Cuántos son y qué tanto se consulta a los médicos privados y 'de farmacia'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Cuántos son, qué tanto se les consulta: Los médicos privados y 'de farmacia' sin fecha para vacuna en México

4 de cada 10 consultas médicas en el país son en servicios privados, ya sea en hospitales o los consultorios de farmacia.
Cuartoscuro Archivo
Por Siboney Flores y Samedi Aguirre
27 de abril, 2021
Comparte

Antonio tiene 29 años y desde hace 2 trabaja como médico general en una farmacia de genéricos y similares en Iztapalapa, Ciudad de México.

Él es uno de los 92,169 médicos que en 2019 el INEGI contabilizó dentro de los establecimientos particulares de salud en el país. 

“Antes de la pandemia, había días en los que sólo atendía a 5 personas en un día. Pero cuando se puso feo esto del COVID llegué a contar a más de 30”, recuerda. 

Él comenzó a trabajar en ese consultorio “mientras aprobaba el examen que hacen  los doctores para entrar a la especialidad”.

Pero por motivos económicos y personales tuvo que permanecer en ese establecimiento, ofreciendo consultas durante 8 horas al día, por un salario de 10 mil pesos mensuales menos impuestos, y sin prestaciones. 

Según el gobierno federal, la vacunación del personal de salud que trabaja en primera línea contra COVID-19 prácticamente ya está finalizada. 

Pero médicos del sector privado que trabajan en sitios como los consultorios de farmacia han reclamado que el gobierno los relega, ya que también están en riesgo y deberían ser considerados entre los grupos prioritarios, sin que hasta ahora se les dé una fecha para ya ser vacunados. 

¿Cuántos acuden con los médicos privados?

Aunque hace más de un año que la pandemia llegó, los últimos datos disponibles son de la Encuesta de Salud y Nutrición 2018-2019 (Ensanut). 

En ese análisis, realizado de forma conjunta por la Secretaría de Salud, el Instituto de Salud Pública y el INEGI, se encontró que en las últimas dos semanas un 56.8% de personas habían acudido a consultas en el sector público (incluyendo la seguridad social), y un 43.2% al sector privado.

La Ensanut detalló que los consultorios médicos independientes ofrecen 60.2% del total de las consultas del sector privado, y los consultorios que dependen de farmacias el 39.5% restante.

“Por sí solos, los consultorios dependientes de farmacia atienden 16.8% del total de consultas ambulatorias, lo que refuerza la importancia de considerar a este subgrupo”, se concluyó en el estudio.

El  Censo de población 2020 del INEGI, en tanto, reportó que el 12.8% de la población acude a los consultorios de farmacia para recibir atención médica, y 16% a instituciones hospitalarias del sector privado.

Al revisar las cifras de ambos estudios, se encuentra que 4 de cada 10 consultas médicas en el país son en servicios privados, ya sea en hospitales o los consultorios de farmacia. Estos últimos conocidos por cobrar unos 50 pesos por consulta, y ser de fácil acceso a la gente en sus colonias. 

Uno de los hallazgos de la Ensanut es que una porción importante de quienes acudieron a servicios ambulatorios del sector privado también cuentan con seguridad social pública. De ellos, 34.9% tenía IMSS y 36.8% ISSSTE. 

Esto no es una sorpresa para Antonio, quien cuenta que “hay personas que sí tienen Seguro Social, pero por miedo o porque se les hace más fácil, vienen aquí (al consultorio de la farmacia), y de todos modos termino recomendándoles que acudan a su clínica, porque aquí no los podemos testear”. 

Cerca de 3 de cada 1o de “utilizadores de servicios que cuentan con algún esquema de protección en salud pública optaron por la atención privada, con una participación importante de los consultorios de las farmacias”, según la misma Ensanut.

Hasta ahora no hay un estudio o estadísticas que refieran qué tantos casos de COVID se atendieron en establecimientos como los consultorios de farmacia o qué tanto pudo aumentar su demanda de servicios, en lo que va de la pandemia.

¿Cuántos han muerto?

En septiembre del 2020, Amnistía Internacional reportó que México tenía la cifra más alta conocida de personas trabajadoras de salud que habían muerto por COVID en un sólo país.  En ese entonces, se contabilizaban 7,000 muertes de personas trabajadoras de la salud en todo el mundo. De ellos, mil 320 habían muerto hasta entonces en México.

Siete meses después, la cifra de muertes de personal de salud en México ya es de 3 mil 793, según el reporte oficial hasta el 19 de abril.

De ellos 46% eran médicos, 19% enfermeras, 3% dentistas, 2% laboratoristas y 30% otros trabajadores de la salud.

Hasta el 19 de abril del 2021, la Secretaría también reportó a 234 mil 749 profesionales que, como Antonio, han sido diagnosticados con COVID-19 en México. 

