Este dicho sobre el cáncer y el uso de plástico no tiene sustento
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Este dicho sobre el cáncer y el uso de plástico no tiene sustento

Hay que precisar que existen muchos tipos de cáncer y su origen se debe a diversos factores, pero de momento ni el plástico, ni el microondas son considerados como factores que causen cáncer.
4 de junio, 2021
Comparte

Un mensaje que circula por  WhatsApp y Facebook asegura que  las causas del cáncer son  usar el microondas y poner bebidas o comidas calientes en recipientes de plástico, pero la evidencia científica muestra que cuando los utensilios plásticos son utilizados de manera adecuada no pueden causar cáncer. 

El mensaje compartido cientos de veces dice: “La Asociación Americana de Médicos contra el Cáncer dio las respuestas para las causas del cáncer (sic)”. 

El texto aconseja, entre otras cosas, no tomar café o té en vasos de plástico, no tomar nada caliente en vasos de plástico, y no calentar comida en el horno de microondas usando material de plástico. 

Una asociación que no existe

Lo primero es que la “Asociación Americana de Médicos contra el Cáncer” que cita el texto con información falsa no existe. En una búsqueda de asociaciones relacionadas contra el cáncer, no se encontró tal asociación. 

El Sabueso también buscó declaraciones similares realizadas por asociaciones como la Sociedad Americana contra el Cáncer y la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer, pero no encontró que alguna de éstas asegure  que el plástico o el microondas son la causa del cáncer.

Bajo uso adecuado no hay riesgo

Parte de la desinformación sustenta que el plástico es un peligro, pero según organizaciones que estudian el cáncer como Breast Cáncer, asociaciones como la Española Contra el Cáncer y  la propia Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos explican que no existen pruebas de que el plástico lo cause. 

Los tres organismos coinciden en que el uso del plástico en contenedores alimenticios es seguro bajo las recomendaciones del fabricante y siguiendo algunas recomendaciones , como evitar exponerlos al fuego directo o golpearles hasta que se desfiguren. 

Es decir, según las fuentes consultadas: Los recipientes de plástico no se consideran peligrosos si se usan  adecuadamente, y estos se encuentran en buenas condiciones. 

Pero esto no significa que el plástico no tenga algunas cosas importantes a saber sobre su uso en alimentos. La FDA reconoce que cuando utilizamos recipientes, especialmente para transportar agua y enlatados, pequeñas cantidades de los materiales se adhieren a los alimentos que consumimos. 

Afortunadamente los reportes de la FDA indican que estas pequeñas cantidades no representan un peligro y que el organismo del cuerpo humano es capaz de procesarlo. 

Para leer: Es falso que el uso de mascarillas afecte así la salud de los niños

Bisfenol, el material que preocupa 

El detalle, explican las referencias mencionadas, es que la mayoría de botellas de plástico y encubrimiento de latas tienen un material llamado bisfenol, que se usa desde 1960 y que en grandes cantidades -como al ser inyectado dentro del cuerpo- puede ser nocivo para la salud. 

El bisfenol o BPA, explica la organización sin fines de lucro Breast Cáncer, funciona como disruptor hormonal, pues bloquea o imita al estrógeno u otras hormonas, rompiendo el equilibrio normal del cuerpo. 

Y “debido a que el estrógeno en las mujeres estimula el crecimiento de las células mamarias, la exposición a esta hormona durante periodos prolongados ininterrumpidos puede aumentar el riesgo de que se forme cáncer de mama”, detalla la organización en su sitio web. 

Si bien es cierto que es imposible que nos inyectamos bisfenol, se trata de un material que las autoridades sanitarias mantienen en constante reevaluación para asegurar que no es potencialmente dañino en dosis más pequeñas que una inyección. 

Es por precaución que las autoridades piden no colocar al fuego directo los recipientes o golpearlos hasta desfigurarlos, para evitar que una mayor cantidad de este material se adhiera a los alimentos. 

La FDA sostiene que mientras se tenga un uso adecuado de los plásticos este es seguro.  

Un microondas, una radiación inofensiva

Otra parte de la desinformación que circula es que usar el microondas produce cáncer, pero asociaciones que cuentan con evidencia científica niegan que esto sea verdad.

