Nuevo turismo en pandemia: viajar por una vacuna a pesar de los riesgos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Marisol Benítez

El nuevo turismo en pandemia: viajar por una vacuna contra el miedo y la COVID

Mientras avanza la vacunación en México por etapas debido a las limitadas cantidades de dosis, hay quienes han preferido obtener la inmunización antes de su turno viajando al extranjero a países que tienen un excedente de vacunas.
Marisol Benítez
1 de agosto, 2021
Comparte

Que las personas acudan a otros países para recibir atención médica no es un fenómeno nuevo, pero la búsqueda de protección contra la COVID-19 aumentó este flujo de personas entre países, tanto que ya se ganó su propio término: turismo de vacunas. 

La vacunación no ha avanzado al mismo ritmo en todos los países, en México solo el 33% de la población ha sido vacunada. El 19% de la población mexicana está bajo un esquema completo y el 14% con un esquema nuevo, en contraste con Estados Unidos, donde se ha vacunado al 56% de la población con el 49% de esquemas completos y 7.8% de esquemas nuevos, según cifras de Our World in Data.

La mayor preocupación es estar protegido con la vacuna ante un contagio de COVID, por lo que algunos decidieron arriesgar un viaje al extranjero e invertir dinero para obtener una protección, lo más pronto posible.

De ahí que las personas busquen destinos en donde la vacunación está abierta a todas las personas, sin importar su nacionalidad. Estados Unidos, Rusia, Las Maldivas, Bali e Indonesia son algunos ejemplos de esto. Estos últimos dos incluso promocionaron la creación de paquetes de turismo y vacunación, para incentivar que las personas visiten las playas y poder reactivar sus economías más rápidamente.

“Un proveedor de vacunas no puede negarse a vacunar a alguien que se presenta para obtenerla si caen dentro de la categoría de la fase de priorización en la que nos encontramos y no tienen alguna justificación médica por la cual no podrían obtener la vacuna”, dijo el Departamento de Salud de Carolina del Norte a Associated Press, explicando por qué una persona puede obtener la vacuna sin necesidad de comprobar su residencia o nacionalidad.

Debido a regulaciones como esta, muchas personas que no cuentan con la ciudadanía de los Estados Unidos pudieron obtener la vacuna en algunos estados de este país.

En Animal Político platicamos con 4 personas que viajaron desde México hacia los Estados Unidos para vacunarse. Te contamos cómo fueron sus experiencias de vacunación en distintos estados, y por qué decidieron hacerlo a pesar de los riesgos y de la fuerte ola de críticas en redes sociales que muchos que tomaron parte en esta práctica han recibido.

‘Me vacuné para estar más tranquila’

Para Judith, originaria de Durango, obtener la vacuna lo más pronto posible significaba tener seguridad, pues a sus 71 años de edad está dentro de uno de los grupos de riesgo más importantes por ser un adulto mayor. Vacunarse era una de sus prioridades para poder aminorar la posibilidad de contraer el virus, y enfermar gravemente.

“Yo tenía contemplado ir a Estados Unidos, porque fui a visitar a mis nietos en San Diego, California. Ya estando allá supe que iban a poner las primeras dosis a los adultos mayores y decidí buscar un centro de vacunación. Inmediatamente dije ‘sí, yo quiero la vacuna’”.

En el sitio web oficial del Estado de California, declararon que “la distribución de la vacuna estará basada en la elegibilidad sin importar el estatus de residencia o de inmigración”. 

Ella recibió su primera dosis en enero de este año. Para esas fechas en Estados Unidos solamente estaban vacunando a los mayores de 60 y al personal de salud, en cambio la vacunación en México solo estaba disponible para el personal de salud.

“En ese entonces sólo estaban poniendo Pfizer y Moderna y variaba en cada centro (de vacunación), a mí me tocó Moderna. No pude elegir mi vacuna, pero pude elegir mi centro de vacunación. Fui al centro PETCO porque te vacunaban desde el carro y así no tendría que bajarme y arriesgarme a estar en contacto con más personas”, relató Judith acerca de su experiencia. 

“Fue todo muy sencillo. Una vez que me vacunaron me dijeron que tenía que pasar a otra área y esperarme. Nos pusieron como una torrecita arriba en el carro. En 15 minutos empezó a pitar y pasó una enfermera, quitaron la torre y me dijo que adelante, ya me podía ir”.

Al darse cuenta de que el proceso de vacunación era muy sencillo, decidió invitar a 8 amigos de su misma edad a vacunarse en San Diego para que pudieran tener tranquilidad, como ella lo definió, más pronto. Judith les ayudó con el proceso y su familia apoyó con el hospedaje.

“Me vacuné durante mis vacaciones” 

Sofía de 21 años, residente de Chiapas al igual que su familia, estuvieron enfermos de COVID-19 en diciembre de 2020. 

