Rachel Levine no habló a favor del reemplazo hormonal en niños ante Senado de EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Rachel Levine no habló a favor del reemplazo hormonal en niños ante el Senado de EU

Levine acudió el pasado 25 de febrero al Senado a una audiencia por el cargo a la que está nominada. Ahí respondió algunas preguntas de legisladoras y legisladores, pero no abogó por terapias de reemplazo hormonal.
9 de marzo, 2021
Comparte

Una publicación en Facebook asegura que Rachel Levine, nominada para ser vicesecretaria de Salud en Estados Unidos, pidió al Senado que la niñez trans pueda iniciar un cambio de sexo a los 3 años, pero esta información es falsa. Levine no ha hecho tales declaraciones ni peticiones. 

La publicación, con más de 2 mil 300 reacciones y compartida en más de mil 700 ocasiones, dice textualmente: 

“Rachel Levine, el vicesecretario de salud transgénero de Joe Biden, hace unos días abogó en el Senado de los Estados Unidos, por las terapias de reemplazo hormonal (cambio de sexo) de los niños, desde los 3 años, para que de esta forma, dice, su transición al otro sexo sea más fácil y menos traumática (SIC)”.

Una petición inexistente 

Para empezar, Rachel Levine no es aún vicesecretaria de Salud, como lo asegura la publicación. 

Levine es pediatra. Fungió como Secretaría de Salud en Pensilvania y actualmente está nominada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para tomar el cargo como subsecretaria de salud de Estados Unidos. 

Ella acudió el pasado 25 de febrero al Senado a una audiencia por el cargo a la que está nominada. Ahí respondió algunas preguntas de legisladoras y legisladores.

En una revisión de dicha sesión, El Sabueso no encontró que Levine hiciera algún comentario o petición sobre terapias de reemplazo hormonal en menores de edad durante su participación

Solo habló sobre dónde estudió, cuáles son los temas de medicina en donde tiene experiencia, y se dijo entusiasta de poder trabajar en equipo. 

Tú también puedes revisar lo que dijo Levine. Aquí el video de la sesión y el discurso que dio al iniciar su presentación

El Sabueso buscó que la nominada hubiera hecho declaraciones similares en entrevistas con la prensa, publicaciones en sus redes sociales y artículos médicos en los que trabajara, pero no se encontró algo similar a una petición de reemplazo hormonal a partir de los 3 años. 

En seguimiento al tema, el medio The New York Times explicó que desde que Biden la nominó (como subsecretaria), la doctora Levine ha sido objeto de ataques y se le ha señalado de abogar por la cirugía de reasignación de género para menores a una edad muy temprana, aunque no existe evidencia. 

Por su parte, Pink News detalló que no es la primera vez que se acusa a Levine, pues Newsmax, una revista de corte conservador,  publicó sin ningún sustento que Levine “apoya la cirugía de reasignación de género para niños prepúberes”, por lo que muchas personas han replicado esta falsa información. 

Los ataques hacia Levine 

Levine es una mujer transgénero y, de ser confirmada en el cargo, haría historia en convertirse en la primera funcionaria transgénero de nivel federal. 

Durante su asistencia al Senado, la médica contó que estudió en Harvard, creó la división de Medicina para adolescentes del Penn State Hershey Medical Center, y que ha trabajado en el tema de opioides. 

Pero, entre las preguntas que recibió estuvieron las del senador republicano Rand Paul, quien insistió en temas de cambios de genitales y preguntó: “Rachel Levine, ¿cree que los menores son capaces de tomar una decisión que cambia la vida como cambiar el sexo?”

Incluso aquí puedes ver la forma y la serie de preguntas que le hizo en concreto. 

Ante estos cuestionamientos Levine solo respondió que: “La medicina transgénero es un campo muy complejo y lleno de matices, con investigaciones sólidas y estándares de atención que se han desarrollado. Si tengo la suerte de ser confirmada como subsecretaria de salud, estaré ansiosa por trabajar con usted, iré a su oficina y con su equipo, para discutir los detalles de los estándares de atención para la medicina transgénero “.

Luego de ello, la senadora demócrata Paty Murray dijo que “es fundamental para mí que nuestros nominados sean tratados con respeto y que nuestras preguntas se centren en su trabajo, en lugar de en tergiversaciones ideológicas y dañinas como las que escuchamos del senador Paul anteriormente, y me centraré en eso como presidenta de este comité “.

Terapia de reemplazo no puede comenzar a los 3 años: especialista

La pediatra endocrinóloga María Fernanda Castilla Peón, especializada en acompañar a personas transgénero en su transición, explica a El Sabueso que es imposible que una terapia hormonal comience a los 3 años, pues comúnmente se hace a partir de los 16 años, aunque también puede iniciar entre los 12 y 14.

“Lo que puede suceder en los primeros 3 o 4 años de vida, es que manifiesten su condición trans, cuando comienzan a poder expresarse”, narra Castilla. 

Hacer una transición, aclara la especialista, no implica que las personas tomen medicamentos o se hagan cirugías, también hay otros campos que implican el cambio, como el ámbito legal (que puedan cambiar su nombre) y el ámbito social (que les puedan reconocer por cómo se identifican). Y las personas deciden qué ámbitos de su vida desean cambiar. No necesariamente las personas trans cambian todos los ámbitos. 

