Divisas y reforma a la ley de Banxico: De qué va y cuáles son los riesgos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

¿De qué se trata la reforma a la ley del Banco de México? Estos son sus puntos clave y riesgos para el país

Analistas y funcionarios de Banxico alertaron sobre el peligro para las reservas internacionales. Te explicamos de qué trata la iniciativa.
Cuartoscuro Archivo
10 de diciembre, 2020
Comparte

El Senado con mayoría de Morena aprobó este miércoles una reforma de ley en la que se establece que el Banco de México -encargado de la política monetaria del país-, tenga la obligación de comprar los dólares en efectivo que llegan a las instituciones financieras del país y que se convierten en “excedentes” de divisas. 

Esto encendió alarmas entre analistas y funcionarios de Banxico, alertando sobre el peligro para las reservas internacionales y la vulneración de la autonomía del Banco, al forzarlo a tomar esos excedentes de dólares. ¿Pero cuál es el punto central de la iniciativa, qué son los excedentes de divisas, y por qué se habla de riesgos? Te explicamos: 

Qué son los excedentes

En México circulan millones de dólares cada año, al llegar por diferentes vías (inversión, negocios, turismo, remesas). En el caso de los bancos, venden un porcentaje de los dólares en efectivo que entran a sus bóvedas. Pero también hay montos que no pueden vender o ‘repatriar’ hacia territorio estadounidense. 

Esto último, puede deberse a que Estados Unidos les impuso un tope de operaciones con dólares, o porque otra institución bancaria en el extranjero terminó con ellos lo que se conoce como “convenios de corresponsalía”.

Lo que se genera con esto es un excedente de divisas, o exceso de dólares en bancos, que no pueden repatriar a su país de origen ni “colocar” en la economía nacional, y que permanece almacenado. 

¿De qué magnitud es este problema? Como veremos más adelante, a detalle, el dictamen aprobado y el Banco de México (Banxico) difieren sobre este punto. Banxico asegura que, en realidad, esa acumulación de excedentes ha sido reducida. La reforma, por otro lado, plantea el escenario de un problema que requiere urgente solución, y que podría terminar afectando a familias que reciben remesas. 

Según Banxico, de enero a septiembre de 2020, “las instituciones que captaron dólares lograron colocar en territorio nacional y exportar el 98% del monto total captado; el restante 2%, que representó 102 millones de dólares, corresponde al excedente que dichas instituciones acumularon en sus bóvedas durante este periodo”. 

En la reforma —impulsada por el morenista Ricardo Monreal y que ahora pasó a la Cámara de Diputados—, se establece que el Banco de México compre esas divisas excedentes y las incorpore a las reservas internacionales mexicanas. 

Esto, según han advertido Banxico y analistas, implica un riesgo de que le congelen cuentas o incluso de que le decomisen dinero, ya que pueden entrar recursos ilegales

Las reservas internacionales -hasta noviembre pasado de unos 194,380 millones de dólares- son importantes porque es dinero que usa el país para pagar deudas en el exterior, y también sirven para apaciguar posibles crisis económicas, cuando hay desequilibrios.

“Es clave y crucial para el Estado mexicano tener plena disponibilidad de estos recursos”, dijo Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México, en el informe trimestral de julio-septiembre. 

¿Qué dice la reforma y cómo la justifica Monreal? 

La iniciativa impulsada por Monreal parte de la idea de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha impuesto desde 2012 una serie de restricciones que impactan en el número y el monto de operaciones con dólares que pueden hacer los bancos mexicanos.

Aunque la idea es prevenir operaciones con recursos de procedencia ilícita, en el dictamen se dice que esto ha creado un “embudo financiero”, que impide a instituciones financieras en México “vender legalmente sus dólares excedentes a los bancos norteamericanos”.

Ante esas dificultades, de acuerdo con el dictamen, muchas instituciones financieras pueden verse obligadas a “considerar la opción de dejar de recibir dólares”, porque no les resultaría un buen negocio guardar o almacenar la divisa, sin poder venderla o ‘repatriarla’ hacia Estados Unidos. 

Un efecto de esto, según el legislador, es que el dólar pierda valor en México y se afecte así a comerciantes dedicados al turismo y familias de personas migrantes, a las que llegan las remesas, además de fomentar “un mercado negro de divisas”. 

Sobre el tema migrante, vale la pena mencionar la precisión de Banxico, respecto a que es ínfimo el porcentaje de remesas que involucró efectivo. 

“De enero a septiembre de 2020, el monto de remesas en efectivo asciende a 200.99 millones de dólares mientras que en  transferencias electrónicas a 29,964.22 millones de dólares, es decir, el componente en efectivo corresponde a sólo el 0.67%”. 

Otra repercusión, según el dictamen, sería en los montos que reciben programas sociales, de salud y de protección a víctimas, a partir de los decomisos que se hacen al crimen. 

“Si los bancos mexicanos se vieran imposibilitados a comprar dólares por no poderlos repatriar a Estados Unidos, los recursos incautados en la lucha contra el crimen y la corrupción perderían no solo su valor monetario, sino su valor real de uso social, el cual se erosionará por un alto costo de transacción, resultante de la dificultad que enfrentará el banco que compre esos dólares, para repatriarlos posteriormente a Estados Unidos”, se menciona en la iniciativa.

Ante ello, lo que propuso Monreal en el dictamen es que:

1.- Que el Banco de México compre a los bancos sus excedentes de dólares o divisas.

2.- Que esos dólares entren a las reservas internacionales.

Y

3.- Que luego el propio Banxico sea quien contrate “los servicios de bancos mexicanos o de corresponsales extranjeros para poder repatriar la divisa”, es decir, enviar divisas excedentes de nueva cuenta a Estados Unidos. 

