Tecnología HAARP no provocó sismo en México ni las 'luces del terremoto'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La tecnología HAARP no provocó el sismo de 7.1 en México ni las 'luces del terremoto'

No hay pruebas científicas para afirmar que las luces que vimos durante el terremoto del martes tienen relación con el proyecto HAARP.
9 de septiembre, 2021
Comparte

Durante el sismo de 7.1 grados el martes pasado hubo un detalle que llamó la atención de muchos: luces en diferentes tonalidades que iluminaron el cielo mientras la tierra en México se sacudía. 

Algunas personas comenzaron a difundir la idea de que esos destellos eran del proyecto HAARP. Una tecnología que, supuestamente, causó de manera intencional el movimiento telúrico. Pero la verdad es que HAARP estudia la ionosfera mediante frecuencias, nada qué ver con la tierra. 

Se trata de una teoría de la conspiración que habla sobre una tecnología supuestamente usada para crear desastres naturales en beneficio de un grupo de poder político y económico, y que no tiene ningún sustento científico. Especialistas explicaron a Animal Político que la idea de que el temblor haya sido causado de forma intencional no es posible. 

Aún así, en grupos que suelen difundir desinformación en Telegram aparecieron materiales como una imagen que dice: “HAARP tecnología utilizada para producir el temblor de 7.1 en Acapulco México”. 

En Twitter y Facebook, otros usuarios difundieron videos que muestran los destellos de luz con mensajes como:  “#Terremoto en México Acapulco (vean luces antes de inicio del sismo) HAARP”. 

“Nooo !Que no nos vengan con sus mentiras a la mierda el que crea que este temblor es causa de la naturaleza ! ESTO ES HAARP (SIC)”, publicó otro usuario de Facebook. 

Aunque para algunos esto no tiene sentido, otros usuarios mencionaron que nunca antes habían visto luces como esas mientras tiembla, y fue así que la idea del HAARP comenzó a replicarse, en conjunto, miles de veces en redes sociales. 

No hay evidencia de que HAARP causa desastres naturales

HAARP son las siglas de High Frequency Advanced Auroral Research Project, en español: Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia. 

De acuerdo con su página web “es un esfuerzo científico destinado a estudiar las propiedades y el comportamiento de la ionosfera”. La ionosfera es el límite entre la atmósfera inferior de la Tierra y el espacio. 

Se trata de una instalación de transmisión de alta potencia que opera en el rango de alta frecuencia, que tiene la capacidad de “excitar temporalmente un área limitada de la ionosfera para el estudio científico”.

De acuerdo con los verificadores de Snopes, este proyecto se ha señalado como una gran teoría de la conspiración, pues se le atribuye a esta instalación científica un montón de cosas “desde la creación de huracanes hasta el control mental”.

En 2010, de acuerdo con NBC News,  el líder venezolano Huge Chávez afirmó que HAARP o un programa como este desencadenó el terremoto de Haití, lo cuál fue desacreditado por científicos. 

A lo largo de los años no se ha podido comprobar que esta teoría es cierta,  ha sido desmentida muchas veces. 

“Si HAARP fuera un arma devastadora de la guerra climática, el gobierno no simplemente la regalaría”, argumenta Snops, al describir que en 2015 la operación de la instalación de investigación pasó de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos a la Universidad de Alaska Fairbanks.

Los verificadores de Climate Feedback también explicaron que “HAARP produce solo pequeños efectos de calentamiento en la ionosfera. Por lo tanto, no puede influir en fenómenos naturales como ciclones o huracanes, que ocurren en la troposfera de mucha menor altitud (7 kilómetros) y generan órdenes de magnitud más de energía”.

Los sismos no se crean de forma intencional

Víctor Manuel Cruz, académico del instituto de geofísica de la UNAM, nos explicó que los sismos como el del martes no se pueden predecir y mucho menos provocar de manera intencionada. 

Desde hace muchos años, Cruz ha estudiado la física de los terremotos, desde el proceso de ruptura hasta los efectos del sitio sísmico, y en todo ese tiempo dice que HAARP no es algo que forme parte de las preocupaciones de los sismólogos en el mundo. 