Durante la niñez, lo importante es que se tenga un acompañamiento de su familia en el proceso  de transición. 

Una primer intervención médica: los bloqueadores hormonales

Cuando las personas se identifican como trans y están al inicio de la pubertad, pueden utilizar bloqueadores hormonales, que son un medicamento aplicable en inyección que permite detener los cambios físicos de la pubertad. 

Es decir, este bloqueador pausa las características sexuales secundarias, donde a las personas masculinas (de nacimiento) se les engrosa la voz, les sale vello más grueso y aumentan de masa muscular, y a las personas femeninas (de nacimiento) les crecen los pechos y se les ensanchan las caderas. 

Los bloqueadores son utilizados para evitar la ansiedad y depresión en las personas trans, pues puede ser conflictivo llevar años identificándose como hombre, y que le salgan pechos o viceversa. 

La especialista explica que los bloqueadores se comienzan a utilizar cuando inicia la pubertad. En el caso de las personas con testículos sucede entre los 9 a 13 años, pero en las personas con útero entre los 8 y 12 años. 

Los bloqueadores se toman por algunos años, puesto que en cuanto lo dejen de tomar el cuerpo desarrollara las características físicas según su sexo. 

“Una vez que sale el pecho o que les engrosa la voz y su masa muscular, es imposible retroceder, se necesitan de operaciones, por eso es importante que las personas trans tengan acceso a un bloqueador, para mantener sus cuerpos con características pre- pubertad y que decidan qué cosas son importantes para ellos en su transición, si les molestaría la idea de tener pechos o una voz gruesa”. 

Terapia de reemplazo hormonal, el uso de hormonas sexuales 

Tanto la comunidad médica, como las familias de personas trans definen este proceso como “terapia de afirmación de género”, aunque comúnmente es conocida como “de reemplazo”. 

Esta terapia es el siguiente paso de la intervención médica, para las personas que así lo deciden y se trata de la aplicación en gel, inyección, parches o pastillas de hormonas sexuales, ya sea testosterona o estrógeno. 

“Las personas trans no se pueden quedar (con un cuerpo) infantil para siempre. Una por los huesos, pues necesitan de hormonas sexuales para calsificarse, y otra, por las características físicas, pues es conveniente que tengan un desarrollo similar con sus compañeros y amigos”, relata Castilla. 

Esta terapia que implica la toma de testosterona o de estrógenos, es recomendable que inicie a los 16, según la Asociación Mundial de Profesionistas para la Salud Transgénero, por sus siglas en inglés WPATH. Esto, siempre y cuando lo deseen, lleven más de un año de transición en al ámbito social, tengan acompañamiento psicoterapéutico, hayan sido evaluados por un psiquiatra y conozcan los beneficios y riesgos del tratamiento. Aunque puede haber casos donde se pueda empezar antes, pero solo en casos particulares. 

La toma de hormonas es para toda la vida, pues al dejarlas de tomar puede volver la menstruación, pero a la vez deja el grosor del vello, por mencionar un ejemplo. 

En el caso de las operaciones, las sociedades médicas recomiendan que sea en la mayoría de edad. 

Los riesgos 

Al ser medicamentos que se pueden comprar en la farmacia, las personas lo consumen sin un monitoreo médico correcto, como un endocrinólogo, cuenta Castilla. 

Enfatiza que aquí lo importante es la dosificación y la vigilancia médica para que funcione, y se minimicen los riesgos, como el de tener una trombosis por la toma de estrógenos. 

Lo más importante, enfatiza la especialista, es que las familias sepan que no hacer nada para hacer posible la transición de una persona trans, puede ser un riesgo para su salud mental e incluso motivo para intentar suicidarse. 

Por el derecho a la identidad

Emilia es activista del movimiento trans en Estados Unidos. Su impulso por los derechos trans comenzó en su propia casa, cuando su hijo trans le dijo que no se identificaba con su cuerpo y a los 8 años inició su transición. 

“Creo que hay grandes mitos e ideas erróneas que mucha gente tiene en cuanto al tipo de apoyo y ‘tratamiento’ que se ofrece a los niñxs trans cuando comienzan su transición… desde una edad temprana se les puede apoyar para que vivan de acuerdo a su identidad autopercibida, pero eso para nada tiene que ver con tratamientos hormonales”, cuenta Emilia. 

“Para cualquier persona trans, independientemente de su edad, la parte central de su transición es la social, en la que las personas a su alrededor les reconozcan en la forma en la que ellxs quieren: con el nombre, pronombres de acuerdo con su identidad y quizá cambios en la manera de expresar su género, ya sea en la vestimenta, el corte de cabello, etcétera”, enfatiza Emilia. 

En el caso de la activista, su hijo inició el tratamiento a los 11 años, pues “se trataba de prevenir que su cuerpo comenzará a desarrollar el crecimiento de los pechos, la menstruación, el ensanchamiento de caderas … Imagínate que tienes varios años viviendo ya como un niño y de pronto te estás dando cuenta que tu cuerpo está desarrollando características que no coinciden con tu identidad auto percibida, es un gran estrés y ansiedad”.

Para Emilia, es una pena que a veces la discusión sobre infancia y adolescencia trans se centre en la cuestión médica, porque “lo central es el reconocimiento de esa identidad social legal, y jurídicamente el respeto a la identidad y la no discriminación”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.