No, la pandemia de COVID-19 todavía no termina
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

No, la pandemia de COVID todavía no termina

Ni la pandemia ni la desinformación sobre la COVID-19 han terminado. Esta vez aseguraron en redes que “el virus” no existe, aunque hay múltiples estudios científicos en todo el mundo que lo prueban
20 de agosto, 2020
Comparte

¿La pandemia ha terminado? No, esto es falso. Al igual que el resto de las afirmaciones que se difunden en una imagen. Dice que “nunca ha habido un virus”. Asegura que “la gente enfermó por la vacuna de la gripe” y señala que “todo es un plan para la reducción de la población”. Pero como ya te contamos en otras verificaciones, nada de esto tiene sustento. 

La imagen amarilla con letras negras se comparte por WhatsApp. Algunos usuarios también la publicaron en Twitter. Uno de nuestros lectores también solicitó su verificación mediante un mensaje directo en la página de Facebook de El Sabueso. 

En Twitter, los usuarios que comparten la imagen dicen que es una “plantilla para imprimir y compartir”. 

La pandemia no ha terminado

Contrario a lo que dice la publicación viral, la pandemia todavía no termina. El primero de agosto, el Comité de Emergencias sobre la COVID-19 de la OMS subrayó la necesidad de mantener la respuesta a largo plazo.

En la declaración emitida tras la reunión dijo que  “la OMS y sus asociados pusieron de relieve la duración prolongada prevista de la pandemia de COVID-19, tras señalar la importancia de mantener iniciativas de respuesta sostenidas en el ámbito comunitario, nacional, regional y mundial”.  

De hecho, aunque en México y otros países ya se comenzó lo que las autoridades sanitarias llamaron “nueva normalidad”, eso no significa que la pandemia ya terminó, por lo que siguen recomendando tomar las medidas de prevención que ya conocemos: 

  • Sana distancia 
  • Etiqueta respiratoria
  • Lavado frecuente de manos
  • Uso de cubrebocas en lugares públicos

El virus sí existe y no tiene relación con la vacuna de la gripe

“No hay, ni ha habido nunca un virus. La gente ha enfermado por la vacuna de la gripe que contenía un tóxico coagulante de la sangre”, dice la publicación con información falsa. Pero eso tampoco se puede probar. 

Como te contamos en esta otra verificación, el 31 de diciembre de 2019, la Comisión Municipal de Salud de Wuhan, China, notificó varios casos de neumonía en la región. Y el 12 de enero publicaron la secuencia genética del virus que causaba esa enfermedad. Gracias a esta secuencia fue posible identificar que se trata de un tipo coronavirus y que era diferente a otros coronavirus que ya se conocían. 

Un texto publicado en Genotipia explica que “el análisis del genoma de SARS-CoV-2, en combinación con las pruebas bioquímicas y las imágenes obtenidas por microscopía electrónica, permite conocer mejor sus características”. Entonces, sí hay pruebas científicas de que se trata de un nuevo virus. 

Respecto a la relación de la COVID-19 y las vacunas de la gripe, los verificadores de rtve y Maldito Bulo encontraron que no hay nada que sustente este argumento. 

Lo que encontramos es que se difundió un documento de trabajo sobre COVID-19 y vacunas antigripales. El texto fue escrito por Juan Francisco Gastón Añaños, Jefe de Sección de Farmacia Hospitalaria en el Hospital de Barbastro, y otros investigadores. 

El equipo de Newtral contactó a Gastón Añaños quien confirmó que el documento no es un estudio aprobado. 

Los protocolos sanitarios no son ilegales

“Los confinamientos, las mascarillas, los guantes e hidroalcoholes son ilegales”. Dice la publicación con información falsa. Pero no hay nada que sustente esta afirmación. 

De hecho, el aislamiento y las cuarentenas están estipuladas dentro del Reglamento Sanitario Internacional (2005), como parte de las recomendaciones que la OMS puede hacer a los países en cuanto a las medidas sanitarias apropiadas, de aplicación sistemática o periódica. Esto para prevenir o reducir la propagación internacional de una enfermedad . 

Tampoco encontramos una legislación que considere como “ilegal” a las mascarillas, guantes e hidroalcoholes. Aunque este tipo de productos sí están reglamentados para venderlos y distribuirlos en México, se necesita un registro sanitario que otorga la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (cofepris).

