Reforma de pensiones: Qué cambiará y cuál será su impacto en empresas y trabajadores
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo

Reforma de pensiones: Qué cambiará y cuál será su impacto en empresas y trabajadores

Los legisladores aprobaron reducir el requisito de semanas de cotización, de mil 250 a solo mil, para que más trabajadores puedan tener derecho a una pensión, además de aumentar el aporte que realizan los patrones y poner un tope a las comisiones que cobran las afores.
Archivo
11 de diciembre, 2020
Comparte

Menos semanas de cotización para acceder a una pensión, y una mayor aportación patronal, son las principales características de la  reforma que aprobó el Congreso  al sistema de pensiones 

La iniciativa para reformar la Ley del seguro social y la Ley del sistema de pensiones para el retiro fue presentada por el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 29 de septiembre. 

Lo que los legisladores aprobaron es reducir el requisito de semanas de cotización, de mil 250 a solo mil, para que más trabajadores puedan tener derecho a una pensión.

La reforma -ya remitida al presidente para que la promulgue- también aumenta la aportación total de los patrones a las cuentas individuales de los trabajadores, de 5.15% a 13.87%, y establece un tope a las comisiones de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores).

Pero, ¿esto qué significa? ¿a quienes impacta esta propuesta? y ¿cuáles son sus verdaderos beneficios? Consultamos con Carlos Matute, especialista en Derecho público y seguridad social, y Abigail Quiroz Vargas, presidenta de Fundación Trabajo Digno y especialista en derecho laboral. Esto es lo que nos explicaron:

¿A quienes impacta esta reforma? 

Carlos Matute explica que esta reforma impacta al grupo de personas que actualmente tiene entre 55 y 60 años de edad, que no cotizaron más de 25 años. 

Es decir, son personas que han trabajado bajo un esquema formal durante menos de mil 250 semanas o 25 años. Como está la Ley actualmente, no se les permitiría tener derecho a una pensión. 

La iniciativa aprobada por los diputados dice que los trabajadores podrán acceder a este beneficio a partir del 2023, y estará vigente hasta el 2030. Esta reforma sólo beneficiaría a quienes realicen su trámite de pensión en este periodo. 

En un artículo para la revista Nexos, el economista Santiago Levy refirió que hay en el país 14.4 millones de trabajadores que tendrán que jubilarse con el esquema de la Ley 97. Entre ellos, está el grupo de 2.3 millones que tienen entre 750 y 1,250 semanas cotizadas, que con la reforma ya tendrían acceso a una pensión. 

¿Qué implica reducir las semanas de cotización? 

Abigail Quiroz Vargas explica que antes el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se encargaba por completo de las pensiones, pero en 1997 se reformó la Ley y se crearon las Afores. 

“En el sistema anterior de pensiones  no importaba cuánto acumulara, todos los trabajadores iban a tener una pensión. Había lo que se llamaba una solidaridad”, señala Quiroz Vargas.

Sin embargo, explica la especialista, desde 1997 “ha habido una precarización en el sistema de pensiones”, debido a que en muchas ocasiones los trabajadores formales son inscritos con un salario inferior al que realmente perciben, y eso al final afecta el monto que recibirán como pensión.  

“Cuando una persona concluye su etapa laboral debe acercarse a su Afore para ver cuánto dinero ahorró y cuántas semanas cotizó. El problema es que hay trabajadores que no tienen acceso a una pensión porque no juntaron un monto ahorrado suficiente, y tampoco lograron obtener las semanas cotizadas”, señala. 

Por eso, el hecho de reducir las semanas cotizadas resulta benéfico para un sector de la población, que sí podrá pensionarse. 

“El promedio del 60% del trabajo en México es informal, el 60% de las personas de nuestro país trabajan pero no tienen seguro social y no van a  cotizar lo suficiente para alcanzar una pensión vitalicia”, indica. 

¿Qué pasa con el aumento de la aportación patronal? 

Por otro lado, la reforma aprobada por los legisladores también implica un aumento de la aportación total de los patrones a las cuentas individuales de los trabajadores. Esto es parte de lo que se conoce como cuotas sociales, que se pagan de manera tripartita para que el trabajador tenga ahorros en su retiro: además de la empresa, una parte la paga el Estado y otra el propio trabajador. 

