Son falsos estos dichos de AMLO y su consejero jurídico sobre las mañaneras
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Presidencia

Son falsos estos dichos de AMLO y su consejero jurídico sobre las mañaneras y el INE

El INE ha llamado a cumplir el mandato constitucional de que no se difunda propaganda del gobierno en campañas; López Obrador acusa censura.
Frase
Autor
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, y su consejero Jurídico, Julio Scherer Ibarra
Lugar y fecha
Palacio Nacional, 12 y 13 de enero de 2021
Foto: Presidencia
Por Arturo Daen y Lidia Sánchez
13 de enero, 2021
Comparte

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, acusa al Instituto Nacional Electoral (INE) de querer silenciarlo e incluso dijo que dicho organismo quiere que “se cancelen las conferencias” y que él “no pueda hablar” ni “informar”, pero eso es falso. Sobre el mismo punto, el consejero jurídico de presidencia, Julio Scherer Ibarra, dijo que el Tribunal Electoral (TEPJF) ya se ha pronunciado sobre que la mañanera no pone en riesgo la neutralidad del proceso electoral y que en ella solo se genera información pública, aunque en realidad no existió esa definición. 

Las declaraciones de ambos funcionarios se dan luego de que el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, dijera que para preservar la equidad en el proceso electoral, según mandata la Constitución, se debería suspender en medios la difusión íntegra de las conferencias mañaneras durante el periodo de campañas, del 4 de abril al 6 de junio. 

“Se dio a conocer que el presidente del INE está proponiendo que se cancelen las conferencias durante dos meses… La transmisión, o sea, que no se transmitan. O sea, es que, como ya está de moda a nivel mundial la censura, ya nos quieren silenciar. Realmente es una actitud de mucha intolerancia. ¡Cómo nos van a quitar el derecho de expresión, de manifestación! ¡Cómo le quitan al pueblo el derecho a la información!, señaló  López Obrador en la conferencia del 12 de enero. 

“Aprovecho para convocar a los mexicanos a que opinen si está bien que el INE nos silencie, si está bien que en México nuestro país no pueda hablar el presidente, no pueda informar”.

El día siguiente, López Obrador pidió preguntar a la gente si quería o no que hubiera mañaneras. 

Lo cierto es que ni Lorenzo Córdova ni el INE se han pronunciado por cancelar las conferencias del presidente durante dos meses, sino de limitar la difusión de propaganda en ellas, en el periodo de campañas. Y no se trata de propuestas que de repente haga el órgano electoral, sino que las restricciones de las que habló Córdova, respecto a restringir la difusión de propaganda, son medidas establecidas  en la propia Constitución para preservar la equidad en los procesos electorales. 

La disposición para cumplir con la Constitución solo se centra en evitar que se difunda íntegra la conferencia mañanera del presidente, cuando en el país haya campañas para las elecciones intermedias, en que se renovará la Cámara de Diputados y estarán en juego 15 gubernaturas. 

Es decir, no están planteando prohibir o cancelar que el presidente salga a dar su conferencia en Palacio Nacional, sino establecer el mandato de que los medios de comunicación y el propio gobierno no la transmitan completa o íntegra durante el periodo de campañas, pero la prensa sí podrá cubrirla y darle espacio a fragmentos de ella en sus informativos. 

“Así ocurrió en los estados que tuvieron procesos electorales en 2019 y 2020, donde tanto el gobierno federal como los medios de comunicación acataron con responsabilidad las resoluciones de la autoridad electoral”, dijo Córdova, en referencia a procesos en años previos, aunque esta será la primera vez en que “la mañanera” coincida con elecciones a nivel nacional, por la renovación de la Cámara de Diputados. 

Lo que dijo AMLO en mayo de 2019

En medio del debate, en redes sociales surgió el recuerdo de declaraciones que hizo el presidente López Obrador en mayo de 2019, que presuntamente serían una contradicción 

“Estoy de acuerdo que no se transmitan las conferencias en donde hay elecciones”, mencionó entonces el mandatario federal. 

Sin embargo, ante las críticas, también hubo quien recordó que esa declaración se dio el 28 de mayo de 2019, es decir, solo a cinco días de las elecciones en seis estados, y de cara a la veda que se establece incluso para candidatos, de no hacer propaganda. 

El Tribunal no definió que en las mañaneras no se difunde propaganda y solo información 

Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico del presidente López Obrador, mencionó en la conferencia mañanera de este 13 de enero que el Tribunal Electoral ya definió que “no ve que estas conferencias pongan en riesgo el proceso, porque lo que dice el tribunal: esta es una conferencia que, como bien señala el presidente, lo que está generando es información pública todos los días, entonces no siente que esté generando información para inhibir el proceso electoral”. 

El funcionario se refirió a la resolución más reciente de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial  de la Federación, donde ordenó al Consejo General del INE “pronunciarse sobre la tutela inhibitoria que la Comisión de Quejas y Denuncias dictó en torno a las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador”. 

