No solo el Tren Maya: ambientalistas y activistas protestaron contra aeropuerto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

No solo el Tren Maya: ambientalistas y activistas protestaron contra el aeropuerto de Texcoco desde 2014

El presidente omitió mencionar que desde que se anunció el aeropuerto en Texcoco hubo protestas y que también se realizaron advertencias de ambientalistas
24 de marzo, 2022
Comparte

Ante el lanzamiento de lo que calificó como una campaña que busca frenar la construcción del Tramo 5 del Tren Maya, el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó que quienes participaron en este llamado son “pseudoambientalistas” y que no protestaron contra el proyecto del aeropuerto en Texcoco.

“¿Cuándo estos artistas, pseudoambientalistas, se pronunciaron por la destrucción que se iba a llevar a cabo del Lago de Texcoco?”, cuestionó el mandatario durante la conferencia matutina del 23 de marzo de 2022.

Sin embargo, en su declaración omitió mencionar que desde que se anunció el aeropuerto en Texcoco hubo protestas y que también se realizaron advertencias de ambientalistas –algunos de quienes hoy cuestionan el Tren Maya– sobre el impacto ambiental del proyecto del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Ahora es el Tren Maya, convencen o contratan a artistas, a pseudoambientalistas, supuestamente preocupados por la defensa del medio ambiente y empiezan una campaña en contra del Tren Maya”, criticó el mandatario.

Pobladores protestaron, pero también ambientalistas

Apenas se anunció formalmente el aeropuerto de Texcoco, en septiembre del 2014, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de San Salvador Atenco, expresó su repudio al proyecto.

Como hace 13 años volvemos a reunirnos en Chapingo para desenmascarar el proyecto de muerte”, expresaron, en el marco de un foro realizado en la Universidad Autónoma Chapingo.

 

El FPDT continuó organizando mesas de diálogo, conferencias de prensa, manifestaciones y rodadas en bicicleta en contra del aeropuerto, pero el gobierno de Enrique Peña Nieto decidió seguir su construcción.

Incluso, en septiembre de 2018, ya con el respaldo de otras organizaciones de la sociedad civil y en víspera a la consulta organizada por López Obrador, los pobladores de San Salvador Atenco impulsaron una serie de acciones con la campaña “#YoPrefieroElLago”, desde donde se pedía la cancelación del proyecto.

En esta campaña a favor del lago de Texcoco participó Rubén Albarrán, músico de Café Tacvba que hoy apoya a “Sélvame del Tren”, iniciativa en contra de la construcción del Tramo 5 del megaproyecto del gobierno actual.

Pero el FPDT no fue el único grupo que se opuso al aeropuerto de Texcoco desde sus inicios; académicos también lo criticaron. 

En enero de 2015, un grupo de especialistas en ecología publicó un reporte en el que alertaban por los riesgos ambientales de la obra.

Su texto, publicado en enero del 2015, el Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), consideró que el desarrollo “debió de ser rechazado por la DGIRA debido a que existen muchas incertidumbres”.

Así, enlistaron los puntos “en contra” del aeropuerto de Texcoco en materia ambiental y territorial, como la inclusión de especies exóticas invasoras, la violación del Plan Regional de Desarrollo Urbano del Valle de Cuautitlán-Texcoco y la omisión de los Estudios de Riesgo Ambiental asociados a la posibilidad de inundaciones.

Luis Zambrano, investigador del Instituto de Biología de la UNAM y uno de los firmantes del reporte de 2015, explica en entrevista con Animal Político que días después de que se anunció el proyecto del aeropuerto de Texcoco surgieron las advertencias por el daño ambiental.

Desde ahí hablé del gran deterioro ecológico que podría suceder en el Valle de México si el aeropuerto se hacía mal o simplemente si se hacía”, comenta el especialista, que también impulsó la campaña “Sélvame del Tren”.

Uno no está en contra nada más porque uno no quiere que haya aeropuertos, se está en contra porque se analiza el Valle de México. Si uno ve lo que era antes de que lo estuviéramos destruyendo, se percataría que todavía se puede recuperar ese gran sistema de cinco lagos”, añade.

Posteriormente, otros investigadores del Centro de Ciencias de la Atmósfera y del Instituto de Geología de la UNAM también señalaron que no era una buena opción establecer el aeropuerto en esa zona.

Un artículo publicado en 2017 en Letras Verdes. Revista Latinoamericana de Estudios Socioambientales advertía que “los problemas ambientales más significativos considerados por la obra son la contaminación, las posibles inundaciones, los problemas hídricos y la alteración de ecosistemas, así como la zona natural en extinción”.

Las afectaciones del tren, foco de la campaña

El 22 de marzo se lanzó la campaña “Sélvame del Tren”, con la que habitantes de la zona, ecologistas y famosos hicieron un llamado al presidente y a las autoridades federales para detener el Tramo 5 del Tren Maya, dado que no cuenta con una Manifestación de Impacto Ambiental basada en estudios científicos.

Entre los participantes, que hacen un llamado para consultar a especialistas en desarrollo sustentable antes de seguir con el proyecto, están Eugenio Derbez, Bárbara Mori, Natalia Lafourcade, Kate del Castillo, Rubén Albarrán, Imelda Kimil, Roberto Rojo, Sergio Mayer Mori, entre otros.

La campaña surge de una serie de ciudadanos preocupados por el bienestar del país. No enemigos del pueblo, no enemigos del presidente, no enemigos de Morena ni nada”, comenta Rodrigo Medellín Legorreta, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM y miembro de la campaña.

El especialista conocido por su trabajo en murciélagos, explica que esta iniciativa se enfoca en el Tramo 5 porque, como cambió de ruta, causará un daño ambiental “que es verdaderamente irreversible, no solamente por la cantidad de árboles que se van a caer o que se cayeron, sino también por la fragmentación del ecosistema”. 

Sobre el derribo de árboles para construir el Tren Maya, López Obrador ha insistido en que no habrá daño ambiental porque se está reforestando con el programa Sembrando Vida, aunque, como te contamos en esta otra nota, especialistas señalan que no tiene enfoque ambiental.

En esto último coinciden Zambrano y Medellín Legorreta: sembrar árboles frutales no compensa las afectaciones a la selva y su biodiversidad.

No se necesita licencia para protestar: ambientalistas

Al respecto de los señalamientos hacia los artistas que no habían protestado contra proyectos anteriores, los ambientalistas consultados por Animal Político afirman que no se necesita tener una “licencia”

Entre más, mejor. Esto no tiene que tener derecho de admisión. El punto fundamental de esto es cuándo entiendes que el problema es grave. No tienes que llegar a los 16 años y empezar a ser activista y ya tener ‘pase’ a los 18, 22 o 40 años y decir ‘yo he estado en todas estas luchas’”, argumenta Zambrano.

No es entrar a un club exclusivo de defensores del medio ambiente, comenta, pues “todo el mundo tiene derecho, incluso a solo tener una sola lucha”.

“Si estos artistas deciden solo tener la lucha porque les perturba mucho porque a ellos les encanta ir a Tulum o a Cancún, pero si solo deciden esa, pues está bien, porque todos tenemos derecho a tener nuestras luchas”. añade.

Siempre que esté informada, cualquier persona tiene el derecho de expresarse, comenta Medellín Legorreta, “pero no se puede decir que porque la gente no protestó antes, ya no puede protestar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.