Los patrones actualmente aportan el equivalente al 5.15% del salario mensual del trabajador, y con esta propuesta, ese porcentaje aumentará a 13.87%.

La propuesta busca que haya un aumento en la pensión que recibirán trabajadores, aunque los analistas consultados advierten que esto podría repercutir en las empresas y el empleo, al encarecer la mano de obra. 

“La parte que paga el patrón es parte de sus obligaciones al beneficiarse del trabajo de un trabajador, como paga vacaciones, aguinaldo y otras prestaciones”, señala Vargas Quiroz, quien también precisa que el “el gobierno aporta porque el tema de las pensiones es un asunto de interés público que a todos nos afecta”. 

Carlos Matute y Abigal Quiroz coinciden en que el aumento de esta cuota que pagan los patrones no apoya para nada al trabajo formal, que en México es aproximadamente del 40%, según cifras del INEGI. 

Abigal Quiroz señala que las cuotas sociales ya son caras para los patrones, y por eso muchos no suman a todos sus trabajadores al seguro social. 

En medio de una pandemia como en la que estamos, esta medida no ayudará a las empresas que hasta ahora han logrado sostenerse pagando salarios y prestaciones como están establecidas hasta este momento, por lo que aconseja que lo mejor es hacer  el aumento de forma gradual, tal y cómo está establecido actualmente en la propuesta. 

Para Carlos Matute “esto encarece la mano de  obra formal y a partir del 2023 a un patrón le va a salir más caro emplearse formalmente. Esto afecta mucho a las empresas más pequeñas, que son la mayoría de las empresas”. 

“Aumentar la contribución a la nómina desincentiva el empleo formal en un momento en el que se requiere generar empleos”, señala. 

De acuerdo con el proyecto que aprobaron los diputados, “la iniciativa tiene como propósito mejorar la calidad de vida de todos los trabajadores sujetos al régimen pensionario de la Ley del Seguro Social mediante el aumento de sus pensiones, un aumento del porcentaje de trabajadores que perciban una pensión garantizada y un entorno más eficiente y competitivo en la administración del ahorro de los trabajadores” 

Pero Carlos Matute reitera que “cada vez que aumentas el impuesto a la nómina le afectas a los asalariados y a quienes no lo son porque encarecen el empleo formal. Habría que cambiar el esquema para llegar efectivamente a la cobertura universal y eso no se va a lograr aumentando el impuesto sobre nóminas”, menciona. 

Y sobre el tope en la comisión de Afores…

Las Administradoras de fondos para el retiro (Afores) son entidades financieras dedicadas a administrar las cuentas individuales de ahorro para el retiro de los trabajadores, explica la Asociación Mexicana de Afores (Amafore). 

Éstas deben contar con la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y están sujetas a la regulación de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

La Afore guarda el dinero que los trabajadores van ahorrando. Estos recursos estarán disponibles para cuando el trabajador se retire, ya sea como una jubilación o cómo una pensión.

También puedes leer: Qué son las Afores y cómo se usa tu dinero para invertir en obras

Pero mientras eso ocurre, las Afores, a través de SIEFORE (Sociedad de Inversión de Fondos para el Retiro), invierten los recursos en distintas alternativas de ahorro de acuerdo a la edad de cada trabajador. Un porcentaje de las ganancias que se obtienen de estas inversiones, es lo que se suma a tu fondo de ahorro final.

Por administrar, resguardar e invertir tus ahorros, las Afores toman de ellos una comisión anual; y desde junio de 2019 el gobierno Federal ha planteado la necesidad de disminuir esas comisiones porque “son altas en una comparación internacional”.

Carlos Matute explica que en México las comisiones de las Afores incluyen el pago a los bancos que recaudan el dinero, el pago a una empresa que se encarga del manejo de la comisión y ciertos pagos que se dan a las entidades de seguridad social, por lo que no se puede comparar con las comisiones que se cobran en otros países, pues el esquema es distinto en cada nación.  

El especialista también señala que “si le pones un tope máximo a las pensiones es un mercado controlado, en un mercado controlado la gente no compite y se ubica en el precio máximo”. 

Es decir, si todas las afores deben cobrar la misma comisión entonces el trabajador se queda sin opciones de mejores rendimientos, cuando son invertidos sus ahorros. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.