Salud, agua, migrantes: AMLO acumula promesas por venta del avión, pero no salen las cuentas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Salud, agua, migrantes: AMLO acumula promesas por venta del avión, pero no salen las cuentas

El presidente ha dicho que al vender el avión presidencial se financiará el plan migratorio, se garantizará el acceso al agua de una comunidad y se comprará equipo médico nuevo. Lo cierto es que lo que se gane de la venta no es suficiente para pagar lo que todavía se adeuda.
Frase
Tenemos un estimado de los equipos que podríamos tener vendiendo el avión o rifando el avión. A ver si el director del Insabi nos manda la información, si nos da tiempo, del tipo de equipo médico que se obtendría a cambio del avión y de todo el equipo médico que se requiere en los hospitales, porque de acuerdo al avalúo, el avión cuesta 130 millones de dólares, son como dos mil 500 millones de pesos
Autor
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
Lugar y fecha
Conferencia de prensa en Palacio Nacional. 22 de enero de 2020
Cuartoscuro
23 de enero, 2020
Comparte

Ahora no solo se planea usar los recursos de la venta del avión para financiar el plan migratorio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador —como dijo en junio pasado— o llevar agua a comunidades —promesa de septiembre—, este miércoles el presidente informó que ya se tiene un estimado de los equipos médicos que se comprarán con los recursos que se obtengan.

Entre la nueva promesa de compra con los recursos del avión presidencial se incluyen mil camillas, 998 camas, 250 ambulancias o 10 tomógrafos. 

De lo que el presidente no habla es de la deuda que el gobierno mexicano adquirió al comprar ese avión, y que el avalúo por su venta apenas alcanza para pagarla, por lo que no hay recursos de sobra para todos los planes que se han anunciado. 

Para empezar, el monto por el avión presidencial ya es incluso menor al que había anunciado el mismo presidente López Obrador en junio de 2019. En ese entonces dijo que serían “mínimo 150 millones de dólares y de ahí para arriba”, pero ahora habla de un avalúo de 130 millones.

Independientemente de esa cifra, lo cierto es que si el gobierno federal logra la venta entonces deberá pagar lo que todavía debe al Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) por el avión presidencial, según se establece en el contrato de arrendamiento firmado en noviembre de 2012.

El Boeing 787, mejor conocido como avión presidencial TP-01 o José María Morelos y Pavón fue valuado por la Organización de la Naciones Unidas (ONU) en 130 millones de dólares. Esto equivale a aproximadamente 2 mil 500 millones de pesos (dependiendo el tipo de cambio).

Tal como se explicó en el Sabueso del 18 de junio, el costo total por adquirir el avión fue de 5 mil 213 millones 502 mil 866 pesos, de los cuales el gobierno federal ya pagó mil 622 millones 19 mil 956 pesos. Es decir, el 31%. Aunque se llegara a vender el avión en 150 millones de dólares —la cifra más alta que ha mencionado el presidente—, no sería suficiente para pagar la deuda. Mucho menos para destinar los recursos a otros programas.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, incluso dijo el pasado 9 de abril durante una comparecencia en el Senado que no habría “recuperación de dinero por la venta del avión presidencial”. Según el funcionario, “con lo que se obtenga solo se dejará de pagar el costo del arrendamiento financiero por su adquisición”.

Cuando se adquirió el avión presidencial se firmó un contrato con Banobras por quince años con pagos diferidos. Ese trato contempla pagos anuales de 45 millones de pesos en operación y mantenimiento; y entre 4.6 millones y hasta 451 millones de pesos en arrendamiento.

El Presupuesto de Egresos de la Federación asignó en 2019 un pago de 416 millones 940 mil pesos; para 2020 no se asignaron recursos. 

Los pagos anuales establecidos en el contrato deberán realizarse hasta 2029.

Adicionalmente a ese gasto, el gobierno federal pagó 30 millones de pesos por tener el avión presidencial en el Aeropuerto de Logística de San Bernardino, California, Estados Unidos, durante 2019.

¿Cómo va la venta?

En abril de 2019 se dijo que ya habían recibido 14 solicitudes de compra, el 8 de octubre el presidente anunció que ya había un posible comprador, pero el día de Nochebuena el presidente dijo que “ha llevado tiempo lo del avión presidencial porque se trata de un avión muy grande, costoso, no es fácil conseguir clientes”. 

Luego de estas declaraciones y tras los cuestionamientos en redes sociales, Comunicación Social de Presidencia dijo el viernes 27 de diciembre a Animal Político que era falso que el avión presidencial volvería a México para que López Obrador pudiera usarlo.

Sin embargo, el 14 de enero de 2020 el director del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), Jorge Mendoza Sánchez, dijo en conferencia en Palacio Nacional que el gobierno mexicano decidió que el avión volviera a territorio mexicano para su resguardo, exhibición y explorar tres alternativas para la comercialización: ya sea con un comprador único, la venta en copropiedad, o la renta del activo.

Tres días después, el mismo López Obrador anunció que existía otra alternativa para vender el avión: Una rifa. El mandatario dijo que podrían venderse 6 millones de números de la Lotería Nacional, con un costo de 500 pesos. 

“Porque sería una oportunidad para un mexicano, un trabajador, una gente del pueblo, porque podrían adquirir un billete, un cachito de 500 pesos (…) Con esto se obtendrían tres mil millones de pesos, el avión vale alrededor de dos mil 500, los 130 millones de dólares”, reiteró el 20 de enero, y declaró que con los 500 millones sobrantes, el ganador de la rifa tendría “dos o tres años de servicio garantizado”. 

Este martes se viralizó en redes sociales un comunicado falso de la empresa Boeing, que decía que la aeronave está bajo arrendamiento por lo que “no puede ser enajenada a un tercero bajo ninguna circunstancia”, antes de 25 años.

La información del supuesto comunicado es errónea. El gobierno federal sí firmó un contrato de arrendamiento financiero pero con Banobras y a 15 años. Es decir, el avión sí se compró a Boeing, solo que se hizo a través de Banobras y solo después de ese periodo o el pago a esa institución formaría parte de los activos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.