“El costo de la repatriación de las divisas que haga el Banco será pagado por las instituciones de crédito, según sea el caso”, dice el dictamen. 

Banxico no está de acuerdo

El proyecto, señaló Banxico en un comunicado tras la aprobación en el Senado, busca imponerle la obligación de comprar billetes y monedas captados por la banca y que no puedan ser repatriados. 

Sin embargo, contrario a lo que se dice en el dictamen, Banxico asegura que esta problemática no es generalizada entre las instituciones de crédito que reciben efectivo en moneda extranjera, sino que incluso la acumulación de excedentes de dólares en los últimos años ha sido marginal.

“Por el contrario, la acumulación de excedentes de efectivo en moneda extranjera en los últimos años ha sido reducida y la gran mayoría de las instituciones ha podido colocar directamente entre sus usuarios y clientes las cantidades captadas en el país o bien, exportarlas a los países de origen, a través de los contratos de corresponsalía que mantienen con entidades del exterior”, señaló.

“Los impactos del proyecto ocasionarían afectaciones y riesgos substanciales sin cumplir el objeto que dicho proyecto busca lograr”. 

¿Por qué hay riesgo para las reservas? 

Gerardo Esquivel, subgobernador del Banco de México, criticó la reforma aprobada por el Senado, y pidió que la Cámara de Diputados se encargue de corregirla.

“Lamentable que se hayan aprobado en el Senado reformas a la Ley del Banco de México que ponen en riesgo a las reservas internacionales y que atentan contra la autonomía del Banco de México. Espero que en la Cámara de Diputados se corrija esta situación”, publicó Esquivel en Twitter.

El riesgo que existe con la reforma, y al que se refiere Esquivel, es que al obligar al Banco de México a comprar los excedentes de dólares en efectivo, pueda entrar a las reservas dinero de procedencia ilícita.

Si hay sospecha, instancias judiciales de Estados Unidos podrían congelar cuentas vinculadas con ese dinero, y entonces pueden quedar en entredicho las reservas internacionales, que ingresaron esos montos.

En un comunicado el 27 de noviembre, el Banco de México señaló que hay otras instituciones financieras que ofrecen el servicio de recepción de moneda extranjera en efectivo, y que se encargan de “mitigar” el riesgo de recibir ‘dinero sucio’, con procesos y regulaciones que se adecuan a normas internacionales.

Esas instituciones, agregó, cuentan con convenios para regresar el excedente de efectivo en dólares a Estados Unidos. 

“La iniciativa implica que los riesgos antes descritos se transfieran al Banco de México al imponerle la obligación de recibir dichos recursos en efectivo. Lo anterior podría dar como resultado acciones cautelares y sanciones por parte de autoridades del exterior que incluyen, entre otras, la imposibilidad de llevar a cabo transacciones en moneda extranjera en sus jurisdicciones, y el congelamiento de cuentas y recursos e incluso la confiscación de los mismos”, señaló el Banco.

“Las instituciones de crédito podrían relajar sus controles, ya que no sería necesario tener a un corresponsal extranjero, toda vez que el Banco de México sería el comprador final de última instancia de toda la moneda extranjera en efectivo”. 

Sobre este punto coincidió la economista Valeria Moy, en un hilo en Twitter, señalando que actualmente son los bancos comerciales quienes asumen el “riesgo” de recibir divisas en efectivo, dólares, pues aunque tengan una serie de restricciones, aún puede entrar dinero de procedencia ilícita, por ejemplo del narcotráfico.

Con la reforma, dijo, “se traspasa el riesgo de los bancos comerciales al Banco Central, es decir, Banco de México acabaría incorporando a las reservas internacionales recursos de procedencia ilícita, corriendo incluso el riesgo de que éstas fueran congeladas de darse una investigación de lavado de dinero. Por supuesto que estaríamos en la mira internacional y sujetos a sanciones internacionales. La estabilidad monetaria quedaría en entredicho.

Usar a las remesas como argumento es un mero pretexto y hay que decirlo tal cual. Las remesas entran en su gran mayoría por instituciones financieras y por vía electrónica”.

Otro aspecto que refiere Banxico, es que si adquiere adquiera moneda extranjera en efectivo, dichos billetes y monedas no cumplirían con las condiciones económicas ni legales que se requieren para que formen parte de la reserva de activos internacionales, y además, no se podrían usar en operaciones con entidades de los mercados extranjeros, y por lo tanto no tendrían “la disponibilidad inmediata que se requiere para que sean utilizados en los fines económicos y legales de la propia reserva”. 

Daño a la autonomía

Por último, una de las críticas de economistas en redes sociales y de fuentes consultadas, es que con esta legislación, y al obligar al Banco a comprar divisas, el poder Legislativo con mayoría de Morena estaría afectando su autonomía.

“El Banco de México reitera la vulneración que las normas previstas en el proyecto de decreto ocasionarían a la autonomía que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos le confiere a este Instituto Central para el ejercicio de sus funciones. Ello debido a la determinación en ley de operaciones activas que el Banco Central quedaría obligado a realizar”, señaló Banxico la noche del 9 de diciembre.

“En particular, el proyecto de decreto obligaría al Banco Central a realizar operaciones activas de alto riesgo que pueden comprometer la disponibilidad de los activos internacionales en reserva y el cumplimiento del mandato constitucional de preservar el valor adquisitivo de la moneda nacional”. 

En ese sentido, en el dictamen se argumenta que no se puede seguir en la lógica del “inmovilismo”, que impida pensar en “nuevas posibilidad de acción” ante los grandes problemas nacionales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.