No hay pruebas de que la vacuna de ARNm reduzca la esperanza de vida
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

No hay pruebas de que la vacuna de ARNm reduzca la esperanza de vida

La Dra. Dolores Cahill difunde una serie de afirmaciones antivacunas que fomentan la idea de que la COVID se creó de forma intencional. Pero no ofrece pruebas.
29 de abril, 2021
Comparte

En redes sociales circula un video en donde una persona a quien presentan como la Dra. Dolores Cahill asegura que la vacuna de ARNm contra COVID-19 reduce la esperanza de vida de quienes son inoculados. Sin embargo, no existe ninguna evidencia científica que demuestre que esto es o podría ser verdad. 

El fragmento del video se comparte en redes sociales como en Twitter y YouTube. Ya registra miles de visualizaciones y es retomado por usuarios para continuar un discurso anti vacuna que niega la existencia del COVID-19, y fomenta la idea de que todo se trata de un grupo de personas que intenta causar daño de forma intencional a otras. 

Consultamos con el infectólogo Uri Torruco, quien luego de ver el video completo nos explicó que no hay sustento para lo que ella afirma. “Son muchísimas afirmaciones de alta complejidad que no se están sustentadas por ningún dato. Todo eso es súper peligroso”, señaló. 

No hay pruebas de que las vacunas reducen la esperanza de vida

“Yo diría que cualquiera que reciba la inyección de ARNm, no importa la edad que tenga, su esperanza de vida se reducirá”, dice Cahill, quien como ejemplo asegura que una persona de 30 años morirá dentro de 5 o 10 años. 

 Lo que  Cahill no explica en ese video es por qué lo dice o cómo lo sabe. 

Buscamos la conferencia completa y la encontramos en una página web con fecha del 17 de marzo. Dura una hora con 30 minutos, y en ningún momento da una explicación sobre cómo o por qué las vacunas de ARNm pueden reducir la esperanza de vida. 

Hasta el momento, en todo el mundo hay 13 vacunas diferentes contra COVID que ya se están usando en la población. Sólo dos utilizan la tecnología de ARN mensajero, según la  Plataforma de seguimiento de las vacunas contra la COVID-19 del Milken Institute.

Una de ellas es la fabricada por Moderna. Se autorizó en Canadá, Israel, Suiza, la Unión Europea, Estados Unidos y Reino Unido. Revisamos la lista de efectos secundarios de la vacuna de Moderna, disponible en la página de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. No encontramos que la disminución de la esperanza de vida sea una consecuencia esperada o documentada. 

La otra vacuna que usa el ARNm como plataforma es la de Pfizer, que se aprobó por la Unión Europea, Argentina, México, Arabia Saudita, Canadá, Bahrein, Estados Unidos y el Reino Unido.

Tampoco encontramos ninguna advertencia o registro en los CDC que demuestre que la vacuna de Pfizer cause la muerte de los vacunados a corto o largo plazo. 

La vacuna de ARNm ha demostrado ser segura en ensayos clínicos 

Cahill también argumenta que la vacuna de ARNm no es segura ni eficaz, y que actualmente está causando daños a quien la recibe. 

Sin embargo, las evaluaciones y ensayos clínicos que han dado lugar a la aprobación de estas vacunas dicen lo contrario. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud: “Las vacunas de ARNm dan instrucciones al organismo para que produzcan una pequeña parte del virus, lo cual provoca una reacción del sistema inmunológico para que este nos proteja”.

La OMS aclara que estas vacunas son nuevas, aunque no desconocidas pues desde hace décadas algunos investigadores han trabajando con ellas para combatir otras enfermedades como la gripe y el zika.

En esta página de la Unión Europea se pueden revisar todos los estudios y análisis que han realizado sobre las vacunas aprobadas en aquella región. 

Para el Infectolo Torruco,  lo más grave del discurso de Cahill es que “está inscrito en un argumento de dolo, asume que los trabajadores de la salud estamos dañando personas y considera que millones de personas somos cómplices de un daño a la humanidad”. Aunque no presenta pruebas de esto. 

“Además es completamente anti intuitivo que pudieran convencernos a todos”, refiere. 

La infertilidad no forma parte de los efectos adversos 

Según Cahill, quienes se vacunen tendrán “problemas neurológicos de alergia e inflamación”, además de infertilidad. 

En esta otra verificación, también explicamos que el ARN mensajero no cambia el funcionamiento de nuestras células y, por lo tanto, no modifica la función de los órganos reproductivos del cuerpo humano. 

Los óvulos y los espermatozoides tienen células germinales, en contraste con las otras células del cuerpo que se llaman células somáticas. Es gracias a las células germinales que se logra la reproducción de la especie. 

