La red 5G no asfixia a los humanos, y no es la causa del COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La red 5G no asfixia a los humanos, no produce toxinas y no es la causa del COVID-19

La COVID-19 es causada por un virus que infecta al organismo. No hay pruebas científicas que sostengan que la verdadera enfermedad es causada por la radiación de la red 5G.
13 de abril, 2020
Comparte

Las teorías de la conspiración que intentan “explicar” el origen del COVID-19 no dejan de aparecer. Una de ellas aseguró que el coronavirus COVID-19 en realidad “no es un arma biológica”, sino una consecuencia de red 5G, que “asfixia” a los seres humanos. Por si fuera poco, sostiene que su “radiación” hace que los “parásitos internos expulsen toxinas”, lo que enferma y mata a las personas que se exponen a la “radiación” de la nueva red. 

Pero, nada de lo que dice una larga publicación en Facebook que difunde dicha teoría se puede sostener científicamente. Y definitivamente no hay razón para guardar tu celular en papel aluminio, en lugar de lavarte las manos para protegerte de esta pandemia, como aconseja. Vamos por partes: 

El COVID-19 es una enfermedad causada por un virus de la naturaleza 

Lo primero que hay que aclarar es que la enfermedad COVID-19 es causada por el  coronavirus SARS-CoV-2. Los coronavirus son virus que han estado en el planeta desde hace millones de años y existen otros coronavirus que pueden enfermar al ser humano, pero este apenas se descubrió en diciembre de 2019.  

Hasta ahora se sabe que el COVID-19 se transmite a través de las gotas de saliva o moco que una persona infectada expulsa al toser, estornudar o hablar. Una persona sana puede aspirar las gotitas que contienen el virus o tocar alguna superficie infectada y luego llevar el el virus a su boca, ojo, o nariz. 

Lo anterior, puede consultarse directamente en la página de la Organización Mundial de la Salud o en la de los Centros para el Control y prevención de Enfermedades (CDC).

En la revista The Lancet, un grupo de científicos e investigadores publicaron una postura, “para condenar enérgicamente las teorías de conspiración que sugieren que COVID-19 no tiene un origen natural”. 

Un artículo científico publicado en “Nature Medicine”, proponen dos posibles  escenarios que pueden explicar el origen del SARS-CoV-2: 

El primer escenario es la “selección natural en un huésped animal antes de la transferencia zoonótica”. Es decir que la enfermedad pasó directamente de un animal a un humano.

El segundo es la “selección natural en humanos después de la transferencia zoonótica”. Es decir, una versión que no causa enfermedad del virus saltó de un animal a los humanos. Luego evolucionó a su estado patógeno actual (qué sí causa enfermedad) dentro del humano.

Ninguno de los estudios científicos realizados hasta ahora, dicen que la causa del COVID-19 es otra que no sea el virus SARS-COV-2. Ninguno tampoco se relaciona con la red 5G.

No hay pruebas de que la 5G dañe la salud

La publicación de Facebook asegura que la “A altas concentraciones de uso de 5G, obtienes la asfixia de los humanos al nivel de la calle. Y a dosis más bajas, obtienes síntomas parecidos a la gripe”. 

También expone que “nuestros cuerpos tienen billones de organismos parásitos en su interior” pero “cuando estas bacterias, hongos y parásitos están sujetos a cualquier radiación de microondas WIFI, se dañan y comienzan a producir toxinas en defensa propia” lo que según causa muerte por “toxemia”.

Un artículo de BBC explica que, la red 5G “depende de las señales que envían las ondas de radio -que son parte del espectro electromagnético- transmitidas entre una antena o torre de comunicaciones y tu teléfono”.

Pero existen muchas fuentes de radiación electromagnética, y van desde la luz solar, hasta las ondas emitidas por los aparatos electrónicos. Aunque la OMS sí advirtió a las radiaciones móviles como “posibles carcinógenos” (las bebidas alcohólicas y la carne procesada están ubicados en un riesgo más alto). No hay registros de que causen nada de lo que describe la publicación de Facebook.

Los verificadores de Maldito Bulo explican que “al día de hoy las evidencias disponibles, que son abundantes (unos 25,000 estudios científicos en los últimos 30 años según la Organización Mundial de la Salud) indican que la exposición cotidiana a los campos electromagnéticos de baja intensidad no parece tener efectos sobre la salud”. 

Además, Alberto Nájera, profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS) explicó a Maldito Bulo que la radiación debe estar siempre por debajo de los límites internacionales de seguridad establecidos por la Comisión Internacional de Protección de Radiación no Ionizante (ICNIRP, por sus siglas en inglés).

Mientras que el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica señaló que la radiación de la 5G no ha cambiado con respecto a la del 3G y 4G. “Por lo tanto, no debería haber problema”, concluye Nájera. Quien señala que la penetración de la 5G en el cuerpo (milímetros) es menor que la de las tecnologías anteriores (centímetros) a mayor frecuencia.

Además, el experto señala que en junio de 2019, Corea del Sur fue el primer país en implantar la 5G, y contaba con un millón de usuarios. Entonces, tampoco es cierta la afirmación de la publicación viral pues en todo caso la enfermedad debió surgir Corea y no en otros países que comenzaron su implementación más tarde.

No tienes que meter a tus abuelos a una jaula, pero sí lávate las manos

La publicación de Facebook a conseja “apague sus teléfonos inteligentes o póngalos en una bolsa de aluminio hasta que necesite usarlos”, además de poner “a sus ancianos y abuelos”, en una jaula de Faraday donde no sean irradiados constantemente por señales WIFI que nos rodean, especialmente en los hospitales”. 

Pero nuevamente, ni la OMS, la Secretaría de salud, ni los CDC, ni las universidades aconsejan eso para protegerse de la enfermedad COVID-19, y no se puede probar que tengan alguna funcionalidad. Como ya explicamos la enfermedad es causada por un virus que se transmite a través de las gotículas contaminadas.

Lo que sí puedes hacer para protegerte a ti y a los demás es lávese las manos con frecuencia; mantener una distancia entre personas mínima de 1 metro y medio; taparse con el codo interno del brazo al estornudar y toser; además de evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca y no salir de casa si no es necesario. 

En conclusión, la COVID-19 es causada por un virus que infecta al organismo. No hay pruebas científicas que sostengan que la verdadera enfermedad es causada por la radiación de la red 5G.

 

El Sabueso es uno de los 91 verificadores de hechos de 40 países que forman la alianza coordinada por la Red Internacional de Verificación de Hechos (International Fact Checking Network, IFCN) para desacreditar la información falsa relacionada con el coronavirus. Encuentra las verificaciones de esta alianza internacional con los hashtag #CoronaVirusFacts y #DatosCoronaVirus , o visita esta página.

Consulta también nuestro micrositio con todas las verificaciones que hemos hecho hasta el momento sobre el Covid-19.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.