Qué es el síndrome de inflamación multisistémico y cómo afecta a niños tras tener COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Qué es el síndrome de inflamación multisistémico y cómo afecta a niños tras tener COVID

Se estima que 6 de cada 10 niños de los que enfermen tendrán que acudir a terapia intensiva para aliviar la inflamación en organos.
12 de marzo, 2021
Comparte

Jaime es un niño de 10 años. En noviembre enfermó por COVID-19. A las tres semanas de recuperarse, comenzó a tener fiebre y le duró por más de cinco días. La familia sospechaba que era una reactivación de la enfermedad, pero lo cierto es que Jaime tenía el síndrome de inflamación multisistémico. 

Este síndrome significa que dos o más de sus órganos tienen una inflamación aguda que debe ser atendida de manera urgente, en un hospital

De momento, la medicina lo clasifica como un nuevo síndrome y lo relaciona con que previamente, o en ese momento, las personas enferman por COVID-19. Y si bien le puede suceder a cualquier persona, se relaciona más con niños. 

El doctor Jorge Baruch, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM y responsable de la Clínica del Viajero, relata que aunque no existen diferencia de si afecta más a hombres que a mujeres, “se ha observado, por casos en Estados Unidos, que 7 de cada 10 personas que desarrollan el síndrome son de origen hispano”. 

Diagnóstico a tiempo 

Este síndrome no es común. Es decir, la mayoría de los niños que enferman por COVID-19 no lo van a presentar. Pero es una de las expresiones médicas más graves para niños, pues 6 de cada 10 de los que enfermen tendrán que acudir a terapia intensiva, asegura el doctor Rodolfo Jiménez Juárez, jefe del departamento de infectología del Hospital Infantil de México

Para evitar cualquier gravedad, Rodolfo enfatiza que lo primero es estar alerta a los síntomas del menor durante o después de que enferman por COVID-19.

El primer signo de alerta es que tenga cinco días de fiebre. Además, puede verse acompañado de dolor abdominal. Este síndrome implica que pueda tener dolor y fallas en corazón, pulmones, hígado, riñón y el cerebro. 

Jiménez explica que al ser un síndrome nuevo todavía es complicado de diagnosticar, y para confirmar un caso así lo primero que se debe de hacer es verificar el contacto del virus con el menor. 

Lo que se hace es una prueba COVID. En el caso de los niños asintomáticos, revela, las pruebas de antígeno pueden dar falsos negativos pues son pruebas menos sensibles y la carga viral es muy poca para reflejar la enfermedad. En el caso de la PCR, puede dar un falso negativo cuando se hace a un tiempo muy lejano del primer contacto con el virus. 

“Por eso, aún y cuando las pruebas den negativo, revisamos si algún miembro cercano enfermó, y con ello podemos dar el siguiente paso para confirmar o descartar la enfermedad”.

“Después vemos que tenga los síntomas respiratorios. Evaluamos su tiempo de evolución. Y revisamos lo que se considera como sistémico: si tiene fiebre, qué tan rápido late el corazón, si tiene taquicardia, y si su presión arterial es baja, eso es lo más importante”, agrega Jiménez. 

Ahí es cuando comienzan a dar un tratamiento que ayude con los síntomas, y se toman estudios médicos, comúnmente una biometría, un estudio de la sangre, para saber si hay inflamación en el sistema. 

“También evaluamos cómo está el niño en su estado alerta, si tiene alguna alteración neurológica, y si tiene dolor abdominal”, comenta el médico.

En la mayoría de los casos de  quienes enfermen se eliminarán las inflamaciones con atención médica, pero no se descarta que después pueda haber síntomas crónicos o persistentes.

Un síndrome nuevo

En 2020, platica Jiménez, se hizo una revisión sistemática de los casos estudiados en el mundo y se concluyó que hasta el 31 de julio de ese año habían 650 casos descritos en la literatura médica

“Todavía no hay muchos aportes sobre el síndrome, lo que estamos haciendo es darle seguimiento a los niños que les dio COVID, y hay algun porcentaje que tiene síntomas persistentes, sobre todo los pacientes más graves, pero es algo que apenas estamos empezando a conocer en pediatría”, precisa el encargado de infectología. 

Por su parte el doctor Baruch comenta que “aún se está descubriendo cuáles son las causas que originaron este síndrome, y cómo podemos dar el mejor tratamiento para detectarlo a tiempo”.

Lo que ha ayudado a los médicos a distinguirlo es que comúnmente los sistemas afectados son el gastrointestinal, cardiovascular, hematológico y el respiratorio.

Similitudes con la enfermedad de Kawasaki 

Los primeros casos registrados en la literatura médica ocurrieron en Inglaterra, Reino Unido. 

“Se empezó a ver que en Inglaterra había un mayor número de niños que tenían el antecedente del COVID, y tenían un cuadro sugerente de la enfermedad de Kawasaki. Así fue como se comenzó a describir este síndrome”, relata Jiménez.

La enfermedad de Kawasaki inflama las paredes de los vasos sanguíneos. Su síntoma similar es que quienes enferman presentan fiebre por más de 5 días. 

Pero además, la piel  se pone roja. Hay conjuntivitis (ojos rojos), lagañas, la lengua pareciera color rojo como si se hubiera comido una paleta de fresa, los labios toman un color rojizo y se quiebran, mientras que las  manos y las plantas de los pies se pueden hinchar

Precauciones

Cuando un niño esté en contacto con algún enfermo por Covid-19 lo recomendable es vigilar que no desarrolle síntomas de la enfermedad, y que en las siguientes semanas tampoco desarrolle fiebre por más de 5 días, y dolor abdominal. En caso de que sea así, hay que acudir con el pediatra o el médico familiar. 

Como los niños no soportan el cubrebocas todo el tiempo, lo recomendable es no acudir con ellos a multitudes como plazas, tianguis o cualquier lugar donde haya mucha gente. Y en caso de que alguien enferme, aún así sea de resfriado, esa persona deberá usar cubrebocas en casa. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.