Nueva variante de COVID, en México: Qué se sabe de ella y cómo mutan los virus
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Nueva variante de COVID, en México: Qué se sabe de ella y cómo mutan los virus

Hasta ahora, según autoridades de Salud, no se ha confirmado de que provoque manifestaciones más graves de la enfermedad o mayor riesgo de muerte.
AFP
10 de enero, 2021
Comparte

Se confirmó el primer caso en México de la variante de coronavirus llamada B.1.1.7, que en Reino Unido ha provocado alerta, por propagarse con más facilidad entre la población.

“Se trata de un ciudadano extranjero de 56 años de edad que arribó el 28 de diciembre al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México ‘Benito Juárez’, en un vuelo procedente de Ámsterdam, y el 29 de diciembre se trasladó a Matamoros, Tamaulipas”, detalló la Secretaría de Salud federal.

“La persona llegó a nuestro país asintomática. Por protocolo de la empresa donde labora, se le realizó la prueba por PCR, la cual resultó positiva, e inmediatamente se mantuvo aislada y en seguimiento médico.

El 4 de enero fue remitido a un hospital privado debido a una saturación de oxígeno de 84 por ciento. El 8 de enero fue hospitalizado debido a la progresión de la enfermedad y en la actualidad se encuentra intubado”, agregó.

La autoridad sanitaria, continuó Salud federal, “ha dado seguimiento precautorio a todos los contactos del mismo vuelo de la Ciudad de México a Tamaulipas en el que viajó la persona, incluyendo la tripulación.

Dos personas presentaron síntomas, pero salieron negativas a las pruebas diagnósticas y 31 permanecen asintomáticas y están aisladas, mientras que 12 no han sido localizadas para constatar su estado de salud”.

Esto se da a casi un mes de que el secretario de Salud de Reino Unido, Matt Hancock, informara sobre el hallazgo en ese país de la nueva variante  del virus SARS-CoV-2, al realizar estudios de secuenciación genómica viral. 

Hancock aseguró entonces que no había nada que sugiriera que causara una enfermedad peor o que las vacunas ya existentes no funcionarán, aunque “podría estar asociada a una dispersión más rápida” del virus y la enfermedad COVID-19.

“Los epidemiólogos que estudian el crecimiento de la variante B.1.1.7 en el Reino Unido han estimado que es aproximadamente un 50% más transmisible que los virus existentes en circulación, lo que contribuyó a la decisión del gobierno del Reino Unido de entrar en un tercer confinamiento nacional, el 5 de enero”, indicó un artículo publicado en la revista científica Nature, el pasado 7 de enero.

Esta variante, señaló la OMS en un reporte del 21 de diciembre pasado, “se define por la presencia de un conjunto de 14 mutaciones”, respecto a la primera forma en que se identificó al virus, en China.

Si bien se ha detectado que es más transmisible o que se contagia más fácilmente, hasta ahora no se ha confirmado que provoque manifestaciones más graves de la enfermedad COVID-19 o mayor riesgo de muerte, así lo señaló José Luis Alomía, el director general de Epidemiología en México, coincidiendo con lo señalado por la OMS y los CDC estadounidenses.

Esta variante incluye la mutación N501Y, nomenclatura con la que se indica en qué parte del genoma se ha dado un cambio en el virus.

“Una de las mutaciones identificadas (N501Y) está alterando un aminoácido en los seis residuos clave del dominio receptor-obligatorio (RBD). De acuerdo con la base de datos de la Iniciativa mundial para intercambiar datos sobre la gripe aviar (GISAID), esa misma mutación del RBD (N501Y) se ha notificado de manera independiente en varios países, entre ellos Sudáfrica y Australia. El análisis de las secuencias reveló que la mutación N501Y del virus notificada en el Reino Unido y la notificada en Sudáfrica se originaron por separado”, refirió la OMS.

Pero, ¿cómo mutan los virus y se forman nuevas variantes? Esto nos dijeron especialistas consultados:

Un enemigo cambiante  

El SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad COVID-19, proviene de la familia de los coronavirus.

Como todos los virus en el mundo, este nuevo identificado en China a finales de 2019 sufre muchas mutaciones, algo normal en ellos. 

De hecho, todos los virus que en su estructura llevan RNA son súper mutantes.

“Todos los virus tienen mutaciones que es como un error en el copiado de material genético”, explica la epidemióloga de la UNAM Guadalupe Soto.

Podemos hacer la siguiente analogía: Si el SARS-CoV-2 fue el primer coronavirus en “reinar la tierra”, con su genoma o información genética se crearon diversas familias; es decir, diferentes tipos de genomas. 

Después, como en cualquier familia, hay diferencias entre sus miembros, rasgos distintos como la altura y el color de tez, ojos y cabello. Esas diferencias son vistas como variantes en un virus.

El número de diferentes rasgos en los integrantes de la familia, o las mutaciones y variantes, se suman y se promedian en un tiempo determinado, para establecer parámetros entre distintos virus y conocer más su comportamiento. 

Las mutaciones y vacunas

La proteína spike es la llave que tiene el SARS-CoV-2 para entrar a nuestro cuerpo, y la vacuna es la cerradura, de manera que las vacunas se idearon para cubrir toda la puerta y dotar a nuestro organismo de una ‘súper cerradura’.

Todas las mutaciones y variantes del coronavirus tratan de modificar la proteína spike para brindarle al virus más formas de cómo atacar la cerradura, la puerta hacia nuestro organismo; sin embargo, ninguno de estos cambios ha comprobado hasta ahora ser más fuerte o peligroso.

“Para que la variante no funcionara con la vacuna esta tendría que cambiar toda su estructura genéticamente, tanto que ya no compartiría mucha información con el SARS-CoV-2; es decir, sería un virus completamente diferente, nuevo”, explica la epidemióloga de la UNAM.

La probabilidad de que el SARS-CoV-2 evolucione tanto que dé paso a un nuevo virus fue descartado en su momento por tres expertos consultados por El Sabueso, basados en el comportamiento científico del mismo coronavirus, dadas sus pocas mutaciones en comparación con la influenza y el VIH. Sin embargo, eso nos lo mencionaron en diciembre pasado. Habrá que estar al pendiente de los nuevos reportes sobre las variantes del virus, que pueden darse con más frecuencia al seguir los altos niveles de contagios.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.