AMLO expropió terrenos para Tren Maya, aunque en 2018 prometió no hacerlo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

AMLO sí expropió terrenos para el Tren Maya, aunque en 2018 prometió no hacerlo

El presidente incumplió la promesa de que el Tren Maya no afectaría al medio ambiente ni se expropiarían terrenos para su construcción.
Frase
“No se va a expropiar ningún terreno, ninguna pequeña propiedad, ningún ejido”
Autor
Andrés Manuel López Obrador
Lugar y fecha
Campeche, 18 Octubre de 2018
2 de agosto, 2022
Comparte

Hace casi cuatro años —días antes de convertirse en presidente de la nación—, López Obrador aseguró que al construir el Tren Maya no habría afectación ambiental y que tampoco se expropiaría ningún terrero, propiedad o ejido. Pero su dicho se convirtió en una falsa promesa, pues este lunes se publicó y entró en vigor un decreto por el que se expropia una superficie de un millón 93 mil 118 metros cuadrados de propiedad privada para la construcción del tramo 5, del Tren Maya.

También lee: Obras sin permiso, daños a la selva y afectación a especies protegidas, las claves de la demanda contra el Tren Maya

Los 36 terrenos que serán expropiados “por causa de utilidad pública” se ubican en los municipios de Benito Juárez, Puerto Morelos, Solidaridad y Tulum, en el estado de Quintana Roo, según detalla el documento con rúbrica del mismo presidente López Obrador.

La expropiación incluye las construcciones e instalaciones que se encuentren en los terrenos, mientras que la Ley establece que la expropiación debe ser debidamente compensada, así que será la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano quien cubrirá el monto de la indemnización a quienes acrediten las propiedades.

Además, establece que “El Fideicomiso Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Fonatur Tren Maya, S.A. de C.V. y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano se coordinarán ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para solicitar las erogaciones que deban cubrirse con motivo de la entrada en vigor del presente decreto”.

El 13 de octubre de 2018, el entonces presidente electo dio un mensaje a medios, adelantándose a las posibles críticas de la “prensa fifi” y de quienes podrían oponerse al proyecto del Tren Maya.  

“Ya existe la vía en la mitad de todo el circuito y, en la otra mitad, el derecho de vía que se va a utilizar es el de las carreteras y de las vías de la Comisión Federal de Electricidad. No se va a expropiar ningún terreno, ninguna pequeña propiedad, ningún ejido, al contrario, a lo largo de las vías del tren se van a sembrar 50 mil hectáreas de árboles frutales y maderables, o sea, el tren va a estar acompañado del programa Sembrando Vida”, aclaró

Su intervención se puede consultar en la página lopezobrador.org en audio y en versión estenográfica.

De hecho, antes de que esto se convirtiera en una realidad, el presidente ya había amenazado con expropiar los terrenos para el Tren maya en abril de 2022, cuándo aseguró que le estaba costando trabajo encontrar las hectáreas necesarias para la construcción, según él, porque los dueños de los terrenos que necesitaban son inmobiliarias que quieren cobrar “muchísimo” por ceder las tierras, y no campesinos.

“Yo di la instrucción de que donde hay estos abusos pues se haga valer la expropiación por utilidad pública, y que se pague la indemnización a precio comercial, pero no más”, señaló y justificó su dicho asegurando que se trata de una obra importantísima. 

Daños medioambientales 

También como presidente electo, López Obrador declaró en entrevista con Carmen Aristegui que al hacer el Tren Maya no se talaría “ni un solo árbol, ninguno, nada, al contrario”.

Se talaron más de uno: específicamente hubo un desmonte de selva de 485 hectáreas, según consta en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA). Misma que, por cierto, se entregó meses después de que empezaran a remover los árboles por donde pasará el Tramo 5 del Tren Maya, que cambió de ruta en enero de 2022.

También lee: Juez mantiene suspensión definitiva que frena obras en el Tramo 5 del Tren Maya

Incluso, en una solicitud de información, Fonatur reconoció que sí habrá afectaciones a animales, vegetación, cenotes, suelo y aire, y planteó medidas de mitigación.

Mientras que en la misma MIA se identificaron riesgos “severos” para flora y fauna protegida, un daño “crítico” a casi 500 hectáreas de selva, y posibles afectaciones al suelo kárstico de la zona “por hundimientos y derrumbes” debido a la “operación de maquinaria”.

Además, distintas organizaciones han presentado amparos durante la construcción del Tren Maya. Por ejemplo, en 2021, la Asamblea de Defensores del Territorio Maya, Múuch’ Xíinbal, presentó un amparo por las violaciones al derecho al medio ambiente sano y a sus derechos como pueblo maya originario, y un juez determinó que se debían suspender las obras en los tramos 1, 2 y 3, pero a los pocos meses esas suspensiones fueron eliminadas. 

Además, Greenpeace México, Siempre Unidas AC, Jaguar Wildlife Center, Centinelas del Agua, Red de Formadores Socioambientales y Moce Yax Cuxtal AC, llamaron al presidente “a suspender inmediatamente las operaciones en el tramo 5”, en un comunicado

En respuesta, López Obrador sólo ha atinado a señalar a quien se manifieste contra el Tren Maya de ser “pseudo ambientalista”.

Otras expropiaciones del gobierno de AMLO 

Pero esta no es la primera vez que un terreno se expropia dentro de la administración actual. Apenas en marzo, se expropiaron terrenos de 102, 26 y 9 hectáreas dentro del  municipio de Chicoasén, estado de Chiapas, para destinarse a la construcción del Proyecto Hidroeléctrico Chicoasén II, sus obras complementarias y su embalse. 

El 16 de julio del año pasado, se expropió una superficie total de 109, 66 y 87  hectáreas de terrenos de propiedad privada, a favor de la Federación con destino a la Secretaría de la Defensa Nacional, para la construcción del Aeropuerto Internacional Civil y Militar General Felipe Ángeles, ubicado en Santa Lucía, Estado de México. 

Mientras que el 6 de mayo de 2021 también se realizó la expropiación de una superficie ubicada en la Alcaldía Álvaro Obregón, Ciudad de México, para destinarse a la construcción del Tren Interurbano México-Toluca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.