La OMS no creó un cronograma para planificar la aparición de nuevas variantes de COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La OMS no creó un cronograma para planificar la aparición de nuevas variantes de COVID

Ni la OMS, ni ninguna otra entidad ha anunciado las fechas en las que la pandemia de COVID-19 terminará; tampoco está programada la aparición de nuevas variantes en fechas específicas.
1 de diciembre, 2021
Comparte

En redes sociales se difundió un supuesto cronograma de cepas que predice la propagación de las nuevas variantes de COVID-19, dicen que fue publicado por la OMS, la Fundación Bill y Melinda Gates, el Foro Económico Mundial, y la Universidad Johns Hopkins. Sin embargo, no hay registro de este cronograma en sitios oficiales y las fechas que indican no coinciden con las cepas que ya se detectaron. 

Esta tabla está dividida entre “cepa/variante” y “lanzamiento”. Contiene el nombre de las variantes ordenadas erróneamente con el alfabeto griego, a la par del supuesto mes y año estimado de la reproducción del virus que presuntamente inició en junio de 2021 y finaliza en febrero de 2023. 

Otros medios de verificación como Chequeado, Reuters y AFP, miembros del IFCN, también desmintieron la tabla que circula al menos desde julio de este año, y que se ha vuelto a compartir en redes sociales debido a la aparición de la nueva variante Ómicron.

Consúltalo: Variante Ómicron: Qué la distingue, dónde se detectó hasta ahora y por qué es ‘preocupante’ para la OMS

Las ´fechas de lanzamiento´ no coinciden con la realidad

El supuesto cronograma se ha difundido para sostener algunas teorías de la conspiración que aseguran que la pandemia fue planeada, pero como hemos aclarado en estas otras verificaciones, no hay nada que pueda probar que el virus SARS-Cov-2, responsable de la pandemia de COVID-19, haya sido creado de forma intencional. 

Además, en la tabla que compartieron los usuarios en las redes sociales no coinciden las fechas en las que se registraron las variantes Delta, Épsilon, Eta, Kappa, Lambda.

Según el “Cronograma”, la variante Delta supuestamente “se lanzó” en junio de 2021, pero los primeros registros de casos fueron en octubre de 2020; en el caso de Épsilon aproximadamente “llegaría” en julio de 2021, pero en realidad la OMS no la incluye en su tabla de variantes actuales; así como las variantes Eta y Kappa que se encuentran en estado de observación de acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). 

En cuanto a la variante Lambda, la tabla con desinformación dice que en enero de 2022 “saldría”, sin embargo al menos en México se presentaron 96 casos en agosto de 2021. Es decir, al menos 5 meses antes de “lo planeado”. 

A excepción de la variante Iota que se encuentra en las variantes de interés anteriores, con el resto de las variantes enlistadas con el alfabeto griego no hay datos oficiales de su existencia.

Entérate: Pfizer no cambió ‘secretamente’ su fórmula para las vacunas COVID de niños

Las variantes no se puede programar 

“No hay manera científica que pueda predecir cuándo aparecerá una nueva variante. Estas se manifiestan cuando los virus van mutando y ganando características que los hacen únicos”, declaró el Dr. Jorge Hernández Bello, integrante de la Sala de Situación en Salud por el COVID-19 de la Universidad de Guadalajara.

Eso depende de la tasa de replicación del virus en una determinada población y una selección natural de los mismos virus. 

“Los virus mutan de manera natural dentro de la replicación de la célula. Es muy común que tengan errores, esto son las mutaciones, harán que el virus pierda ventajas y finalmente se puede eliminar, pero también habrá las que hagan lo contrario y prevalezca en una población”, agregó.

El doctor Hernández Bello nos explicó que, contrario a lo que dice el falso cronograma, una variante del SARS-CoV-2 es el mismo virus pero con algunas mutaciones en su genoma; mientras que una cepa contiene tantas mutaciones que se transforma en un “ente” nuevo. Es decir, algo que ya no es SARS-CoV-2.

Agregó como ejemplo que la variante original que se llamaba SARS-COV-1 pasó a ser una cepa diferente, ahora denominada SARS-COV-2 y esa tiene todas las variantes o linajes que conocemos hasta ahora.

Conoce el origen de los datos

En la consulta de las fuentes encontramos que desde enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS), GISAID, Nextstrain y Pango, organismos de expertos en nomenclatura virológica y microbiana y comunicación han examinado la evolución de las variantes del SARS‑CoV-2.

En su seguimiento de las variantes sospechosas y priorizando el estatus de cada una de ellas, fueron clasificadas en dos categorías por sus siglas en inglés: “variante de interés” (VOI) y “variante preocupante” (VOC). También, dentro de la tabla autorizada por la OMS incluye el nombre de la variante, fecha y lugar de las primeras muestras documentadas y la fecha de designación, cuando un consejo científico asesora y confirma que es una variante preocupante.

Infografía Variantes COVID

Las variantes preocupantes aumentan la transmisibilidad, es decir, mayores casos más graves que incluyen hospitalizaciones o muertes por COVID-19 y disminuyen la eficacia de las medidas sociales y de salud pública o de los medios de diagnóstico, las vacunas y los tratamientos disponibles. Así lo documenta la OMS en su sitio web.

Actualmente estas son las variantes preocupantes:

Tabla de variantes preocupantes OMS

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Por otro lado, las variantes de interés son analizadas porque presentan cambios asociados a una menor neutralización por los anticuerpos contra una infección anterior o la vacunación, menor eficacia de los tratamientos o el aumento en la transmisión o gravedad de la enfermedad.

Tabla de variantes de interés COVID-19 OMS

Fuente: Organización Mundial de la Salud

En caso de detectar cambios importantes en los aminoácidos, la OMS asegura que  informarán a los países y a la población acerca de las medidas que debemos adoptar para reaccionar ante la variante y prevenir su propagación.

El Dr. Hernández Bello mencionó que estos cambios se refieren al momento en el que los virus mutan ocurren en el nivel del RNA. Este tiene la capacidad de producir proteínas que están compuestas de aminoácidos, mismos que pueden cambiar cuando hay una mutación.

Como conclusión, la OMS y otras instituciones no emitieron un cronograma que permita predecir cuándo llegarán las nuevas variantes de COVID-19. La tabla que circula en redes sociales es falsa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.