Esto incluye a todos los casos que refirieron desempeñar una ocupación relacionada a la salud, como dentistas (1.6%), enfermeras (39.7%), laboratoristas (2.1%), médicos (26%) u otro trabajador de la salud (30.6%). 

De estas cifras no se puede saber si el contagio sucedió en el lugar de trabajo, o tampoco establecer si el personal de salud referido laboraba en una unidad de atención médica.

Y tampoco hay el detalle estadístico para identificar quiénes laboraban en el sector público, y quiénes en el sector privado.

¿Cuándo la vacuna?

El 24 de diciembre de 2020 inició la vacunación en México y se empezó por el sector salud. 

Ante las dudas de cómo avanzaría el proceso, tres semanas después, el 13 de enero, el gobierno de México explicó que primero se vacunaría al personal que estuviera en “primera línea”, es decir, que atendiera directamente casos COVID-19 y luego a los de “la segunda línea”, quienes están en otras áreas de atención médica. 

En esa fecha, se aseguró que eso pasaría con todo el personal de salud, sin importar su sector -privado o público- . 

Pero desde esa fecha, han existido reclamos e inconsistencias. 

Al día siguiente del anuncio, el 14 de enero, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, comentó que el personal de hospitales privados sería vacunado hasta que se tuvieran listas del personal. 

Entonces el gobierno de México vacunó a personal de hospitales privados donde confiaron en los listados recibidos, pero en otros casos rechazó las listas diciendo que tenía la duda de si el listado integraba a personal médico de “segunda línea”.

A la postre, según lo dicho en la conferencia matutina del 16 de abril, sí se consideró también a personal de segunda línea, ya sea del sector público o privado. Aunque, como ya dijimos, médicos que atienden por su propia cuenta en un pequeño consultorio y se desplazan a hogares, o que ofrecen sus servicios a través de un consultorio de farmacia, reclaman hasta ahora que no se les considere como prioritarios, para recibir las dosis. 

En la conferencia del 16 de abril se indicó que habían sido vacunadas hasta entonces 913 mil 430 personas del sector Salud en el país.

De ellas, el 97% eran del sector público y solo 3% del sector privado, que son 30 mil 441. Con esquema completo, 22 mil 404. 

Si se toma en cuenta la cifra del INEGI de 92,169 médicos en establecimientos particulares, tomando en cuenta que son datos de hace un par de años, la cifra de vacunados con esquema completo apenas llegaría a un 24%. 

Distintas asociaciones y organizaciones han realizado registros de médicos que trabajan en consultorios como los de farmacias, para tener un cálculo de cuántos son los que deberían ser vacunados.

Y durante marzo y abril se ha visto a médicos de dicho sector salir a marchar, para exigir las dosis. 

Lee: Médicos privados en CDMX salen otra vez a protestar por falta de plan para vacunarlos

Judith, una médica de 26 años que labora en Guadalajara, explica que “en el caso de la vacunación de maestros no he visto distinciones, como se ha hecho con nosotros”. 

La joven que recibe 8 mil pesos mensuales por su labor en el sector privado no entiende por qué no la vacunan tan solo con presentar su cédula, como muestra de que es médica.

Ella relata que las personas prefieren acudir a consulta privada antes de ir a un hospital o realizarse la prueba. 

Ante las denuncias como la de Judith, el presidente de México expresó que entiende la inconformidad, pero que “ya existe una estrategia y deben esperar hasta que les toque”.

Incluso, recientemente López Obrador calificó que las protestas también se tratan de ataques de la oposición sobre el tema. 

El subsecretario López-Gatell, el 16 de abril pasado, dijo que un 98.3% de casos COVID en el país habían sido atendidos en hospitales del sector público “y un 1.7 por ciento, 10 mil personas, 10 mil 720”, en el sector privado.

“Claramente la representación de la atención es muy mayoritaria en el sector público; mayor contribución, muy valiosa, se agradece mucho, pero menor en el sector privado. Y desde luego, la vacunación ha considerado esto”, dijo, aunque médicos de farmacia han señalado que aunque no den atención hospitalaria sí están en riesgo por el contacto frecuente y cercano con personas que probablemente tengan COVID, y que acuden a consulta con ellos.

Según López-Gatell, en el hecho de que solo 3% de las vacunas a personal de Salud hayan sido para el sector privado hasta el 16 de abril interviene “que una proporción muy importante de personas que trabajan en el sector privado también trabajan en el sector público y fueron vacunadas en el sector público; es decir, este tres por ciento de cobertura está subestimado porque todas las personas que trabajan en el sector público y trabajan en el sector privado, que son de primera línea y segunda línea, han sido también vacunadas”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.