Vacunas para Covid-19: qué tipos y cómo funcionan
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Sabías que existen diferentes tipos de vacunas?

Existen diferentes tipos de vacunas. Algunas están representadas por moléculas sintetizadas en un laboratorio, o por virus enteros o en fragmentos
7 de septiembre, 2020
Comparte

La vacuna contra la COVID-19 se ha convertido en uno de los principales temas de conversación de los últimos meses. No es para menos, pues promete devolvernos una parte de la vida que teníamos antes de la pandemia. 

Por ello, científicos de todo el mundo en coordinación con la OMS buscan la fórmula exacta que ayude a nuestro cuerpo a combatir un virus que hace menos de un año nadie conocía. El reto no es menor, pues además de producirlas en tiempo récord las vacunas deben cumplir con dos condiciones fundamentales: seguridad y eficacia. 

¿Cómo funcionan las vacunas? ¿Cómo saben los científicos que las vacunas son seguras? ¿En qué consiste esa fórmula mágica que nos ayuda a no enfermar? Platicamos con 3 especialistas en el tema y esto es lo que nos contaron.

¿Para qué queremos una vacuna? 

Una vacuna es una sustancia que enseña a nuestro cuerpo a generar una respuesta inmune para defenderse contra un virus. Así cuando el virus entre en nuestro cuerpo no nos puede infectar. En el caso de la COVID-19, el virus se llama SARS-CoV-2. 

La doctora Gabriela García Pérez, académica del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de la UNAM explica que los virus están cubiertos por una capa de proteínas. 

Cuando un virus entra en nuestro cuerpo, una de esas proteínas es la encargada de reconocer un receptor en nuestras células para poder entrar en ellas. Los virus no pueden vivir fuera de la célula, por eso deben entrar para poder replicarse o reproducirse. “Es como una puerta. La proteína viral sería la llave y la cerradura sería el receptor celular”, señala la doctora. 

Este proceso es lo que hace que nos enfermemos. Y las vacunas deben ayudar a nuestro organismo para impedir que el virus entre y se replique causando enfermedad. 

¿De qué están hechas las vacunas y cómo funcionan? 

Existen diferentes tipos de vacunas. Algunas están representadas por moléculas sintetizadas en un laboratorio, o por virus enteros o en fragmentos:

Vacunas de virus completo

La doctora Gabriela García explica que algunos tipos de vacuna utiliza el virus completo, este puede estar atenuado para que se replique lentamente. Otros tipos de vacunas usan el virus muerto o inactivado. De acuerdo con la académica de la UNAM, estos virus completos que se introducen en el organismo por medio de la vacuna son alterados. La idea es que no se puedan replicar o que lo hagan muy lentamente, para que nuestro sistema inmune tenga el suficiente tiempo para identificarlo y aprender cómo combatirlo. 

“Este proceso genera una memoria inmunológica en la persona vacunada que le va a permitir eliminar el virus de una forma más rápidas,  quiere volver a entrar a su cuerpo”, señala. También explica que no es lo mismo a cuando el “virus silvestre” entra en nuestro cuerpo y tiene una capacidad de replicación muy rápida y no da tiempo a que nuestro organismo genera respuesta inmune y por eso se genera la infección.

Un ejemplo de este tipo de vacunas es la de la poliomielitis. En el caso del COVID-19, la empresa china Sinovac Biotech está probando una vacuna de este tipo que se llamada CoronaVac.

Vacunas de ARN mensajero 

Otro de los tipos de vacunas que existen son las que se fabrican a partir de material genético. Ya sea de ADN o ARN del virus que queremos aprender a combatir. Una de las vacunas contra la COVID que utiliza esta técnica es la que desarrolla Pfizer. 

“En Pfizer lo que estamos haciendo es secuenciar la información genética del virus, copiarla, sintetizar una molécula de aRN mensajero, y meterla en una bolsita de lípidos que la protege de la degradación en la sangre”, explica el doctor Alejandro Cané, líder de asuntos científicos y médicos para América del Norte de la división de vacunas de Pfizer.