“Lo que puedo afirmar con toda seguridad es que ningún tipo de experimento de esta naturaleza o de ninguna otra puede provocar un terremoto como el del martes pasado”, señaló. 

El investigador detalló que existe un proceso de inyección de fluidos para extracción de hidrocarburos como el fracking que sí pueden generar sismicidad en algunos lugares, pero eso está bien documentado y no tiene nada que ver con HAARP. 

Tal vez te interesa: Una prueba de embarazo no es suficiente ni recomendable para diagnosticar cáncer testicular

¿Y las luces? 

Para el sismólogo, “no fueron más que relámpagos en un día lluvioso”. 

El académico explica que “hay razones teóricas y experimentales que mencionan un efecto electromagnético en ciertas rocas cuando son sometidas a fuerzas producidas por la ondas sísmicas, que provoca ionización en algunas rocas”. Señala que en este proceso la roca se puede convertir en un semiconductor y llevar esta energía a la superficie de la tierra. 

Pero, según Cruz, el que esta luminiscencia producida por el movimiento de las rocas durante un sismo pueda en verdad ser percibida es algo polémico, incluso en la propia comunidad científica.

“Hay artículos científicos serios que documentan este tipo de fenómenos desde el siglo XIX y hasta la fecha, pero es muy difícil asociar con toda precisión que estas luminiscencias pudieran estar directamente relacionadas con la ocurrencia de un terremoto”, señala. 

Entonces, respecto a las luces del martes, él dice que “no hay evidencia alguna irrefutable de que hayan sido producidas por las ondas sísmicas del terremoto”. 

Hace 4 años, 7 de septiembre de 2017, también se registró un sismo similar al del martes en donde algunos usuarios también dijeron haber visto luces en el cielo. En aquel momento el ingeniero geofísico  Esteban Hernández Quintero  explicó este fenómeno en un video publicado por la página de Divulgación de la Ciencia de la UNAM. 

“Las rocas de la corteza terrestre tienden a tener ciertas imperfecciones y a la hora de que son sometidas a esta fricción empiezan a soltar ciertas cargas eléctricas o electrones. Estos electrones con este movimiento buscan alguna salida de la energía que se genera por fricción. Al momento que salen estos electrones a la atmósfera, esta energía que traen de manera dinámica, llamémosle energía cinética, la convierten en el momento de interactuar con la atmósfera en un fenómeno lumínico”. 

Pero en aquel momento, el geofísico también precisó que hay otros tipos de fuentes que pueden originar esas luces, como por ejemplo, “luces que tienen que ver con los transformadores, hace oscilar cables y se hace un corto que generan chispas muy grande que también hace que la luz se refleje en las nubes”. 

Las “luces de terremoto” no son algo nuevo 

De acuerdo con el Servicio Geológico de los Estados Unidos​ (USGS), fenómenos como relámpagos, bolas de luz, serpentinas y resplandores constantes, vinculados con terremotos, se denominan luces de terremoto o earthquake lights (EQL, por sus siglas en inglés). 

Algunos usuarios argumentaron que el fenómeno de las luces no lo habían visto antes y eso ha dado lugar a especulaciones como la de HAARP. Pero, tal como señaló el doctor Cruz, sí hay documentación de este tipo de avistamientos desde hace mucho tiempo. 

El registro más antiguo que encontramos sobre este fenómeno es un artículo del geofísico John Derr, investigador del Servicio Geológico de Estados Unidos. Su texto se publicó  en 1973  y se titula:  “Luces de terremoto: una revisión de las observaciones y las teorías actuales”.  

También detectamos otra investigación disponible en la revista ElSevier fechada en 2006. Otro ejemplo es esta nota de 2014 de BBC, que menciona una investigación de la Universidad Rutgers, en Estados Unidos.

La USGS explica que no hay un consenso entre los geofísicos, pues algunos piensan que no siempre que se detectan luces antes o durante un temblor se trata de fenómenos relacionados con el movimiento de la tierra, u otra fuente de la naturaleza. 

Por ejemplo, señala que algunos informes de luces de terremoto en realidad son otra cosa como la “formación de arcos eléctricos a partir de las sacudidas de las líneas eléctricas”. Como el choque de los cables de luz que describió el doctor Hernández Quintero.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.