500 millones de animales muertos por incendios en Australia y la cifra puede empeorar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

500 millones de animales muertos por incendios en Australia y la cifra puede empeorar

La cifra fue calculada por un profesor de la Universidad de Sídney incluyendo mamíferos, pájaros y reptiles, pero no a insectos, murciélagos o ranas, por lo que el número puede ser mucho más alto.
AFP
8 de enero, 2020
Comparte

En septiembre de 2019 comenzó una temporada de incendios en Australia y desde entonces los fuegos no han podido extinguirse por completo.

Diversos medios han informado que cerca de 500 millones de animales han muerto. Pero… ¿De dónde surge esa cifra? Se trata de un cálculo realizado por el profesor de la Universidad de Sídney, Chris Dickman, experto en biodiversidad australiana.

“Sólo en los tres millones de hectáreas que se han quemado en Nuevo Gales del Sur en los últimos 10 días, es probable que hasta 480 millones de mamíferos, reptiles y aves han resultado directamente afectados por los incendios”, señaló Dickman a BBC. 

El académico realizó este cálculo con base en un informe que hizo para el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) sobre el impacto de la eliminación de la vegetación y deforestación en la vida silvestre de Nueva Gales del Sur, publicado en 2007. 

La Universidad de Sídney publicó un comunicado el 3 de enero en el que explicó que en la investigación original los autores obtuvieron estimaciones de la densidad de población de mamíferos en Nueva Gales del Sur y luego multiplicaron las estimaciones de densidad por las áreas de vegetación aprobadas para ser limpiadas. 

Usando esa fórmula, Chris Dickman estimó el número de animales afectados en los incendios al multiplicar la población animal, por el número de hectáreas incendiadas hasta ese momento. Vale la pena destacar que este aproximado sólo se refiere a la zona de Nueva Gales del Sur, y el fuego se ha extendido a otras ciudades.

Este cálculo incluye mamíferos, pájaros y reptiles, pero no cuantifica insectos, murciélagos o ranas. Por lo que la Universidad considera que la verdadera pérdida de vida animal sea muy superior. 

WWF-Australia y Greenpeace estiman que al 8 de enero se han consumido 8.4 millones de hectáreas en Australia. Por ello, en una declaratoria WWF-Australia señaló que usando la misma metodología del Chris Dickman, ellos calculan que la cifra de animales afectados hasta el momento es de 1,025 mil millones. 

El número de hectáreas afectadas rebasa por mucho las consecuencias de los incendios en California y Amazonía, tal como lo ilustra la siguiente imagen. 

 

“Es probable que muchos de los animales afectados hayan sido asesinados directamente por los incendios, y otros sucumbieron más tarde debido al agotamiento de los recursos de alimentos y refugio y la depredación de los gatos salvajes y los zorros rojos introducidos”, señaló la Universidad.

La Universidad de Sídney señala que Australia tiene más de 300 especies nativas, de las cuales el 81% no existe en otro lugar del planeta. En los últimos 200 años, 34 especies y subespecies de mamíferos nativos se han extinguido en ese país lo que representa la mayor tasa de pérdida para cualquier región del mundo.

Más de 10 mil camellos serán sacrificados 

En medio de esta crisis, más de 10 mil camellos cimarrones ferales van a ser sacrificados en el sur del país. De acuerdo con medios internacionales, representantes de los pueblos originarios de la región Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY) advirtieron que los camellos están consumiendo mucha agua y poniendo en riesgo la vida de los habitantes de su comunidad. Lo que APY reitero en un comunicado:

Posted by APY Lands – Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara on Monday, January 6, 2020

 

De acuerdo con el medio local 7news el Departamento de Medio Ambiente y Agua de Australia dijo que los métodos tradicionales de gestión de la población de camellos salvajes de APY han fallado. “Los animales grandes están destruyendo la infraestructura y poniendo en peligro a las familias y comunidades a medida que acuden a las fuentes de agua disponibles”, señaló. 

De acuerdo con 7 news, el departamento de medio ambiente señaló que esta decisión también considera problemas de bienestar animal, ya que “algunos camellos mueren de sed o se pisotean entre sí para acceder al agua”. 

