveles récord de ese estímulo fiscal

En la semana del 30 de octubre al 5 de noviembre el estímulo para la gasolina magna fue de 82.47%, con lo que en lugar de pagar la cuota IEPS de más de 5 pesos por litro el impuesto fue de sólo 90 centavos. 

Según este análisis de Bloomberg, fue el mayor monto de estímulo aplicado desde 2018. 

En 2020, por el contrario, bajó tanto el consumo de la gasolina y por lo tanto el precio, que no se aplicó el estímulo fiscal.

Jesús Carrillo, director de Economía Sostenible en el IMCO, comentó respecto a este estímulo que “reducir un impuesto no significa subsidiar”.

Sin embargo, sí es una herramienta que el gobierno tiene a la mano, para incidir en lo que pagan los consumidores.

Si el precio del petróleo baja, entonces la gasolina es más barata y se espera que se cobre completo o una gran parte del IEPS. 

Si ocurre a la inversa, subiría el estímulo y se cobraría menos IEPS. 

“Cada viernes la Secretaría de Hacienda anuncia los estímulos fiscales para la siguiente semana, aunque el límite superior aumentó, no significa que todo el año se estará cobrando a ese nivel”, señaló Carrillo al respecto.

“Todo va a depender de cómo estén los precios del crudo”, agregó.

Así quedan los estímulos y cuotas para la primera semana de 2022

Justo este viernes 31 de diciembre, Hacienda anunció el porcentaje de estímulo fiscal para la primera semana de 2022.

Para la gasolina magna, el estímulo será de 59.40%, para premium de 31%, y para diésel del 43%, con lo que las cuotas del IEPS serán las que aparecen en el siguiente gráfico:

Si se compara con la última semana de diciembre, los estímulos crecieron. Por ejemplo, para la magna se pasó de un 45 a un 59%; para premium, de 12 a 31%, y el diésel de 30 a un 43%.

Cuando aumentan los estímulos, baja la recaudación 

El especialista en temas energéticos Ramsés Pech explicó que antes de la reforma energética de 2014 el IEPS era un subsidio.

Después se convirtió en un ingreso para la Hacienda pública, aunque siempre cambiante.

En 2019 se había tenido una recaudación récord por IEPS a gasolinas, ya que con ese impuesto Hacienda obtuvo 297 mil millones de pesos, 53% más que el año previo. 

Pero en 2020, con la pandemia, la recaudación bajó 2.6% en términos reales. Y en 2021, hasta octubre, el monto obtenido por IEPS a gasolina había bajado 24.6% respecto al año anterior.

En el documento Renuncias Recaudatorias, Hacienda informa cada año cuánto se ‘pierde’ por Estímulos fiscales otorgados a través de Decretos Presidenciales y lo establecido en la ley de ingresos. 

En lo referente al IEPS, en 2020 la Hacienda pública dejó de percibir al menos 32 mil 600 millones de pesos.

Y para 2021, originalmente solo había previsto renunciar a 29 mil millones, pero la cifra se elevó hasta los 104 mil, por los estímulos. 

“Los precios de las referencias internacionales, y por lo tanto de las gasolinas han alcanzado niveles superiores a los pre-pandémicos, por lo que el estímulo a las gasolinas y el diésel comenzó a otorgarse desde principios de año”, refirió Hacienda sobre 2021. 

Para 2022 se prevé un monto aún más alto de “renuncia recaudatoria” por estímulos ante el IEPS, de al menos 113 mil millones.

¿Un beneficio ‘regresivo’?

Este tipo de estímulos, como el del IPES,  “tienden a favorecer a los contribuyentes de más altos ingresos”, se critica en este texto del Instituto Belisario Domínguez.

Al respecto, el especialista del IMCO Jesús Carrillo planteó una dualidad. 

Por un lado, en efecto, “quienes reciben más estos beneficios fiscales, son las personas que tienen vehículos, porque es un beneficio directo y ¿quiénes tienen coche? Pues más bien las clases medias y las altas”, refirió.

En ese sentido es que siempre se habla de que es un estímulo regresivo, apuntó. 

Sin embargo, Carrillo también mencionó que si se quitara por completo el estímulo habría un alza en lo que se paga por ejemplo en transporte de mercancías, como alimentos, o en transporte en combis o camiones, y se podría afectar a las personas de menos ingresos.

Ante esa disyuntiva, el especialista mencionó la posibilidad de aplicar estímulos o incluso subsidios pero que estén focalizados, en los que menos tienen, en lugar de darlos de forma generalizada. 

Como oposición, Morena quería ‘borrar’ el IEPS

Cuando eran oposición, los legisladores de Morena proponían bajar el IEPS hasta en un 60%. Incluso en algunos momentos la ahora secretaria de Energía, Rocío Nahle, habló de desaparecerlo. 

Con el paso del tiempo, Nahle y Morena fueron cambiando su postura, para ya con la victoria en 2018 decir que esos ingresos millonarios del IEPS -de más de 250 mil millones de pesos al año-, eran importantes para la Hacienda pública, y el gasto en programas y en obras.

Así que el IEPS se ha seguido cobrando con Morena, con los ajustes al alza de cada año.

