¿La hidroxicloroquina cura el COVID-19? Aún no hay pruebas para comprobarlo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

¿La hidroxicloroquina cura el COVID-19? Aún no hay pruebas suficientes de su eficacia

Trump dijo que la hidroxicloroquina ‘cura’ el COVID-19, pero aún no hay pruebas suficientes para poder asegurarlo.
Cuartoscuro Archivo
24 de marzo, 2020
Comparte

¿La hidroxicloroquina puede ayudar en la lucha contra el coronavirus?, ¿si tomo hidroxicloroquina estoy en menos riesgo de contraer COVID-19? o ¿Se espera una escasez de hidroxicloroquina? son algunas de las preguntas que desde el 21 de marzo se han vuelto frecuentes para la Fundación Lupus de América. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promocionó el viernes la hidroxicloroquina también conocida como “Plaquenil” como un posible tratamiento para el nuevo coronavirus. Sin embargo, todavía no existen pruebas científicas suficientes para asegurar que la hidroxicloroquina es el tratamiento más efectivo contra el COVID-19.

Lo que provocó el mensaje de Trump fue que las personas compraran este medicamento. Muchos usuarios en Twitter reportaron que ya había escasez en las farmacias. 

Lo peor, es que hidroxicloroquina (Plaquenil) y la cloroquina (Aralen) forman parte del tratamiento para combatir otras enfermedades, como el lupus, que afecta al menos a cinco millones de personas alrededor del mundo, según la Fundación Lupus de América.

Por si fuera poco, los expertos señalan que si una persona sana lo consume sin haber sido indicado por un profesional de la salud, las consecuencias podrían ser fatales. 

No hay pruebas científicas suficientes 

Las  declaraciones de Trump se basan en un ensayo clínico no aleatorio, liderado por el médico francés Philippe Gautret, publicado el 20 de marzo y disponible en la plataforma sciencedirect

Este estudio evaluó el papel de la hidroxicloroquina en 36 pacientes chinos que fueron beneficiados con ese tratamiento, y concluye que “a pesar de su pequeño tamaño de muestra, nuestra encuesta muestra que el tratamiento con hidroxicloroquina se asocia significativamente con la reducción / desaparición de la carga viral en pacientes con COVID-19 y su efecto se ve reforzado por la azitromicina”.

Pero a decir del doctor Omar Francisco Carrasco Ortega, jefe del departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la UNAM, hasta el 23 de marzo, no es suficiente para considerarlo un tratamiento efectivo.

“En medicina tomamos decisiones con estudios que incluyen a miles de pacientes, con una estructura científica mucho más fuerte que este estudio, que incluyen otros candados metodológicos importantes”, advierte Carrasco Ortega.

De acuerdo con el especialista, la hidroxicloroquina se ha utilizado desde hace casi 70 años para el tratamiento de malaria, pero desde hace algunos años se ha observado que es útil para prevenir infecciones virales “porque interrumpe la interacción del virus con los receptores de las células”.

Hay que recordar, que los virus no están vivos, “son segmentos de ADN que necesitan la maquinaria de las células para replicarse”, dice Carrasco Ortega. 

Por otro lado, el experto señala que “la azitromicina es un antibiótico y se utiliza en infecciones de vías aéreas altas y bajas. Por eso se ha comenzado a implementar en pacientes con coronavirus que desarrollan neumonía”.

Pero eso no significa que cualquier persona sana o enferma deba tomar estos medicamentos sin el seguimiento adecuado de un profesional de la salud. 

Hidroxicloroquina es parte del tratamiento para el lupus

Las declaraciones del presidente de Estados Unidos, no sólo preocupan a los profesionales de la salud, también a los pacientes con lupus. 

La Fundación Americana de Lupus explica que esta es una enfermedad crónica autoinmune que puede dañar cualquier parte del cuerpo. Normalmente, el sistema inmunológico produce proteínas denominadas anticuerpos que protegen al organismo contra los invasores externos.

Pero en este caso, el cuerpo no diferencia entre el tejido sano y el enfermo. Lo cual produce anticuerpos que atacan y destruyen tejidos sano. La hidroxicloroquina forma parte del tratamiento recomendado por la Organización Mundial de la Salud para el tratamiento de este padecimiento. 

Pero la creciente popularidad de este fármaco, que todavía no prueba su efectividad como tratamiento ni como “medida de prevención” contra el COVID-19 ha comenzado a preocupar a los usuarios. 

Ante los cuestionamientos, la Fundación Americana de Lupus asegura que “en este momento, no es posible predecir el alcance completo y la duración del impacto que tendrá la pandemia del coronavirus en el suministro de hidroxicloroquina”.

Y recalcan que “este medicamento no se recomienda actualmente como tratamiento para el coronavirus en este momento porque no hay suficiente evidencia de que sea eficaz para este propósito.”

Se necesitan más estudios 

Para el académico de la UNAM el problema es que “estos medicamentos son muy comunes. Son fácilmente adquiribles pero no se deben consumir si no son medicados por un profesional de la salud”. 

De acuerdo con Carrasco Ortega, “hay que crear protocolos específicos con las diferentes terapias y poder ver en qué escenario un paciente se puede beneficiar con productos específicos”. Pues es importante saber que “todos los medicamentos, tienen reacciones adversas y esas reacciones se tienen que ponderal por un profesional de la salud”. 

“Todos los medicamentos tienen consideraciones especiales para cada persona. ¿Que tal que no estaban enfermos y tomaron hidroxicloroquina y les da una arritmia cardíaca y eso les lleva a un infarto?”, cuestiona el experto para recalcar la gravedad de tema. También señala que tenemos que que ser cautos e ir de la mano de un profesional de la salud. 

En conferencia de prensa el 3 de marzo, Gustavo Reyes Terán, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, dijo que en México sí se tenía hidroxicloroquina. Además, aseguró que para probar su efectividad primero era necesario realizar ensayos clínicos que ya se estaban preparando en el país. 

“Como no se sabe si puede ser eficaz, es necesario probarlo contra un tratamiento que se llama tratamiento estándar. Lo que se daría si no se existiera el medicamento que se está ensayando y solamente así se podrá definir si tiene una potencial utilidad para tratar coronavirus”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts