Morena presume transparencia del gobierno, pero no hay datos abiertos de vacunas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Morena presume transparencia del gobierno pero ya son casi 8 meses sin datos abiertos de vacunación

El partido Morena presume en sus redes sociales que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador “es un gobierno con datos abiertos y transparencia”, pero la administración federal acumula casi 8 meses sin publicar los datos abiertos de la vacunación contra COVID-19
Frase
“La 4T es un gobierno con datos abiertos y transparencia en la información”
Autor
Partido Morena
Lugar y fecha
17 de agosto en Twitter
20 de agosto, 2021
Comparte

El partido Morena presume en sus redes sociales que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador “es un gobierno con datos abiertos y transparencia”, pero la administración federal acumula casi 8 meses sin publicar los datos abiertos de la vacunación contra COVID-19, algo que han exigido especialistas y ciudadanos, para poder analizar el avance o fallas de esa tarea en el país. 

Lo que existe del tema actualmente son comunicados en formato PDF con imágenes y gráficos, que no pueden ser procesados. Esos formatos no son considerados, según  estándares de transparencia, como datos abiertos.  

Además, en el rubro de compras públicas, análisis de organizaciones han detectado que prevalece la opacidad. Están datos como el de que en el 66% de las adjudicaciones directas realizadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) entre 2018 y 2020 no se publicó el contrato en Compranet, según un estudio del IMCO.

Entérate: Información bajo llave: Gobierno de AMLO reserva documentos de proyectos y casos clave

Aún así, Morena presumió el pasado 17 de agosto en su cuenta de Twitter que “la 4T es un gobierno con datos abiertos y transparencia en la información”, lo que es engañoso. Se consultó al partido para saber si tenían alguna postura o comentario, pero no se obtuvo respuesta.

Alejandra Padilla, periodista en el sitio de periodismo de datos Serendipia, destaca que “contar con datos abiertos ayuda a garantizar el derecho a acceso a la información y esto también ayuda a crear el conocimiento colectivo”. 

Pero en el caso de la campaña de vacunación esto no existe. “Si hubiera datos abiertos de COVID y vacunas un investigador las pudiera tomar para hacer proyección y atender mejor la pandemia”, dice Padilla. 

No hay  transparencia completa en vacunación 

La vacunación contra COVID en México inició en diciembre de 2020. Desde entonces, el gobierno federal sólo ha informado de la administración de las dosis en sus comunicados de prensa y conferencias, con los filtros y formatos que considere, sin difundir los datos abiertos para que la prensa y especialistas puedan hacer el análisis por sexo de la persona vacunada, edad, municipio y fabricante de la vacuna. 

De acuerdo con la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información, una de las características de los datos abiertos es que deben contener el tema que describen a detalle y “deberán estar estructurados, total o parcialmente, para ser procesados e interpretados por equipos electrónicos de manera automática”.

Alejandra Padilla también señala que México es uno de los 11 países que impulsó y firmó la carta internacional de datos abiertos

“Al firmar se comprometen a publicar la mayoría de los datos abiertos que puedan. En este momento, el simple hecho de que no tengamos datos abiertos de vacunación va en contra de este tratado”, señala. 

En países como Colombia, Canadá, Estados Unidos, España y Argentina sí se están publicando datos abiertos sobre la vacunación. 

En este sentido, ella destaca que el hecho de que no tengamos datos desagregados de vacunación contrasta con el hecho de que sí los hay en el caso de contagios, por ejemplo.

Respecto a los contratos con las farmacéuticas para las vacunas contra COVID, Padilla reconoce que en México sí publicaron los contratos de las vacunas pero están censurados y, con ello, no se pueden saber muchos detalles. 

En la página del de la Secretaría de Relaciones Exteriores, quien se ha encargado de la gestión de las vacunas, se encuentra un portal de transparencia. Ahí se explica que “Hasta el momento se han firmado contratos con los laboratorios AstraZeneca (Reino Unido), Cansino (China), Pfizer (Estados Unidos de Norteamérica) y Sinovac (China). Además, se firmó un acuerdo con la Plataforma de Acceso Global para la Vacuna contra la Covid -19, y COVAX”. 

En esa plataforma se muestran los contratos censurados con dichas farmacéuticas, pero además de las vacunas ya mencionadas en México también se aplica la vacuna de Sputnik V; de la cual, según la misma SRE, se han recibido ya 4 millones 650 mil dosis, sin que hasta ahora sepamos cómo esto se ha logrado. 

Aunque hay que reconocer que esta censura en los contratos no sólo ocurre en México. Según un análisis de la Universidad de Toronto, de 183 acuerdos de compra de 12 vacunas diferentes contra la COVID-19 a nivel mundial, sólo se publicaron 11; 10 de los cuales se publicaron con un gran número de ediciones, es decir, censurados. 

También opacidad en compras y contratos

Pero el caso de las vacunas no es el único aspecto que denota falta de transparencia. Un análisis del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) destaca que entre 2018 y 2020 aumentó el riesgo de corrupción en las compras públicas en 147 de 247 instituciones federales (59%) por la falta de competencia, opacidad e incumplimiento de la ley. 

Por ejemplo, el IMCO encontró que 24% de las compras del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) no cuenta con un hipervínculo a Compranet, para consultar los contratos de las compras.

En contraste, 100% de las licitaciones  realizadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) durante 2020 cuenta con los documentos publicados. 

Compranet es “el sistema electrónico de información pública gubernamental en materia de contrataciones públicas y es de uso obligado para los sujetos señalados en el artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público (LAASSP) y de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas (LOPSRM)”.

Es decir, su uso no es opcional. 

A decir de Alejandra Padilla, tener los registros en Compranet es de suma importancia pues, por ejemplo, ella dice que gracias a ellos podríamos saber con precisión cuánto de nuestros impuestos se está usando para atender la pandemia. 

Otro ejemplo de falta de transparencia es el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS). Aquí el IMCO reporta que mientras que en 2018 el 100% de las compras del CONADIS contaban con un enlace funcional a Compranet, en 2020 el 0% (cero) de las compras lo incluyó.

Además, el IMCO encontró que 85% de las compras de la Comisión Nacional de Libros de Textos Gratuitos fueron publicadas en Compranet después de la fecha de inicio del contrato.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.