No hay pruebas de que la COVID sea una enfermedad creada de forma intencional

“Todo esto es un plan de Bill Gates, banqueros, laboratorios y políticos para la reducción de la población mundial”, dice la publicación con información falsa. Pero esto tampoco se puede probar. 

Lo que ya probaron en estudios científicos, es que la COVID-19 tiene un origen natural y no fue creada de forma intencional. Como ya te contamos en esta otra verificación, de acuerdo con un artículo publicado en “Nature Medicine”, “el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio o un virus manipulado a propósito”.

Kristian Andersen, profesor de la Scripps Research, junto con profesores de la Universidad de Tulane, la Universidad de Sidney, la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Columbia, fueron quienes realizaron la investigación.

En la secuencia genética del virus que causa el COVID-19 no se encontraron rastros que demuestren que se usó algún sistema genético disponible para crearlo. “Si se hubiera realizado la manipulación genética, uno de los varios sistemas de genética inversa disponibles para los betacoronavirus probablemente se habría utilizado. Sin embargo, los datos genéticos muestran irrefutablemente que el SARS-CoV-2 no se deriva de ningún esqueleto de virus usado previamente”, explica el estudio. 

De hecho, en la revista The Lancet un grupo de científicos e investigadores publicaron una postura al respecto, “para condenar enérgicamente las teorías de conspiración que sugieren que COVID-19 no tiene un origen natural”. 

La mascarilla sirve para evitar contagios, según estudios científicos 

Otra de las afirmaciones que hace la publicación con información falsa es que “la mascarilla es innecesaria y va en contra de los derechos humanos”. Esto está sacado de contexto. 

Para empezar, la OMS aconseja que los gobiernos alienten al público en general a usar mascarillas de tela donde haya “una transmisión generalizada y sea difícil el distanciamiento físico, como en el transporte público, en tiendas o en otros entornos confinados o abarrotados”. Es decir, no se trata de una imposición. 

La OMS también explica que su efectividad depende de que se combine su uso con las otras medidas, como el distanciamiento físico y el lavado frecuente de manos. 

Al respecto, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, consideró este 12 de agosto en la conferencia sobre COVID-19 que establecer medidas cohercitivas para establecer el uso de cubrebocas generan un riesgo de violación a los derechos humanos.

Señaló que el gobierno federal no apoya la obligatoriedad de portar tapabocas. Dijo que es una herramienta que, si bien funciona como auxiliar, no protege del contagio ni es más efectiva que otras acciones como el distanciamiento social.

Algunas autoridades de la Ciudad de México han incluido el uso obligatorio de cubrebocas en lugares públicos como una medida necesaria para volver a la “nueva normalidad”.

Por ejemplo, en el Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad que publicó el gobierno de la Ciudad de México en la Gaceta oficial dice que: “Será obligatorio para todas las personas que habiten o transiten en la Ciudad de México el uso de cubrebocas”. 

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, explicó que esta decisión fue tomada con base en estudios científicos. Por ejemplo, la investigación coordinada por el doctor Mario Molina, la cual sugiere que “esa medida protectora reduce significativamente el número de infecciones”.

El artículo científico de Mario Molina y su equipo de investigadores escribieron que se publicará próximamente en PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) de Estados Unidos, pero el documento ya está disponible para su lectura.

El inventor de PCR no dijo que su prueba no detecta virus

“Los Test no indican, según su inventor, los test son otra mentira con la que nos quieren controlar”, dice la publicación con información falsa.  Pero como ya te contamos en esta otra verificación: No hay pruebas de que el creador del PCR negara que su test puede detectar virus. 

Los verificadores de AFP, Newtral y Doble Check revisaron la misma afirmación y tampoco encontraron pruebas que demuestren que Mullis dijo que la PCR no sirve para detectar cargas virales. 

Lo que sí encontraron es que esta afirmación falsa pudo ser producto de una mala interpretación sobre la postura de Mullis y el SIDA. El inventor de las pruebas PCR divulgó la falsa teoría de que el SIDA no está provocado por un virus, sino que surge por la exposición a muchos otros agentes patógenos. En esta lógica, él afirmó que la prueba PCR no servía para detectar el virus que causa el SIDA.

***

El Sabueso es uno de los 91 verificadores de hechos de 40 países que forman la alianza coordinada por la Red Internacional de Verificación de Hechos (International Fact Checking Network, IFCN) para desacreditar la información falsa relacionada con el coronavirus. Encuentra las verificaciones de esta alianza internacional con los hashtag #CoronaVirusFacts y #DatosCoronaVirus , o visita esta página.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.