Qué está pasando en el acuario de Veracruz: riesgos e irregularidades
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Qué está pasando en el acuario de Veracruz: riesgos e irregularidades tras desaparecer fideicomiso

Asociaciones advierten riesgos para los más de 3 mil ejemplares del acuario en Veracruz debido al cambio decretado por el gobierno estatal.
Cuartoscuro
28 de mayo, 2022
Comparte

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, publicó a la medianoche del 16 de mayo un decreto en el que extingue el fideicomiso para el Acuario de Veracruz y traspasa el poder de las instalaciones a la Procuraduría del Medio Ambiente (PMA) del Estado. 

Para el 19 de mayo, ocho días después de su cierre, el acuario reabrió sus puertas al público bajo el nombre de Aquarium del Puerto de Veracruz y desde entonces la asociación civil Earth Mission y la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México denuncian que los 3 mil ejemplares de 150 especies que viven en el acuario corren riesgos con estos cambios

El gobierno no alcanza a entender lo difícil que es el manejo de vida silvestre bajo cautiverio o cuidado humano, es muy difícil, es muy costoso, es muy especializado, cualquier cambio o error puede repercutir en la vida del ejemplar”, dijo Armando González, presidente de Earth Mission a El Sabueso.

Lee: Acuario de Veracruz: Cuitláhuac García desaparece fideicomiso tras muerte de manatí; patronato niega maltrato animal

Por su parte la asociación de zoológicos y acuarios hizo un llamado al gobierno de Veracruz para que el acuario no sea utilizado como botín económico o político, pues se trata de un espacio que de manera anual recibe un millón de visitantes y supera los 40 millones de pesos en ganancias netas.

“Muchas de las instituciones zoológicas que son controladas 100 por ciento por el Estado, terminan padeciendo los menesteres de la vida política mexicana con cambios repentinos de administraciones que dejan a medias o inconclusos proyectos ambientales y turísticos”, enfatizó la asociación. 

Mensualmente el acuario necesita de 8 millones de pesos para costos de mantenimiento y alimentación de las especies. Además, de los costos de la nomina del personal.

A lo largo de los 30 años de servicio, el acuario se convirtió en un centro de referencia por su cría y manejo de especies como medusas y manatíes, estos últimos, una especie protegida en el país del que solo quedan pocos ejemplares. 

También destaca por el cuidado del pez sierra, una especie prácticamente extinta y por haber mantenido casi 8 años un ejemplar de tiburón tigre, que  luego fue liberado, como parte de su proyecto del tiburonario para estudiar a la especia. 

Fue el primer acuario en recibir el Certificado de Calidad Ambiental Turística, otorgado por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la acreditación internacional de la Asociación de Zoos y Acuarios de los Estados Unidos, certificando que cumplía con los estándares más altos de bienestar animal y en las áreas de conservación, educación, ciencia y entretenimiento.

Gobernador cierra instalaciones por una fiesta y un ejemplar muerto

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, publicó un tuit donde aludía que el cierre del fideicomiso se debía a la muerte de un manatí y a una fiesta organizada al interior del recinto para celebrar su aniversario en 2019. 

 

Incluso en un comunicado estatal presentado a medios de comunicación se describió a la asociación encargada del acuario —Asociación Acuario de Veracruz — que “solo defiende sus intereses privados, no aporta nada al interés público y no reporta todos los ingresos económicos que obtiene”. 

En el letrero de cierre colocado en las instalaciones se indicaba que era por “contravenir a la legislación ambiental”, pero ni el sello, ni la propia autoridad presentó algún comunicado sobre las violaciones puntuales a la legislación. 

El gobierno pudo eliminar el fideicomiso y tomar posesión debido a que el acuario se construyó gracias a recursos públicos del Estado, por lo que es propietario. Para llevar la administración y manejo de los recursos, el estado aceptó trabajar de la mano de la asociación civil Acuario de Veracruz y le otorgó recursos a través de un fideicomiso. 

La confusión sobre manatíes muertos 

Existen distintas versiones sobre la muerte de un manatí, pero de acuerdo con Earth Mission, se trata de una confusión, pues en realidad murieron 3 ejemplares en distintos momentos y uno de ellos no murió en el acuario. 

