Protestas feministas no iniciaron con este gobierno, son años de lucha
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Protestas feministas, una lucha de décadas que no inició este sexenio y que aún tiene mucho por lograr

La preocupación de las autoridades no debería ser las formas de manifestarse sino las razones por las que se están dando estas protestas, dicen expertas consultadas.
9 de marzo, 2021
Comparte

Ante los reclamos feministas y sus manifestaciones en el país, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que “antes no habían esas protestas”, que empezaron con su gobierno y que el objetivo es lanzarse en contra de su administración.

Consultada por Animal Político, Presidencia dijo que los dichos del mandatario se daban en el contexto de la “violencia de parte de los manifestantes”, con la idea de que antes no había ese nivel de intensidad en los reclamos. 

“Esto es nuevo, estas protestas en contra del gobierno con la bandera del feminismo, cuando en realidad todo esto está impulsado por el conservadurismo que está sintiendo afectado sus intereses y privilegios”, insistió este 9 de marzo, luego de la protesta masiva. 

Sin embargo consultamos a especialistas en temas de Género, quienes explicaron que la lucha feminista en México no comenzó hace 3 años ni nació para oponerse a López Obrador, es una batalla de décadas en contra de un sistema machista, años de descomposición social, feminicios e impunidad.

Los reclamos hacia el gobierno por la falta de seguridad y justicia para las mujeres se han dado desde sexenios previos, e incluso en estados donde gobiernan partidos distintos. 

Y además las especialistas señalaron que lo más importante no es cuestionar las formas de la movilización —como hizo el presidente—, sino las causas. 

Lo importante no es juzgar la forma de manifestarse, sino las razones 

Para Rebeca Ramos directora de GIRE, el decir que la lucha feminista antes no era violenta  es un error. 

“Por ejemplo, las sufragistas a principios del siglo pasado por supuesto que rompían cosas y por supuesto que había algunas formas violentas de manifestación, pero el tema aquí más bien es medir esas formas de algunas de las manifestantes que pueden considerarse violentas en términos de la rabia acumulada que estas injusticias provocan, entonces el pensar que esto que sucede en 2021, es algo de los centennial y millennials, es no conocer la historia de la movilización social en general y de las movilizaciones feministas”. 

“En lugar de fiscalizar las formas de manifestación deberíamos de centrarnos en los problemas de fondo que provocan que las mujeres tengamos que salir a las calles a exigir cuestiones tan básicas como mantenernos con vida, mantenernos en ambientes libres de violencia, de no ser acosadas por qué entonces se vuelve a fiscalizar el comportamiento de las mujeres”.

Las autoridades se tienen que centrar en resolver y en ir mejorando la situación de vida de las mujeres. No es posible que no podamos salir a la calle tranquilas, ni que podamos quedarnos en las casas sin que nuestra vida esté en riesgo, los retos son grandísimos. Tenemos que identificar en dónde está el problema y no distraernos en las maneras de manifestarnos”, dice Ramos.

¿Las manifestaciones feministas son algo nuevo? 

Rebeca Ramos, directora ejecutiva de GIRE, explicó que el incremento en la violencia durante las manifestaciones de mujeres “se debe a la incapacidad de las autoridades de dar respuestas claras y mucho más concretas a las exigencias que tenemos y por supuesto al contexto”.

El año pasado, por ejemplo, empezábamos 2020 con los feminicidios de Fátima y de Ingrid

Y este año de pandemia las cifras de violencia intrafamiliar aumentaron.

“Las medidas de distanciamiento social el #QuédateEnCasa, parecían medidas de seguridad para todas las personas y lo que sucede con las mujeres es que el quedarte en casa es para muchas quedarse en un ambiente de violencia, las cifras están ahí, el cómo aumentó la violencia intrafamiliar”. 