El Instituto Nacional del Cáncer, de Estados Unidos,  explica que las ondas del microondas son un tipo de radiación conocida como “no ionizante”, que significa que es baja de energía, lo cual impide que pueda eliminar un electrón (partícula negativa) de un átomo o molécula. 

De hecho este tipo de radiación también la tienen las ondas de radio y las líneas de telefonía móvil. 

Y este tipo de radiación, aclara el Instituto, en la mayoría de los casos no produce cáncer, por lo que es seguro su uso. 

La propia Organización Mundial de la Salud detalla que los microondas son seguros “siempre y cuando se usen bajo las instrucciones del fabricante, (sic), pues se necesitan tomar varias precauciones, con respecto a la exposición potencial, las quemaduras térmicas y la manipulación de los alimentos”. 

Este tema también fue verificado por el equipo español de Matilda.es quienes entrevistaron a Alberto Nájera, académico de la Universidad de Castilla La Mancha y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud en España. 

Las conclusiones que dio el académico es que la radiación no ionizante que tienen los microondas, incluso utilizada intensamente, no puede producir un proceso cancerígeno. 

“A los niveles de exposición habituales, el único efecto es el térmico y sus repercusiones, las derivadas de ese calor inducido, como las quemaduras”, explica Nájera.

Consejos para disminuir riesgos 

Parte de lo que sostiene la organización Breast Cancer es que al saber el riesgo de un uso inadecuado, es mejor tener un uso medido del plástico y de productos enlatados. 

Por ejemplo, recomienda llevar agua en contenedores de vidrio, acero o cerámica, y en caso de usar una botella de plástico revisar qué número tiene dentro del señalamiento de reciclado, si es 1 recomienda no volver a rellenarla y tirar la botella. 

En el caso de bebés pide reducir la ingesta de alimentos enlatados y revisar que las mamilas digan en sus etiquetas “sin BPA”. 

También se recomienda evitar cocinar alimentos en contenedores de plástico o usar bolsas mientras se hornea o se coce a vapor. 

El cáncer se debe a diversos factores 

Hay que precisar que existen muchos tipos de cáncer y su origen se debe a diversos factores. 

El cáncer puede distribuirse en un órgano o en varios órganos y comúnmente tiene la capacidad de atacar un órgano y luego extenderse por todo el cuerpo. 

Según la enciclopedia médica de Mayo Clinic, le llamamos cáncer al desarrollo de un error en las células, que termina por producir células anormales, que luego se dividen de manera incontrolable y tienen la capacidad de infiltrarse en el tejido corporal, para finalmente destruirlo. 

Como ya lo habíamos mencionado, esta producción de células anormales puede suceder por diferentes factores. Por ejemplo, puede ser por mutaciones genéticas de nacimiento, que implica que las hayas heredado de tus padres. A este tipo de factor se le conoce como “factor de tipo hereditario”. 

También está el “factor del origen de la exposición” que significa el contacto prolongado del cuerpo humano con agentes cancerígenos. Le llamamos agentes cancerígenos a cualquier sustancia que al exponerse por un tiempo prolongado aumenta la probabilidad de que las personas desarrollen un tumor maligno. 

La enciclopedia medicoplus señala que hasta el momento se han identificado 118 agentes cancerígenos, de los que debemos tener precauciones para evitar el desarrollo del cáncer. 

Estos agentes cancerígenos los dividimos en dos categorías: físicos y químicos, y biológicos.

Por ejemplo, un agente cancerígeno físico y/o químico puede ser el alcohol, el tabaco o la exposición a los rayos ultravioleta, la contaminación ambiental, los rayos X, el aluminio y la combustión del carbón. 

Mientras que algunos ejemplos de la causa biológica son el hepatitis B y C, y el Virus del Papiloma Humano (VPH). 

 

En conclusión, no hay evidencia de que el plástico combinado con el calor de una bebida o de un microondas pueda provocar cáncer, pero se debe de tener cuidado de exponer los recipientes de plástico a una temperatura excesiva o a golpes que le desfiguren, pues en exceso las sustancias que componen el plástico pueden ser nocivas para la salud.

Como existe la posibilidad de un mal uso del plástico, se recomienda tener cuidado al usarlo y disminuir el uso de este, sustituyendo por otros materiales como vidrio, acero o cerámica. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.