En el comunicado sobre la sesión privada en que la Sala llegó a esa resolución, no se menciona una resolución o pronunciamiento sobre que con las mañaneras no se ponga en riesgo el proceso electoral o la equidad en el periodo de campañas, ni una definición de que en ellas solo se genera información y no propaganda, como expresó Scherer Ibarra. 

Lo que sí hizo la Sala Superior, según el comunicado que emitió el propio Tribunal, es pedir a la máxima instancia del INE, su Consejo General, que se pronuncie sobre medidas cautelares que estableció su Comisión de Quejas, luego de que el PRD denunció que con las mañaneras se estaba afectando la equidad en el proceso electoral, ya en marcha. 

“En sesión privada no presencial, la Sala Superior determinó que el caso debe ser conocido y resuelto por el Consejo General del INE, como órgano máximo de dirección, al tratarse de un asunto con particularidades trascendentales y novedosas, relacionadas con la emisión de medidas inhibitorias las cuales no están expresamente previstas como competencia del Comité de Quejas ni de los órganos desconcentrados del referido instituto. Máxime que el acuerdo impugnado se ubica en un contexto extraordinario y novedoso respecto del mecanismo de comunicación que representan las conferencias matutinas”, señaló el Tribunal sobre la resolución de la Sala Superior. 

Lo que dice la ley sobre la propaganda 

Los artículos 41 y 134 de la Constitución son clave en el debate sobre la mañanera. 

El 41 establece el lineamiento de suspender la difusión de propaganda del gobierno durante las campañas. Esto atañe a todos los gobiernos, es decir, también estatales y municipales, no solo al gobierno de López Obrador. 

“Durante el tiempo que comprendan las campañas electorales federales y locales y hasta la conclusión de la respectiva jornada comicial, deberá suspenderse la difusión en los medios de comunicación social de toda propaganda gubernamental, tanto de los poderes federales, como de las entidades federativas, así como de los Municipios, de las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México y cualquier otro ente público. 

Las únicas excepciones, apunta dicho artículo, “serán las campañas de información de las autoridades electorales, las relativas a servicios educativos y de salud, o las necesarias para la protección civil en casos de emergencia”. 

¿Y qué se considera propaganda?

En uno de sus acuerdos de 2020, la Comisión de Quejas del INE remitió a sentencias del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde se ha definido que la propaganda gubernamental son “los actos, escritos, publicaciones, imágenes, grabaciones, proyecciones y expresiones que llevan a cabo los servidores o entidades públicas para hacer del conocimiento de la ciudadanía la existencia de logros, programas, acciones, obras o medidas de gobierno para conseguir su aceptación”. 

La Comisión de Quejas del INE, en mayo de 2019, consideró que las conferencias mañaneras “tienen como finalidad dar a conocer logros, programas, acciones y obras de gobierno, respecto de temas y cuestiones de distinta índole, lo que puede incluirse dentro de la definición de propaganda gubernamental, conforme a los artículos 4º y 21 de la Ley General de Comunicación Social, que define como campaña de comunicación a aquella que difunde el quehacer gubernamental, acciones o logros de gobierno o estimulan acciones de la ciudadanía para acceder a algún beneficio o servicio”.

En las conferencias de prensa mañaneras, el presidente López Obrador menciona de manera regular programas y obras, como la construcción del Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía o la refinería de Dos Bocas. Esto, de acuerdo con la definición anterior, se ajustaría al término de propaganda. Sin embargo, el mandatario ha insistido en que su conferencia mañanera, antes que hacer propaganda, lo que busca es informar a la población. 

“Las cosas han cambiado, entonces no vamos nosotros a hacer ningún acto de propaganda, nada absolutamente; pero sí vamos a estar informándole al pueblo de todo y desde luego lo que tiene que ver con la salud, lo que tiene que ver con la educación, y lo que tiene que ver con el bienestar en general, que es a lo que nos dedicamos y nos ocupamos”, refirió López Obrador este miércoles. 

El otro artículo clave en el debate, citado por consejeros electorales para defender el planteamiento de restringir la difusión de las mañaneras es el 134, en el que se menciona que “los servidores públicos de la Federación, las entidades federativas, los Municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, tienen en todo tiempo la obligación de aplicar con imparcialidad los recursos públicos que están bajo su responsabilidad, sin influir en la equidad de la competencia entre los partidos políticos”. 

También se señala ahí que “la propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”. 

¿Y la ley especifica cómo debería acotarse la difusión de la mañanera? 

En una revisión al artículo 41, al 134, al resto del Compendio de Legislación Electoral  y a la Ley de Radio y Televisión, no se señala un criterio específico de tiempos de difusión de conferencias como la mañanera.  

Es decir, no se habla textual de términos como “suspender la transmisión íntegra” o de que los medios solo retomen cierta cantidad de fragmentos o tiempo de dichas conferencias, pero el punto central es evitar la difusión  de propaganda gubernamental o de logros de gobierno en los periodos de campaña. 

¿Cómo definir entonces qué parte de las mañaneras sí debería difundirse y cuáles no? 