El intento de ayuda de la ciudadanía, podría propagar enfermedades entre los Koalas

Como si la lucha contra el fuego no fuera suficiente, los koalas rescatados podrían ser expuestos a un contagio de clamidia. En un comunicado, el Departamento de Medio Ambiente y Agua de Australia advirtió que los koalas y otros animales salvajes afectados por incendios forestales en la Isla Canguro no deben ser retirados de la isla.

El coordinador de recuperación de incendios forestales del Departamento, Brenton Grear, dijo que los koalas de la isla, son la única población del sur de Australia libre de clamidia. Pero muchos de ellos han sido llevados a otras ciudades para ser auxiliados. 

El problema es que una vez sacados de la isla estos animales no pueden regresar, debido al riesgo de contaminación de la población. “La clamidia en los koalas puede causar ceguera, inflamación de la vejiga, infertilidad y muerte. Como los koalas de la isla están aislados y libres de la enfermedad, su introducción devastaría a la población”, advirtió del departamento.

Los incendios no sólo afecta la zona forestal 

El impacto de los incendios no se sabrá claramente hasta que se pueda entrar a las zonas calcinadas, pero se estima que propiciará un gran desequilibrio ambiental. 

El ecólogo Chris Dickman declaró a ABC que “si los ecosistemas afectados están aislados puede que pasen muchos años antes de que algunas especies regresen. Hay muchos reptiles y mamíferos que no tienen mucha movilidad. Y puede que algunos no regresen nunca”. 

Dickman también señaló que “otros ecosistemas que no han sido tomados en cuenta también se verán afectados, como los ríos, que verán una degradación de la calidad de sus aguas, lo que tendrá consecuencias en las fuentes de comida de los animales que viven en ellos”.

 Bidda Jones, científica jefe de la Real Sociedad Australiana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales, declaró a The Guardian que, más allá del costo humano de los incendios, estos tendrá un “gran impacto de la biodiversidad”.

El equipo de bomberos de Nueva Gales del Sur (NGS) estima que hasta el 8 de enero, 1.687 casas fueron destruidas por el fueron pero advierten que esta cifra podría aumentar. Medios internacionales han señalado que de acuerdo con el primer ministro, Scott Morrison, se calcula hasta el momento que han muerto 24 personas.

Los incendios han alcanzado tal magnitud que el premier de la ciudad de Victoria, Daniel Andrews, declaró zona catastrófica en seis condados del Estado y la semana pasada pidió a sus 100.000 habitantes que se fueran a un lugar seguro.

Las consecuencias atmosféricas ya sobrepasaron el territorio 

La Dirección Meteorológica de Chile advirtió el 6 de enero que el humo provocado por los fuertes incendios forestales llegó a Chile, donde ha provocado una gran nubosidad y un descenso de las temperaturas. 

Según la Organización Meteorológica Mundial los incendios han provocado una calidad del aire peligrosa en las principales ciudades de Australia, han impactado a Nueva Zelanda y han enviado humo a Argentina y Chile.

También señala que los incendios ya han liberado aproximadamente 400 megatones de dióxido de carbono a la atmósfera, según el Servicio de Monitoreo Atmosférico (CAMS) de la Unión Europea.

¿Por qué los incendios son particularmente graves este año?

De acuerdo con la Autoridad de Protección Ambiental de Nueva Gales del Sur, en Australia existe una temporada de peligro de incendios forestales que por lo general se desarrolla de octubre a marzo.

Las autoridades australianas señalaron que la combinación del clima cálido y la vegetación seca suelen aumentar el peligro de los incendios forestales durante estas temporadas. Pero en esta ocasión el fuego se propagó en proporciones mayores.  De acuerdo con el servicio de fuego rural de Nueva Gales del Sur, hasta el 8 de enero había 137 incendios. Pero… ¿por qué?

Expertos consultados por BBC señalaron que los incendios se han incrementado por las temperaturas superiores de 40° C y los vientos fuertes, creando condiciones difíciles para los miles de bomberos que intentan combatir el fuego. También refirieron que la causa inmediata es el fenómeno conocido como dipolo del Océano Índico o Niño indio, que ha propiciado un período de calor y sequía.

En septiembre el gobierno australiano publicó una declaración especial sobre el clima en el sureste de Queensland y el noreste de Nueva Gales del Sur. En dicho documento señala que desde el 6 de septiembre, las zonas del noreste de Nueva Gales del Sur y el sureste de Queensland tenían más calor que las temperaturas promedio, muy baja humedad y rachas de vientos.