Otra promesa de ese partido y López Obrador en campaña fue que con ellos en el poder el precio de la gasolina tendría una baja significativa. 

En diciembre de 2018 el precio promedio de la gasolina magna era 19.10 pesos, y en diciembre de 2021, de 20.58. En cuanto a la premium, el valor en diciembre de 2018 era de 20.65 pesos y en noviembre de este año, 22.58 pesos en promedio, según cifras de la CRE y del gobierno federal. 

Son números que deben considerar el contexto de la pandemia y el aumento inflacionario, aunque a fin de cuentas, cuando la gente acude a cargar gasolina, no se ha observado la baja importante que López Obrador dijo que se tendría con Morena en el gobierno. 

Respecto al compromiso de que el precio no subiría por arriba de la inflación, de noviembre de 2020 a noviembre de este año la inflación fue de 7.37%, según la calculadora del INEGI, y en ese lapso la gasolina magna subió 13%, según los datos de precios nacionales promedio, publicados por la CRE.

En el caso de la Premium, el incremento fue de 21%. Y en cuanto al diésel, subió en ese lapso 15%, en términos nominales. De ese modo, no se cumple la promesa este año. 

Si se hace la misma comparación, pero entre 2019 y 2020, entonces sí se cumpliría, porque la gasolina el año pasado bajó mucho de precio, a un promedio de 18 pesos por litro de magna.

Al respecto, Carrillo señala que más allá de lo que pueda prometer el gobierno, el precio del petróleo y la gasolina tiene como principal sustento la dinámica del mercado internacional.

“Lo único que en realidad se controla por parte del gobierno es el impuesto que se cobra, pero que el gobierno diga que bajó el precio de la gasolina o que evitó que subiera por un compromiso de campaña no es verdadero”.

¿El gobierno debería modificar el IEPS, o sí contemplar eliminarlo?

Desde la perspectiva de Pech, se debería revisar la fórmula con que se ajusta cada año el IEPS, para que no esté necesariamente ligado al cambio inflacionario.

“Hay que determinar una fórmula constante, o que sea una variación pequeña”.

Si no se puede modificar, refiere, entonces debería existir más claridad sobre en qué gasta el gobierno lo que recauda con ese impuesto.

“Hay que preguntarnos, ¿en qué se está utilizando el IEPS? Son unos 300 mil millones de pesos. Es lo de una refinería de Dos Bocas.

“Está bien, cobra el IEPS, pero la pregunta es, ¿cómo lo estás utilizando?”

En cuanto a la posibilidad de eliminarlo, menciona que entonces se haría un hueco en las finanzas públicas, por lo que habría que tener en claro cómo cubrirlo. 

Carrillo, del IMCO, indica en ese sentido que hablar de la eliminación del IEPS, como han planteado partidos de oposición y en su momento lo hizo Morena, tiene más un sentido político o electoral, buscando apelar al enojo que siempre causa el tema del precio de la gasolina. 

Sin embargo, refirió, es necesario mantener un debate sobre las finanzas públicas, donde siempre están en balance los apoyos fiscales y los impuestos.

¿Viene un ‘gasolinazo’?

Uno de los dichos que ha circulado es que el aumento del 7.3% en el IEPS para 2022 es un nuevo ‘gasolinazo’. 

Es un incremento real a un impuesto. Sin embargo, como ya mencionamos, hay que mirar cada semana los estímulos fiscales y su magnitud, para saber cuál es el efecto real en los bolsillos de la gente, con esa alza.

Y además, según especialistas, no se vislumbra un impacto como el que se tuvo en 2017, en el sexenio de Enrique Peña Nieto. 

“En 2017 no solo fue un incremento del IEPS, fue una liberalización de los precios. La gasolina empezó a costar en la bomba lo que realmente tenía asociado de costo, se dejó de tener un precio artificialmente bajo y empezó a reflejar las condiciones del mercado”, apuntó Carrillo.

“Aquella fue toda una actualización del mercado, y esto que vemos para 2022 es una actualización de un impuesto”. 

En aquel entonces, como parte de la reforma energética aprobada en 2014, se dio un cambio drástico e importante. 

Pemex dejó de ser el monopolio de producción y venta de gasolina; se liberó el precio del combustible de acuerdo a la oferta y demanda del mercado, para que no hubiera un precio único establecido por el gobierno, aunque se fijaron topes de precio regionales y se mantuvo el control del IEPS.

El gobierno en ese momento argumentó que era necesario dar ese paso, porque de seguir subsidiando la gasolina se quitarían recursos al gasto social. Sin embargo, con un aumento de hasta 20% en el precio, de acuerdo con las leyes del mercado, la gente salió molesta a protestar en las calles. 

Como reconoció quien era secretario de Hacienda en 2018, José Antonio González Anaya, durante el sexenio de Peña Nieto hubo un incremento importante en el precio de la gasolina.

“El litro de gasolina (Magna) en diciembre de 2012 fue de 10.8 pesos, en diciembre de 2017 fue de 16.2 pesos por litro y hoy está en 19.2 pesos el litro”, refirió Anaya, según esta nota del diario El Financiero.  En términos nominales, el alza en el sexenio fue de 77%. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.