En 2019 falleció un ejemplar manatí hembra dentro de las instalaciones, que tuvo complicaciones a la hora de parir, pero su cría fue rescatada. 

Luego, sin saberse la fecha precisa, un manatí joven murió dentro de las instalaciones y fue entregado a una empresa de residuos biológicos.  Desafortunadamente la empresa no dio el proceso correcto y cuando se incendiaron las instalaciones de la empresa encontraron huesos de dicho manatí.   

En este caso, el acuario nunca lo notificó de manera pública, pero Earth Mission considera que sí lo hizo ante la Profepa tal y como lo establece el reglamento. Animal Político cuestionó  a la Profepa sobre este hecho, autoridad  que debe de hacer una autopsia en las siguientes 48 horas tras su muerte, como lo marca la Ley General de Vida Silvestre, conservación y aprovechamiento sustentable, pero no hubo comentarios al respecto. 

Hay un tercer manatí, pero su muerte ocurrió en 2019 lejos de las instalaciones del acuario. Fue en el río Camarón, en el municipio de Ignacio de la Llave, cuando integrantes de la PMA estaban realizando el retiro de litio en una zona donde es su hábitat.  

Usaron una mano de chango, con una plataforma. Nosotros creemos que fue una maniobra mal hecha“, explica el presidente de Earth Mission

Pero, al momento del anuncio del cierre del acuario el gobernador utilizó en un tuit las imágenes de los restos encontrados en la empresa de disposición final de restos, para decir que así trataban a los manatíes en las instalaciones. 

Irregularidades del caso 

A diferencia del gobernador de Veracruz, el resto de las autoridades ambientales del estado han permanecido discretas sobre el cierre del acuario, por lo que existen algunas inconsistencias en la toma de decisiones que siguen sin ser aclaradas. 

Por ejemplo, por qué no se realizó una auditoría previa a esta decisión, si la procuraduría tiene atribuciones para controlar un acuario, la incertidumbre hacia los empleados del recinto y la falta de una revisión al presupuesto antes de tomar decisiones como entrada gratuita. 

En las reglas de operación establecen que el gobierno tiene un papel honorífico dentro del comité técnico, por lo que no se le permite tomar decisiones del proyecto, ni acceder al presupuesto, pero puede exigir cuentas a través de reportes y auditorías. 

Este comité por lo menos tiene reunión cuatro veces al año y se tiene la posibilidad de solicitar reuniones extraordinarias. 

Las autoridades que podían denunciar desde el interior alguna irregularidad, eran los integrantes del comité: el secretario de desarrollo económico, el secretario de desarrollo regional y el secretario de finanzas y planeación. 

Sin más, el gobernador no realizó una inspección o una auditoría, decidió cancelar el fideicomiso e insistió en que no había cuentas claras sobre su manejo. 

El gobierno decidió dar el control  a la Procuraduría del Medio Ambiente, sin embargo en una revisión de las leyes y reglamentos no se encontró que la instancia tuviera atribuciones de controlar un acuario. Sobre ello, El Sabueso buscó a la dependencia pero no hubo respuesta. 

Además, la autoridad despidió a los empleados del acuario, quienes reconocieron ante medios de comunicación que estaban decepcionados de la decisión y preocupados por las especies. 

El procurador de Medio Ambiente, Sergio Rodríguez, señaló que se destinó una bolsa de 20 millones de pesos para la liquidación de los trabajadores y aseguraron que se les volvería a contratar, pues no se prevén cambios en el organigrama. 

El problema, apunta González, es que con ello les cortan sus derechos por antiguedad y hay personal que no piensa regresar a laborar. 

“Hay ejemplares que tienen 20 o 22 años de antigüedad, esta gente ya los conoce, conoce su comportamiento animal, realmente renovar a estas personas y pisotear sus derechos laborales es un atentado contra la fauna que se encuentra ahí”, apunta el presidente de Earth Mission. 

Con esta reapertura, el gobierno decidió dejar los mismos costos en el acceso, pero tomó decisiones de dar acceso gratuito una vez al mes, ofrecer el 30% de descuento a turistas que se hospeden en ciertos hoteles y mitad de precio a estudiantes relacionados al campo de estudio, sin previamente revisar el presupuesto del acuario.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.