Existen debates previos sobre el tema de conferencias de prensa del gobierno. Por ejemplo, en cuanto a la transmisión de la mañanera, en esta sentencia de la magistrada Gabriela Villafuerte, de Sala Regional Especializada,se estableció que las mañaneras “constituyen una nueva forma de propaganda gubernamental”. 

Habló de suspender su difusión íntegra cuando inicie la campaña y hasta el día de la jornada electoral, como ha mencionado el INE. 

En el caso de los medios de comunicación, se refirió en específico a concesionarios de radio y televisión, indicando que quienes “incluyan en su programación habitual fragmentos de las mañaneras, deberán poner especial cuidado, a los enlaces en vivo, porque el contenido de las conferencias, no los exime, en automático, que la información que pudieran llevar a sus audiencias pudiera actualizar una infracción a la normativa electoral”. 

Esto lleva al punto de que, incluso cuando se transmitan solo fragmentos, podrían darse infracciones y multas si dichos fragmentos son propaganda electoral, más que de información de interés público, o que se ajuste a las excepciones de “campañas de información de las autoridades electorales, las relativas a servicios educativos y de salud, o las necesarias para la protección civil en casos de emergencia”. 

Diferencias de opinión, dentro del propio INE

Al solicitar al Consejo General del INE que se pronuncie sobre las medidas cautelares que estableció la Comisión de Quejas sobre las conferencias matutinas del presidente, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación reconoció que “la mañanera” se ubica “en un contexto extraordinario y novedoso”.

En este sentido, la consejera Claudia Zavala, en entrevista con El Financiero, dijo que la idea de impedir la difusión íntegra de la conferencia mañanera va también en el sentido de preservar la equidad, para que no se dé al presidente López Obrador y a su partido ventaja de tiempos en radio y televisión, respecto a otras fuerzas políticas. 

“Lo que se ha establecido es que las televisoras y las radios no pueden difundir de manera continua estas conferencias de prensa matutinas, ¿por qué? Porque esto tiene que ver con la prerrogativa de los partidos políticos a tener espacios en radio y televisión. Esa es una primera regla”, dijo. 

Otro consejero del INE, Uuc-kib Espadas, también en entrevista con El Financiero, dijo que no está de acuerdo con lo planteado por la Comisión de Quejas, por lo que espera que el Consejo General cambie el lineamiento. 

“Yo en lo personal discrepo de la decisión de prohibir la transmisión de las mañaneras íntegras. A mí me parece que justamente en su transmisión íntegra, donde se integran una serie de diversos elementos, por sí misma y en su conjunto, no puede ser calificada de propaganda electoral”, mencionó el consejero.

“Por el contrario, la selección de ciertos momentos dentro de la mañanera, y su uso posterior, eso sí, me parece a mí, que puede constituir propaganda electoral del propio gobierno, o directamente opiniones indebidas sobre los procesos electorales”, agregó.  

La decisión de qué es propaganda y qué no, opinó, se tendría que “juzgar evento por evento, y en todo caso lo que nos tocará ahorita es establecer los parámetros sobre los cuales se realizará esta medición”.

Que no se use el erario para hacer propaganda oficial durante las campañas, continuó, “me parece perfectamente sano, pero censurar o limitar legalmente el contenido de lo que se vale decir o no en la disputa política no me parece correcto, me parece impropio de una democracia”. 

Una confrontación constante 

En un estudio realizado por la profesora-investigadora Citlali Villafranco, sobre una serie de sentencias del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación respecto a la propaganda electoral, señaló que desde la reforma de 2007 han existido tensiones y un intento de actores políticos de evadir la normativa electoral, para difundir propaganda y tener más exposición en medios.

“Esta falta de lealtad hacia la norma puede ser explicada por la dinámica misma de la competencia electoral, que los conduce a buscar los recursos tanto legales como ilegales que les permitan aumentar su exposición en los medios de comunicación para tratar de incrementar sus preferencias entre los ciudadanos. 

“Así, el resultado es que tanto los partidos políticos como los precandidatos, los candidatos y los funcionarios públicos buscan aumentar o mejorar su presencia en los medios de comunicación; por supuesto, este intento es vigilado y denunciado por sus competidores, lo que se ha traducido en la permanente intervención de las autoridades electorales para dirimir el cumplimiento de la norma y, en su caso, las sanciones a que se hacen acreedores aquellos que no respetan la ley”, refirió. 

La exconsejera del INE, Pamela San Martín, recordó en entrevista con El Financiero que la reforma del modelo de comunicación política se dio “precisamente por la intervención de las televisoras, de los privados, de los servidores públicos, en particular del entonces presidente de la República, el presidente Fox”, en el proceso electoral de 2006.

Respecto a una posible contradicción, en cuanto a que entonces se quejaba de la intervención de quien era presidente en los procesos electorales, López Obrador ha insistido en que él no es igual a los políticos del pasado.

“Nosotros tenemos principios, tenemos ideales. Nosotros no vamos a hacer nada que afecte la democracia; al contrario, vamos a promover la democracia. ¿Qué significa eso en la práctica? Que el gobierno no actúe en los procesos electorales, que no se utilice el presupuesto del gobierno, como lo hacían ellos”, mencionó. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.