“Me ardía muchísimo la garganta, me sentía muy cansada y me dolía mucho la cabeza, pero ni a mi papá ni a mí nos dio tan grave. La que se puso muy mal fue mi mamá que se cansaba bastante y casi no podía comer por los síntomas”. 

En junio de 2021 seis meses después de su experiencia con la COVID y ya recuperados, decidieron ir a Boston, Massachusetts, y aprovechar la oportunidad de vacunarse con Johnson & Johnson.

“Realmente fue para vacacionar […] la verdad que mi papá tenía ganas de conocer Boston y bueno, nos vacunamos ahí porque pudimos conseguir la Johnson & Johnson. También influyó que no nos podíamos vacunar en México por mi edad y la de mis hermanos, y que habíamos escuchado que hay problemas para poner la segunda dosis en México”.

A pesar de que la familia de Sofía decidió vacacionar y planear su viaje por su cuenta, en México y en otros países del mundo las agencias de viaje aprovecharon esta tendencia para reactivar sus actividades. 

Agencias como Despega en México, Aviatur en Colombia, y Viajes Colón en Costa Rica han abierto paquetes para que las personas puedan ir a vacunarse con vuelo y hospedaje incluido. El fenómeno no sólo se ha dado entre los países de América Latina y Estados Unidos. sino que agencias alrededor del mundo han comenzado a ofrecer estos servicios.

Agencias de la India ofrecen viajes a Estados Unidos para vacunarse, mientras que también aparentemente está la disponibilidad para los turistas de vacunarse en Dubai, Emiratos Árabes, de acuerdo con esta nota de Associated Press. 

En Rusia, bajo el consentimiento del presidente Vladimir Putin, se estarán ofreciendo tours de tres semanas que cuestan entre $1,500 y $2,500 dólares, excluyendo los costos de vuelo, para recibir la vacuna Sputnik V.

Con los viajes a Estados Unidos, las agencias se encargan de reservar las citas e incluso de permitir que sus clientes elijan la marca de vacuna que quieren.

Para Sofía también fue fácil elegir la vacuna, pues tenía distintas opciones de centros de vacunación para aplicarse la que quisiera. Ella y su familia eligieron un centro que tuviera la Johnson & Johnson, porque al ser vacuna de una sola dosis, no tendrían que volver a Estados Unidos después para otra aplicación.

“Te metías a la página web de la farmacia y decías con cuál querías, y el sistema te decía en dónde estaba la ubicación, dónde estaba la vacuna que tú querías.”

No tardó más de veinte minutos, incluidos los 15 minutos de observación.

“Definitivamente es una posición de privilegio.” reflexionó al relatar su historia, “hay mucha gente que se va a tener que vacunar aquí, gente que no tiene visa y gente que no puede pagar el boleto para irse al extranjero”.

‘Tenía miedo de que me diera fuerte y de sufrir secuelas’

Para Liz, de 36 años, “la opción más barata era Dallas, porque no estaba tan caro el vuelo ni el hotel” además de eso, cuenta con el beneficio de tener conocidos en la ciudad.

Ella viajó en junio junto con dos amigos más para ponerse la vacuna Johnson & Johnson. Como Sofía, elegir una vacuna de una sola dosis implicaba ahorrarse el viaje de regreso o la estancia de tres semanas en Estados Unidos.

Relata que, estando ahí, sólo era cuestión de hacer una cita en Walmart o en una farmacia y llegar a la hora de tu cita al centro de vacunación. 

“No te preguntaban nada ni necesitaban un comprobante de nada más que un pasaporte como identificación”, señala.

“Decidí ir a Estados Unidos porque aquí todavía estaban vacunando a mayores de 60 y calculaba que me iba a tocar en unos meses más”, explicó Liz sobre su elección.

Su razón principal para vacunarse lo más pronto posible era proteger su salud, pues ha tenido problemas en el pasado que podrían ponerla en riesgo, si llegara a contraer el virus.

“Sí me preocupaba que me diera COVID, porque no soy muy sana. Me daba miedo que me diera fuerte y que tuviera secuelas. […] Yo tengo piedras en el riñón, y una de las preocupaciones del COVID era que genera problemas para personas con insuficiencia renal, y aunque yo no tengo insuficiencia sí tengo un problema”. 

Está consciente de que el viaje a Dallas implicaba un riesgo por la posibilidad de exposición al virus en el aeropuerto, el avión y el hotel, pero consideró que era mejor vacunarse a pesar de ello. Así tendría la seguridad de estar protegida y no tendría que esperar más, pues continuar sin inmunización para ella implicaba un riesgo mayor.

El proceso de ingreso en migración en el aeropuerto de Dallas/Fort Worth fue muy rápido. No le preguntaron ni a qué iba ni por cuánto tiempo o dónde se quedaría. 

