¿Para qué acuestan a los pacientes graves de COVID-19 boca abajo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Para qué acuestan a los pacientes graves de COVID-19 boca abajo?

Algunos pacientes de COVID-19 son acostados boca abajo ¿Por qué? Te explicamos qué es la posición Prono y cual es su útilidad en medio de la pandemia.
2 de junio, 2020
Comparte

En algunas publicaciones en redes sociales se dice que los pacientes con COVID-19 que están en terapia intensiva deben colocarse boca abajo para mejorar su condición. Aunque esto puede parecer extraño, tiene bases científicas y sí ayuda a los enfermos.

De acuerdo con el doctor José Javier Elizalde González, investigador y académico de la Facultad de Medicina de la UNAM, la pronación, posición prona o Decúbito Prono es algo que está descrito desde hace muchos años y que “tiene efectos muy interesantes sobre la oxigenación y la ventilación”, que son las dos funciones más importantes de los pulmones. 

¿Cómo funciona un pulmón? 

El especialista explica que el pulmón realmente tiene muchas funciones pero las dos más importantes son: oxigenar y ventilar. 

“La oxigenación se refiere a tomar oxígeno del aire ambiente que tiene 21% de este elemento. El pulmón toma el oxígeno que abunda en la naturaleza en forma gaseosa y lo mete a la sangre para que llegue a las células y puedan funcionar” señala.

La otra función es ventilar: “quiere decir que un gas volátil que nosotros producimos que es el dióxido de carbono tiene que eliminarse, lo producen nuestras células, viaja en nuestra sangre, llega al pulmón y lo tiene que extraer de la sangre, pasarlo a los alvéolos y eliminarlo”, explica.

De acuerdo con el especialista cuando estamos exhalando estamos eliminando nuestro propio dióxido de carbono. Pero un paciente que cae en paro o que  tiene una tromboembolia pulmonar masiva deja de eliminar dióxido de carbono y recibir oxígeno “eso es equivalente a la muerte porque quiere decir que la maquinaria celular se apagó”. 

Elizalde González comenta que esas dos funciones de oxigenar y ventilar, de manera muy compleja mejoran al acostarnos en prono. “Esto funciona tanto en pulmones normales o en sujetos con enfermedad de muchos tipos, incluidas las neumonías virales”, precisa.  

¿Qué tiene que ver la posición del cuerpo con el funcionamiento del pulmón?

“Los mecanismos son muy complejos, tienen que ver con una serie de situaciones pero básicamente se refiere a que el proceso de cómo entra en aire cambia, mejora y se redistribuye tanto la ventilación y la perfusión, que es la circulación o el flujo sanguíneo”, señala Elizalde González. 

Como ejemplo, el especialista pide que imaginemos un edificio en donde el flujo de aire es mayor en los departamentos de los pisos de abajo, pero disminuye en los de arriba. Esos departamentos se llaman alvéolos y cada persona adulta sana tiene alrededor de 460 millones.

“Eso es lo que sucede, en un pulmón en posición erecta como cuando uno está de pie o sentado la ventilación es mayor abajo y es menor arriba”, indica. Lo mismo ocurre con el flujo de sangre. “En las regiones de abajo, que llamamos regiones dependientes, el flujo de sangre es mayor y eso concuerda con la ventilación que es mayor y conforme consideramos regiones más arriba del pulmón se reduce la ventilación y el flujo de sangre”.

Sin embargo ese equilibrio entre ventilación y perfusión se altera en algunas enfermedades como la COVID-19. Y la pérdida de la relación normal entre la ventilación y perfusión es una causa, de varias que hay, de insuficiencia respiratoria aguda. 

“Lo interesante del asunto es que si los ponemos boca abajo mejoramos la distribución de la ventilación y la perfusión”, afirma el académico. 

De acuerdo con el especialista de la UNAM esta posición, para mejorar la ventilación y oxigenación del cuerpo, funciona en pacientes críticos intubados en terapia intensiva. Aunque reconoce que es algo que no se está haciendo con frecuencia en el mundo pues un trabajo reciente reportaba un uso de está posición en terapia intensiva de alrededor de 11%.

La pronación no sólo se usa en terapia intensiva

El doctor José Javier Elizalde González cuenta que también se puede usar la pronación en pacientes con neumonía que no están intubados pero sí están hospitalizados. Según el doctor Elizalde González esto requiere de mucha cooperación del paciente y mucha paciencia del personal de salud pues para que la maniobra funcione debe adoptar esa posición de 12 a 16 horas.

El especialista apunta que en casa también se puede utilizar esta maniobra, siempre y cuando se explique a detalle cómo realizarla de forma correcta y cuidando ciertos aspectos específicos en el paciente. A nivel de la casa, hay que explicar para qué sirve y porque son las 12 horas. 

Elizalde González publicó en la revista Medicina Crítica, respecto al estudio de caso de dos pacientes con SARS-COV-2 que fueron tratados en sus domicilios de forma exitosa. 

¿Hay alguna consecuencia negativa? 

