Tomar cerveza no reduce el riesgo de morir por una picadura de alacrán
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

No, tomar cerveza no reduce el riesgo de morir por una picadura de alacrán

27 de octubre, 2021
Comparte

En Facebook circula una publicación en la que aseguran que estar ebrio impide que la picadura de alacrán sea dañina, pero es falso, de acuerdo a especialistas consultadas las personas alcoholizadas pueden ignorar los síntomas y con ello acudir de manera tardía a la atención médica. 

La publicación ha sido compartida en más de 168 mil ocasiones, tiene más de 13 mil reacciones, y ocasiona que los usuarios tengan comentarios como “ya vessss, ni nos hubiera pasado nada si nos picaba” y “esta es información que cura”. 

Hoy precisamente me pico este alacrán la verdad es que no sentí dolor ni ningún síntoma (sic) el doctor me preguntó que si había ingerido bebidas alcohólicas en las últimas horas (la verdad es que si todo el fin) entonces me comentó que debido al alto contenido de alcohol que tenía  en la sangre el veneno no se esparció más bien se neutralizó”, se puede leer en la publicación. 

El alcohol no impide el paso del veneno

“Científicamente no hay evidencia de que algo así pueda ocurrir, no está comprobado… Ni en la Norma Oficial Mexicana, ni en las guías de atención a intoxicación por alacrán viene algo relacionado con el alcohol, ni como remedio, ni que se haya demostrado que corta el veneno”, comenta la médica Anai Romero. 

“El andar alcoholizado puede hacer que no se den cuenta de la picadura o confundan los síntomas, y no busquen atención en urgencias y por ende tengan un peor cuadro clínico”, comenta la médica Isis Bedolla. 

El Sabueso realizó una búsqueda en las guías de atención médica para intoxicación de alacrán, pero no se encontró tal dicho, ni algo parecido. 

También se buscó en artículos científicos, entrevistas o documentos oficiales de universidades e instituciones públicas de salud pero no se encontró algo parecido. 

Romero explica que, contrario a lo que dice la publicación, no todas las especies son de importancia médica y no todos no van a provocar una alteración sistémica. 

Por eso, agrega Bedolla, el alacrán puede picar y lastimar, pero no insertar el veneno. 

En el caso de los venenosos reconoce Bedolla que “depende de la cantidad del veneno y del tamaño del paciente”. Y pone un ejemplo. “Es más riesgo que un alacrán le pique a un niño que a un adulto porque el veneno se distribuye en menos metros cuadrados”. 

Además, comenta Bedolla, la publicación ignora una situación de la medicina de emergencias relacionada a las picaduras de alacrán. Los pacientes suelen creer  que sí hay picadura, pero nunca se encuentra el sitio de la supuesta punción. 

Tanto la opción de que el alacrán no era venenoso, como el que no insertó el suficiente veneno o el que ni siquiera le picó,  detalla Bedolla, pueden ser la razón de que el joven esté bien y lo ataña a otra situación, como tomar alcohol. 

A esta misma conclusión llega Romero. “Pudo tener un alacranismo leve, pero no está relacionado al consumo de alcohol”, dice la médica.

Ni hierbas, ni leche, ni torniquetes son lo recomendado para intoxicaciones severas

De acuerdo con un artículo publicado por la organización Medicina Interna México en Medigraphic, hasta 2005 se podían enlistar 98 tratamientos populares ingeridos o aplicados para supuestamente curar la intoxicación por veneno de alacrán. 

Pero científicamente no se ha podido comprobar su eficiencia, refiere el artículo y las especialistas consultadas. 

“El éxito aparente de los remedios caseros en los casos de picadura por alacrán (es porque) no (es) venenoso”, detalla la publicación. 

Algunos de los más usados son ingerir ajo con tabaco, agua hasta llenarse, leche, cacahuananche con sal, huevo crudo, jugo de limón, té de coyotomate y hasta la unción de cloro en el sitio de la picadura para luego darse un baño.

En cuanto a técnicas también están el uso de un torniquete entre la zona de la picadura y el corazón, el uso de compresas heladas o el uso de crioterapia.

La médica Anai Romero explica que “lo que causa el efecto del alacranismo de gravedad -envenenamiento o intoxicación- es una alteración en la membrana celular, sobre todo en los canales de calcio y de potasio”. Por ello, no se ha comprobado el beneficio de esas técnicas para el paciente, a ese nivel celular. 

Tal vez te interesa: Calderón no besó la bandera de España en un acto público, la imagen fue manipulada 

Un caso grave de picadura sí necesita del antídoto 

De acuerdo con un artículo de la revista Medigraphic cada cuadro clínico es diferente y esto sucede porque “se relacionan con la edad, el peso y las condiciones de salud del paciente al momento de la picadura, cantidad del veneno inoculado y tiempo transcurrido entre la picadura y el acceso a la atención médica”. 

El propio artículo refiere que entre más tiempo transcurra entre la picadura y el acceso a atención médica es mayor el peligro.

Las personas, detalla el artículo, se pueden dar cuenta de la picadura en un tiempo muy variado, desde los 4 minutos siguientes a la picadura y hasta las dos horas. En casos de personas asintomáticas, los síntomas se pueden hacer presente entre 24 y 48 horas después. 

Dependiendo de los síntomas, comenta la médica Bedolla, se revisará si es necesario el uso del antídoto anti alacrán. En casos graves, el antídoto será necesario. 

Para detectar la gravedad, explica Romero, existe la Norma Oficial Mexicana 033 que les ayuda a hacer el diagnóstico correspondiente. 

Según la Guía práctica de clínica para la intoxicación por veneno de alacrán del Gobierno Federal, los síntomas de emergencia son hipertensión, fiebre, disminución del tamaño de la pupila y del cristalino del ojo, sensibilidad a la luz, coloración azul en la piel, movimientos rápidos e involuntarios de los ojos, pérdida de la visión, convulsiones, taquicardia, arritmias cardiacas e insuficiencia cardiaca. 

Pero con o sin la presencia de estos síntomas, las personas deben acudir al médico para su evaluación, detalla el artículo de Medigraphic y las especialistas consultadas

En conclusión: es falso que la ingesta previa de alcohol ante una picadura de alacrán ayude a evitar el esparcimiento del veneno. Por el contrario, la persona podría presentar un cuadro clínico más complicado, pues las personas bajo los efectos del alcohol no pueden distinguir síntomas y tardan en acudir a una atención médica.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.