El doctor Cané señala que las ventajas de este tipo de vacunas es que no es necesario manipular el virus. Sólo se copia una porción del ARN que tiene la información necesaria para que el virus use su llave y entré a la célula

La doctora Gabriela García coincide: “Estas vacunas tienen la ventaja de que no utilizan cultivos celulares y se trabajan de manera molecular de manera que las vacunas en general son muy limpias y no es posible que vayan contaminadas”. 

“Otra ventaja es que como es una pequeña porción de la información viral que se puede modificar muy rápidamente, en caso de que el virus cambiara.  Si ocurriese nos permite una respuesta mucho más rápida”, señala el doctor Cané.

Vacunas de vector

El doctor Luis Felipe Reyes Fuentes, Gerente Médico Neurociencias, vacunas y enfermedades infecciosas en Janssen México. Detalla que la vacuna para COVID-19 que fabrica Johnson & Johnson es de este tipo. 

“Tomamos una parte esencial del virus y la insertamos en un vector. Que es un virus que ya conoce el cuerpo humano que este caso es el adenovirus”, señala. Es decir, los científicos toman una parte del virus y lo insertan dentro de otro virus, en ese caso del adenovirus -que es el que provoca la gripe común-. 

El cuerpo humano genera una reacción inmunológica en su contra, lo que le permitirá atacar al virus la próxima vez que entre en contacto con él. 

Vacunas de proteínas

La doctora Gabriela García nos explicó que hay una diversidad dentro de este tipo de vacunas. De acuerdo con la especialista, generalmente las proteínas que se usan son las que están en las superficies de los virus. Porque son las más importantes y las que van a tener la llave del receptor celular. 

“De lo que se trata aquí es de generar una respuesta que bloquee esa entrada de los virus silvestres a la célula. Estas proteínas se pueden poner en una cápside viral, pero sin genoma. Entonces no pueden replicarse pero generan una respuesta inmune en contra de la cubierta”, menciona.  

Una de las empresas que está trabajando con esta tecnología es la empresa china Anhui Zhifei Longcom.

¿Cómo sabemos que son seguras y eficaces?

Una vez que la sustancia propuesta es diseñada, la vacuna pasa por la fase preclínica, en dónde se realizan las primeras  pruebas, generalmente en líneas celulares o en animales, con los datos que ya recopilaron. Si los resultados son adecuados, la misma vacuna pasa a la etapa de desarrollo clínico que tiene 3 fases en donde se prueba la seguridad y eficacia de las vacunas. 

Infografía fases de vacunas

El  doctor Alejandro Cané, señala que “en este momento de pandemia estamos viendo qué sucede cuando hay un virus en una comunidad que no está inmunizada”. Ante la gravedad del asunto encontrar lo más rápido posible es prioridad pero:

“Reducir el tiempo de desarrollo en ningún caso debe puede comprometer dos condiciones que todas las vacunas tienen que cumplir que son: mostrar eficacia, es decir ser capaces de reducir la enfermedad para las cuales están diseñadas. La segunda características es que sean seguras, que no causen efectos adversos en las personas que las reciben. Sin esas condiciones ninguna vacuna va llegar a ser aplicada en ningún lugar del mundo”.

Entonces, ¿cómo se logra reducir el tiempo sin comprometer la seguridad y eficacia? El doctor Cané nos explicó que todas las etapas del desarrollo clínico no se saltan. Lo que se reduce es el tiempo en el que se comparten los resultados de cada etapa con la autoridad regulatoria. 

En el caso de Pfizer, también optaron por hacer las pruebas de su vacuna candidata en hasta 30 mil sujetos sanos. La mitad va a recibir vacuna y la otra mitad un placebo. “Vamos a tener información de 15 mil personas que sí fueron vacunadas para compartirla con la autoridad regulatoria”. De acuerdo con Cané, eso es casi 2 o 3 veces más personas, de las que normalmente se prueba una vacuna nueva. “No se está buscando ningún atajo, es muy claro el compromiso de todas las agencias regulatorias y de nosotros como desarrolladores”

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.