Por otro lado, el desarrollo de las características sexuales secundarias es producto de las hormonas como la testosterona, el estrógeno y la progesterona, y eso nada tiene que ver con las vacunas de ARN mensajero. 

“Le atribuye efectos a la vacuna que no están probados en ningún dato, como si con una sola proteína que se produce pudiéramos generar decenas de anormalidades y no hay pruebas que lo sustenten”, señala Torruco.

No hay registro de los “ancianos muertos por la vacuna” en Irlanda

En el video completo, Cahill menciona el supuesto caso de un hogar de ancianos en Irlanda. Ella asegura que murieron después de recibir la vacuna. 

Medios locales sí documentaron la historia de “doce pacientes ancianos” que fallecieron después de recibir la vacuna Covid-19. Sin embargo, también aclararon que, de acuerdo con la la Autoridad Reguladora de Productos Sanitarios (HPRA), “no se considera que la vacuna haya contribuido a estos eventos”. 

Pues estas personas tenían otras enfermedades o habían dado positivo a COVID-19. También es importante aclarar que no tenían el esquema de vacunación completo, es decir, sólo habían recibido una de dos dosis que se requieren para alcanzar su máximo nivel de efectividad.

De acuerdo con la página del gobierno de Irlanda, hasta el momento se han administrado un millón 452 mil 434 vacunas, la mayoría de Pfizer. 

El ID 2020 no es proyecto para rastrear gente mediante la vacunación 

Otro de los temas que Cahill dice durante su ponencia, es que la vacuna tiene “nanopartículas” que podrían ser usadas para rastrear a las personas. También hace alusión al proyecto ID2020.  

Este argumento ha sido retomado a lo largo de la pandemia y parte de una teoría de la conspiración que no tiene sustento. De hecho, en esta otra verificación te contamos que ID2020 es una alianza, no de un chip, ni tiene algo que ver con la COVID-19 o con la vacunación.

Digital Identity Alliance, es una organización sin fines de lucro. Es financiada por muchas fundaciones y patrocinadores, entre ellos GAVI. GAVI es otra organización que sí está financiada por Bill Gates. 

Además, la idea principal de esta alianza no es vigilar al mundo, si no buscar la privacidad y el control de personal de la identidad digital. Así lo postulan en su manifiesto: “Los socios de la Alianza comparten la creencia de que la identidad es un derecho humano y que los individuos deben tener “propiedad” sobre su propia identidad”.

De acuerdo con Uri Torruco “la vacuna se mete al cuerpo y hace que las células produzcan una proteína y esa proteína activa la respuesta inmune”. Pero de acuerdo con el especialista “no hay forma de que esa proteína cause todo eso”. 

Otras afirmaciones falsas o sin fundamento

“Toda la cronología de donde estamos se basa en mentiras. Que el coronavirus es letal, que no hay prevención ni tratamiento, que es una emergencia que requiere distancia social y mascarilla”, dice Cahil.

Sin embargo, Uri Torruco negó que cualquiera de estas afirmaciones sean verdad pues existe mucha evidencia científica que desacredita todo lo que Cahill asegura. 

Por ejemplo, el uso de cubrebocas es parte de las medidas que deben aplicarse para tratar de frenar los contagios, como lo han señalado diversos estudios científicos, entre ellos el del Centro Mario Molina, y otros más enumerados por los CDC estadounidenses y la propia OMS, en su guía más reciente, algunos ya revisados por pares y otros aún en proceso.

Otro estudio, de la científica Monica Gandhi, habló de que quienes portan mascarillas tendrían menos riesgos de casos graves, porque al usarlas sería menor la carga viral de un posible contagio. 

Precisamente, las vacunas contra COVID-19 son la forma de prevenir el desarrollo de la enfermedad. Además, el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el lavado de manos son los métodos recomendados para prevenir un contagio. 

Los CDC explican que el COVID-19 se propaga principalmente entre personas que están en contacto cercano por un período prolongado. La propagación ocurre cuando una persona infectada tose, estornuda o habla, y las gotitas de su boca o nariz se expulsan al aire y terminan en la boca o nariz de las personas cercanas. 

¿Quién es Dolores Cahill?

La doctora Dolores Cahill era profesora de la  University College Dublin. Sin embargo, luego de su participación en manifestaciones y entrevistas en donde dice afirmaciones falsas sobre la COVID-19, la Universidad confirmó a medios locales que actualmente ya no imparte clases en dicha institución. 

De hecho, otras afirmaciones de Dolores Cahill sobre la COVID-19 ya han sido desacreditadas por otros verificadores en diferentes países. 

Por ejemplo, Factcheck.org en Estados Unidos, Mala Espina en Chile, Maldito Bulo en España y AFP Alemania.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.