Lo anterior es evidente: el 2020 cerró con 220 mil 28 denuncias por violencia familiar, el mayor número desde que se tiene registro, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Además, hubo 689 mil 388 llamadas de emergencia al 911 por violencia familiar. Es decir, una cada 45 segundos.

Ramos precisa que “esto es algo que lleva años de descomposición social”, pues al menos desde los 90 ya se hablaba de feminicidios, con los casos de las mujeres asesinadas de Ciudad Juárez, o en Ecatepec, en Veracruz. 

“Esto ha venido escalando y las mujeres no vemos que haya resultados de fondo, y por supuesto que hay una rabia acumulada, y hay mucho enojo social, y me parece que lo que no ha ayudado en los últimos tiempos son las declaraciones del presidente haciendo a un lado las luchas feministas y centrándose únicamente en el tema de la justicia social”, señala la directora de Gire. 

La especialista reconoce que es fundamental contextualizar que la exigencia por los derechos de las mujeres se viene gestando desde hace muchos años. 

Por ejemplo, Rebeca narra que en la década de los noventas durante el inicio de Salinas de Gortari fue cuando Gire se gestó “y no era un tema de oponernos al presidente, era la preocupación que implicaba en aquella época la información en torno a los derechos reproductivos de las mujeres”.

“Es un ejemplo para contextualizar y desmentir este tema que el presidente ha puesto sobre la mesa de que casi casi es una oposición politica en su contra, el feminismo sí es politico pero el objetivo es enfrentarnos al sistema que pone a las mujeres en una situación de discriminación y de violencia y esto no nació hace 3 años”, agrega Rebeca Ramos.

No se puede reducir el feminismo a una manifestación 

Diana Marenco Sandoval, Académica de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, enfatizó que no hay un solo feminismo ni un solo movimiento pues “el movimiento feminista no es algo que abarque a todas las feministas al mismo tiempo desde todos los lugares”. 

En este sentido, la académica explica que hay quien va incursionando en el movimiento y quienes ya llevan muchos años. Además comentó que el movimiento feminista se vive diferente en cada lugar del país, pues no es igual el de las comunidades rurales al del norte, porque los contextos son distintos.

“Hay un error al observar el fenómeno de los movimientos feministas a la luz de las marchas”, dice Marenco Sandoval. 

“Las mujeres marchamos pocas veces al año, pero los movimientos feministas son mucho más que una marcha. Por supuesto que se tienen que atender las causas de fondo y se tienen que atender nuestras demandas legítimas, se tienen que atender los abusos, la desigualdad en la que vivimos, la violencia, el menosprecio, la discriminación, eso es lo que se tiene que atender, y discutir los feminismos a partir de las manifestaciones, entonces es que no estamos entendiendo nada”, señala. 

La académica menciona que la lucha feminista se vive todos los días, “es una lucha por erradicar la violencia en la que vivimos, me comprometo con eso, no es una marcha, es una lucha de todos los días. Yo haría un llamado a que se entienda en esa dimensión”. 

La también análista del discurso destaca que el presidente no está comprometido con la causa feminista pero el problema no es ese, sino que ninguna institución en nigún nivel de gobierno lo está.

“El feminismo no es un valor que esté presente ni desde nuestra sociedad, ni desde nuestras instituciones  y por consecuencia tampoco lo está dentro de las instituciones políticas y dentro de ningún poder”. Y las luchas feministas justo buscan llevarlo a todas estas dimensiones. 

“Yo exigiría que no solo el presidente estuviera comprometido con la causa feminista sino todos los otros poderes y todo el entramado social”, señaló. 

Algunas manifestaciones de los últimos sexenios

Tan sólo en los 10 años anteriores a que López Obrador asumiera el poder como mandatario federal, en la Ciudad de México se registraron al menos 124 protestas de mujeres, tanto en espacios digitales como en la calle.

Así lo documentó la organización CIMAC en el informe “Movilizaciones feministas en la Ciudad de México 2007-2017”.  CIMAC encontró que “en 2014 se observó un crecimiento de las protestas de feministas en la urbe. En 2015 ya fueron 16 manifestaciones, en 2016, 24, y en 2017, 26”. 