Liz asegura que ella no se siente culpable por haber buscado vacunarse y no esperar su turno en México. “A fin de cuentas no le quité una vacuna a nadie. Estados Unidos es un país que tiene muchas vacunas y por eso las están aplicando sin importar la nacionalidad o la residencia”.

Explica que en México hay una distribución más limitada de vacunas porque no hay tantas, pero en países como Estados Unidos no hay ese problema. También se percató de que allá hay muchas personas que a pesar de residir ahí y contar con papeles, no quieren vacunarse, mientras que en México y en otros países, las personas están dispuestas a tomar el riesgo de viajar con tal de obtener la inmunización.

Vacunarnos ayuda a terminar con la pandemia

Abelardo, originario de Monterrey y de 22 años, hizo dos viajes distintos para obtener su cuadro de vacunación completo. Su primera dosis de la vacuna Pfizer la obtuvo por una casualidad, pues en un viaje a Las Vegas, Nevada, un conocido que reside en la ciudad le ofreció ayudarlo a reservar una cita para vacunarse.

Teniendo en cuenta que en abril, cuando fue su viaje, la vacunación en México aún estaba disponible solamente para mayores de 40, decidió aceptar el apoyo. Así reservó una cita en la farmacia CVS y se aplicó la vacuna Pfizer.

“En ese momento no pensé en la segunda dosis, solamente en vacunarme lo más pronto posible. Ya buscaría cómo arreglar algo para la siguiente dosis cuando pasara el tiempo necesario”, comenta.

Otra ventaja que destaca Abelardo es que Pfizer es una vacuna aceptada en la mayor parte del mundo, “si en algún punto necesito viajar, no habrá problema con la vacuna que me pusieron.”

No todas las vacunas que se están aplicando en México cuentan con la aprobación en Estados Unidos o la Unión Europea. Aún están por definir los lineamientos sobre qué vacunas están permitidas para entrar a ciertos países como Estados Unidos, y esto ha causado incertidumbre especialmente entre aquellos vacunados en México con CanSino, Sinopharm, o Sputnik V.

“Una vez que cumplí con el periodo de espera determinado, la segunda dosis la obtuve en McAllen, Texas ya que está muy cerca de Monterrey, donde yo resido y también tengo conocidos y familiares que me ayudaron a obtener una cita”, explica.

Comparando los dos procesos, Abelardo relata que fueron experiencias completamente diferentes, por lo que sí se le hizo notorio cómo varía la vacunación de estado en estado.

“En CVS había muy poca gente porque acababan de abrir la vacunación en esa farmacia en Las Vegas y muy poca gente sabía de ello, y fue muy rápido todo. Sólo me pidieron una identificación con mi nombre y eso fue todo. La segunda fue más organizada, en un hospital NHR en McAllen.  Tenían una línea de recepción bien definida. Me pidieron llenar un formulario y las personas que estaban recibiendo la papelería me ayudaron. Una vez que recibieron mi formulario me pasaron a un lugar separado con mamparas donde me vacunaron”.

Algo notorio es que la demanda de los vuelos internacionales aumentó en un 18% del año pasado a éste, con una tendencia clara por los vuelos de Estados Unidos según los datos de la Secretaría de Turismo. 

Para beneficio de muchos regiomontanos, la aerolínea Aeromar abrió en abril un vuelo con la ruta Monterrey-McAllen. Esta ruta aérea fue necesaria por el cierre de la frontera terrestre entre Reynosa y McAllen. La ruta aérea facilitó el turismo de vacunas para aquellos que quisieron vacunarse en Texas.

“No me siento culpable de haberme vacunado en el extranjero”, declara Abelardo, “pero sí siento que hay un prejuicio y se incentiva más por esta ola de separación que hemos estado viendo en los últimos años. Estoy consciente que no cualquiera puede hacerlo pero en mi opinión contribuye a que la pandemia termine más pronto. Si puedes hacerlo y estás dispuesto a correr el riesgo, desde luego tomando todas las precauciones posibles, hazlo”. 

Los expertos, como el Doctor Michael Sinha de la Universidad Northeastern en Boston declaró a Afar, se debaten sobre las implicaciones éticas del turismo de vacunas y expresan que es mejor que los países que tienen un excedente de vacunas las donen a aquellos donde faltan en lugar de usarlas como un atractivo para turistas. Claramente el viajar para obtener la vacuna supone un riesgo, y también la limita a aquellos que tienen los recursos necesarios para hacerlo.

Pero el beneficio innegable es que aumenta los números de personas inmunizadas y deja las vacunas locales a quienes no pueden viajar para aplicárselas. De esta manera se puede llegar más pronto a la meta en la que la mayoría de los mexicanos estén vacunados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.