También señala que en estas áreas, el riesgo de incendio se vio exacerbado por la falta de lluvia que estaba por debajo del promedio, lo que lleva a una sequía prolongada y severa y a factores de sequedad muy altos. En algunas áreas las temperaturas registradas fueron 10°C superiores al promedio habitual de la zona.

Sumado a lo anterior, en muchos lugares llovió 50% menos de lo habitual, lo que se sumó a los grandes déficits de lluvia acumulados desde 2017.

Además, los últimos datos del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copernicus. muestran que la radiación emitida por los incendios en el último año es superior a los registros de años anteriores. 

El cambio climático empeora las condiciones 

Muchas voces han señalado que lo particularmente crudo de los incendios es consecuencia del cambio climático, incluso artistas como Cate Blanchett y Russell Crowe dieron eco a esta idea durante la premiación de los Globos de Oro.

Para la activista Greta Thunberg es sorprendente que “ todavía no podemos establecer la conexión entre la crisis climática y el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos y los desastres naturales”.

 

El último reporte del estado del clima del servicio meteorológico australiano también señala que el análisis del monitoreo de los datos “pintan una imagen consistente de cambio climático a largo plazo que interactúa con la variabilidad natural”.

Y advierte que estos cambios climáticos causan afectaciones a la ciudadanía pues se asocian con “aumentos en la frecuencia o intensidad de eventos de calor, clima de incendios y sequías”

Expertos señalaron a BBC que el principal impulsor del clima detrás del particular calor ha sido un un fenómeno meteorológico que propicia que las temperaturas de la superficie del mar sean más cálidas en la mitad occidental del océano, y más frías en el este. La diferencia entre las dos temperaturas es actualmente la más fuerte en 60 años.

Y como resultado, ha habido lluvias e inundaciones superiores a la media en el este de África y sequías en el sudeste de Asia y Australia.

Pero la relación entre incendios y cambio climático no es un tema nuevo. Al menos desde hace 10 años, expertos y organizaciones civiles señalaron la gravedad del tema. Por ejemplo, en 2013 Greenpeace dijo: 

El cambio climático no es una causa de incendio, sin embargo sí que explica los cambios que se están produciendo en los “nuevos” incendios, empeorando las condiciones de inicio y de propagación”.

El papel del gobierno Australiano

Medios locales reportaron que primer ministro, Scott Morrison, ha sido criticado por los australianos. El ministro fue señalado por irse de vacaciones a Hawái con su familia en medio de los incendios forestales que aquejan al país. Por lo que el 20 de diciembre se vio obligado a disculparse.

Expertos climáticos también han criticado al gobierno australiano, por ejemplo, científicos declararon a The Guardian Australia que estaban desconcertados porque la emergencia había captado poca atención durante la última semana de sesiones parlamentarias del año.

El mandatario australiano también ha sido señalado por no reconocer de forma inmediata la relación de los incendios con el cambio climático. Por ejemplo, en noviembre The Guardian reportó que Scott Morrison sugirió que no hay relación directa entre las emisiones de gases de efecto invernadero de Australia y la gravedad de los incendios, y mencionó que  Australia podría aumentar sus emisiones sin hacer la temporada de incendios actual peor.

También, ha sido cuestionado por sus oponentes por no hacer no hacer lo suficiente para combatir el cambio climático.

Recientemente Morrison anunció el envío de 3.000 soldados para luchar contra las llamas y prometió aumentar el financiamiento para los bomberos y una paga para los voluntarios. Tan solo, el equipo de bomberos de NSW señaló que cuenta con 74,000 miembros voluntarios que brindan servicios de emergencia a más del 95 por ciento de NSW.

 

Colaboración internacional

El gobierno australiano cuentan con equipos de bomberos profesionales, plataformas informativas y protocolos de actuación tanto para las autoridades como para los ciudadanos. Sin embargo, los incendios son particularmente extremos este año. 

Además de los bomberos profesionales y los voluntarios, Scott Morrison señaló que la policía, el ejército y la marina se han involucrado en el rescate y evacuación. También destacó que Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda  han enviado contingentes de bomberos.

Varios artistas se han sumado con apoyo económico. Entre ellos Sir Elton John, quien se ha comprometido a donar $ 1 millón al fondo australiano de ayuda para desastres por incendios forestales, y la cantante Pink, quien también se sumó a la causa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.