También detectó que gran parte de las manifestaciones que se realizaron en la calle se atribuyen a fechas emblemáticas como el día de la mujer, pero también responden a casos emblemáticos de violencia de género. 

A continuación, una muestra de esas protestas que se dieron antes de que López Obrador llegara a la presidencia: 

Justicia por los feminicidios, 2013

En 2013, la Coordinadora 8 de Marzo Combativo, un grupo de organizaciones de mujeres, convocó a  marchar para denunciar todos los casos de feminicidios en el país.

Medios como Desinformemonos narraron que a la manifestación en la Ciudad de México se sumaron madres que integran el Comité de Madres de Juárez.

Manifestaciones por el caso de Yakiri Rubio en 2014

Yakiri Rubí Rubio fue violada en diciembre de 2013. Pero fue encarcelada porque uno de los hombres que la atacó murió luego de que ella se defendiera con la misma navaja con la que fue agredida. 

Pasó 86 días presa, hasta que el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal reclasificó su delito de homicidio calificado a homicidio en “exceso de legítima defensa”. 

Durante este periodo, hubo varias manifestaciones de mujeres que pedían justicia por su caso. Por ejemplo, La Jornada informó el 18 de enero de 2014 que “desde la nueve de la mañana se manifestaron en las puertas de la sede de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, para exigir el desistimiento de la acusación de homicidio”.

El Financiero también documentó el 9 de marzo que “decenas de mujeres encapuchadas se manifestaron por la pronta resolución del caso”. Durante esta protesta las manifestantes lanzaron pintura roja a la entrada principal del Hotel Alcázar.

En 2016 #VivasNosQueremos

El 24 de abril de 2016 se realizó una manifestación tan grande que incluso medios internacionales como El País retomaron las dimensiones de esta movilización:  “más de 6,000 mujeres se manifestaron en la Ciudad de México para pedir fin al machismo y a la violencia de género”.

“El llamado #24A puede considerarse como la manifestación feminista más nutrida de la historia de México, pues en ningún otro momento del pasado se había alcanzado un número tan elevado de personas convocadas por grupos feministas para protestar públicamente” describió Karla Motte, quien precisó que “se llevaron a cabo en 27 ciudades del país”.

El 25 de noviembre de ese mismo año colectivos de mujeres realizarán varias movilizaciones para pedir la erradicación de la violencia contra las mujeres.

 

Justicia por Lesvy Berlín en 2017

El 3 de mayo de 2017 el cuerpo de Lesvy Berlín fue hallado colgado del cuello en una caseta telefónica al interior de Ciudad Universitaria, en la capital del país. Por ello, grupos de mujeres en la Ciudad de México y en otras ciudades como Guadalajara se manifestaron para pedir justicia por su feminicidio, que al principio fue catalogado por la autoridades como un suicidio.  

Justicia para Mara, en Puebla

Las manifestaciones feministas no sólo ocurren en la Ciudad de México, donde se centraliza el poder federal. En 2017 mujeres protestaron en diferentes puntos del país, por el caso de la joven Mara Castilla, asesinada tras tomar un taxi de la empresa Cabify en la ciudad de Cholula, Puebla.

La última marcha feminista antes de AMLO

El 25 de noviembre de 2018, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, se realizó la última marcha feminista antes de que AMLO tomará la presidencia. 

En ese acto, El Monumento a la Madre, en la CDMX, quedó lleno de cruces rosas. Irinea Buendia, madre de Mariana Lima, asesinada en el Estado de México en 2010, tomó el micrófono para emitir el pronunciamiento de las familias de las víctimas y el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

La activista dijo que Enrique Peña Nieto al concluir  su sexenio con un saldo negativo y el peor escenario de violencia que impacta en la vida y seguridad de las mujeres.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.