El especialista señala que puede ser incómodo, se hincha la cara por la presión, sobre todo en individuos graves que están en terapia intensiva y no se pueden girar solos. Por eso el equipo médico debe cuidar la piel del paciente y todos los tubos a los que éste esté conectado, pues de lo contrario los tubos se pueden salir de lugar. 

Un paciente que ha sido pronado también puede tener abrasiones de la cornea, caída de la presión arterial y lesiones del plexo braquial que es una estructura nerviosa que nos permite mover el brazo de forma circular. 

Sin embargo, si la maniobra se realiza adecuadamente y bajo el cuidado de personal profesional, “no debe tener complicaciones importantes fuera de alguna abrasión o hinchazón”, señala Elizalde González. En este video educativo puede verse un ejemplo de cómo se ejecuta adecuadamente esta maniobra en un paciente sedado. 

¿La pronación se aplica en pacientes de COVID-19?

De acuerdo con el académico de la UNAM esta posición no se usa en todos los casos y en algunos se está haciendo mal. Pero ya se está investigando en México para saber los resultados de esta posición en paciente con COVID. 

“Hay algunos colegas que no creen en esto, lo ven como una cosa de menor importancia pero disminuir la mortalidad nada más por esa posición no es cosa menor”, señala el experto. 

Por otra parte, una nota publicada en Redacción Médica sostiene que el Ministerio de Sanidad de España, en su documento técnico para el Manejo clínico del COVID-19 en UCI, señala dos casos en los que esta técnica es conveniente para pacientes con coronavirus: cuidados intensivos pediátricos y ventilación mecánica invasiva.

Aunque también reconoce que no en todos los casos se puede efectuar esta posición como por ejemplo en pacientes con presión intracraneal, hemoptisis masiva, cirugía traqueal o esternotomía en los 15 días previos. Trauma o cirugía facial en los 15 días previos, trombosis, inserción de marcapasos en los últimos dos días, columna inestable o fracturas pélvicas y embarazadas, la posición Decúbito Prono está contraindicada. 

Por otra parte, el profesor de medicina pulmonar y cuidados intensivos de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Panagis Galiatsato, explicó a BBC que “muchos de los pacientes con coronavirus no están oxigenando bien sus pulmones y eso los daña. Y aunque en los centros médicos les administramos oxígeno, en ocasiones parece no ser suficiente. Y así, lo que hacemos es acostarlos boca abajo para permitir que los pulmones se vuelvan a expandir”.

Incluso, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS)  recomienda la pronación para los pacientes con COVID-19 que sufren del síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA).

“La ventilación mecánica en decúbito prono está muy recomendada en los pacientes adultos con SDRA grave, y puede considerarse en los pacientes pediátricos, aunque para llevarla a cabo sin riesgos se requiere un número suficiente de profesionales experimentados”, señala. 

¿Qué dice la evidencia científica al respecto?

En 2009 se publicó un estudio en Archivos de Bronconeumología que concluyó: “Durante los últimos 20 años numerosos estudios han demostrado la mejoría de la oxigenación con el decúbito prono en pacientes que presentan SDRA. En la actualidad existe una fuerte evidencia de que el decúbito prono no mejora la mortalidad y tampoco disminuye los días de ventilación mecánica en estos pacientes”.

Sin embargo, otro estudio publicado en 2013 en la revista científica The New England Journal of Medicine concluye que: “En pacientes con SDRA grave, la aplicación temprana de sesiones prolongadas de posicionamiento prono disminuyó significativamente la mortalidad a los 28 y 90 días”. En este caso, la muestra fue de 237 pacientes dentro del grupo en posición decúbito prono y 229 en supino: “La mortalidad a los 28 días fue de 16.0% en el grupo prono y del 32.8% en el grupo supino (boca arriba)”.

En 2017, otro estudio publicado en Anales de la American Thoracic Society concluyó que: “es probable que el posicionamiento prono reduzca la mortalidad entre los pacientes con SDRA grave cuando se aplica durante al menos 12 horas diarias”. 

Respecto a los primeros indagatorias sobre el uso de esta técnica en pacientes con COVID-19, en la revista The Lancet se publicó un estudio el primero de mayo que describe “el curso clínico y los resultados de los pacientes críticos con neumonía por SARS-CoV-2” en China. 

En esta investigación, se revisó la situación de 52 pacientes adultos en estado crítico con neumonía por SARS-CoV-2 que ingresaron en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital Wuhan. Compararon Síntomas, comorbilidades y tratamientos de pacientes. Una de sus observación fue que el 10%  (2) de los sobrevivientes fueron puestos en posición Prono.

 

El Sabueso es uno de los más de 91 verificadores de hechos de 40 países que forman la alianza coordinada por la Red Internacional de Verificación de Hechos para desacreditar la información falsa relacionada con el coronavirus. Encuentra las verificaciones de esta alianza internacional con los hashtag #CoronaVirusFacts y #DatosCoronaVirus , o visita esta página.

Consulta también nuestro micrositio con todas las verificaciones que hemos hecho hasta el momento sobre el Covid-19.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.