El uso del cubrebocas no está ligado al cáncer, como sugiere publicación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Captura de pantalla de publicación con desinformación

El uso del cubrebocas no está ligado al cáncer, como sugiere esta publicación

Esta imagen presenta información falsa y engañosa sobre el trabajo del científico Otto Warburg, quien estudió el cáncer y ganó un Nobel.
Captura de pantalla de publicación con desinformación
16 de febrero, 2021
Comparte

Una imagen que circula en redes sociales mezcla información falsa y engañosa sobre el trabajo de Otto Warburg, científico ganador de un Premio Nobel, para relacionar el uso de cubrebocas con el cáncer.

La publicación con esta advertencia errónea se ha compartido 722 veces en Facebook desde el 14 de febrero del 2021, aunque encontramos que la misma imagen ha sido difundida por decenas de usuarios desde el 2020.

“Máscaras. Respirar el propio anhídrido carbónico por más de dos horas produce acidez en la sangre”, dice la publicación y añade una frase, que atribuye a Warburg: “La principal causa de cáncer es la acidez en el organismo”.

Lee más: Es falso que un estudio de Fauci atribuya a los cubrebocas las muertes de la pandemia de 1918

De acuerdo con la doctora Rosalva Rangel Corona, docente y jefa de la División de Vinculación, de la FES Zaragoza de la UNAM, esta publicación tergiversa el trabajo de Warburg, pues él estudió la respiración de las mitocondrias, un organelo intracelular, y no la respiración pulmonar humana.

Si bien el cubrebocas puede producir sensación de incomodidad, autoridades y especialistas coinciden en que no existe evidencia de que causen daño, intoxicación por dióxido de carbono –también llamado anhídrido carbónico– o hipoxia.

Qué dice el trabajo de Warburg sobre la respiración

Otto Warburg recibió el Premio Nobel de Medicina o Fisiología en 1931 por su descubrimiento sobre “la naturaleza y el modo de acción de la enzima respiratoria”, con el que “demostró, junto con otras cosas, que las células cancerígenas pueden vivir y desarrollarse incluso en la ausencia de oxígeno”.

Sin embargo, según el portal PolitiFact, del Instituto Poynter, el científico descubrió que las células cancerosas ayudaron a producir condiciones de alto contenido de ácido y bajo contenido de oxígeno, no que fueran creadas a partir de esta situación. 

Entérate: Sí hay más protección con doble cubrebocas y con buen ajuste: los hallazgos en experimentos de los CDC

Gracias a sus investigaciones se estableció el “Efecto Warburg”, que es la observación de que el cáncer consume glucosa y excreta lactato, el cual fue explicado en un artículo de 2016: “Cuando hay oxígeno, las células normales usan las mitocondrias para oxidar la glucosa, pero en ausencia de oxígeno, la glucosa se convierte en lactato”. 

Las observaciones históricas de Warburg de que las células cancerosas convierten predominantemente grandes cantidades de glucosa en lactato, incluso en condiciones de suministro adecuado de oxígeno aún se reconocen, después de 95 años, explica la especialista Rangel Corona.

“Pero no tienen nada que ver con que si no hay oxígeno te va a dar cáncer”, comenta. 

En el mismo sentido, Warburg afirmó en una conferencia de 1966: “La principal causa del cáncer es el reemplazo de la respiración de oxígeno en las células normales del cuerpo por una fermentación de azúcar. Todas las células normales del cuerpo satisfacen sus necesidades energéticas mediante la respiración de oxígeno, mientras que las células cancerosas satisfacen sus necesidades energéticas en gran parte mediante la fermentación”.

Dióxido de carbono en el cuerpo

El dióxido de carbono (CO2), también llamado anhídrido carbónico, es un gas sin olor ni color, producido normalmente por nuestro cuerpo: inhalamos oxígeno y exhalamos dióxido de carbono, aunque un exceso o la falta de éste en la sangre podría indicar un problema de salud, según el portal Medline Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Te puede interesar: Uso de cubrebocas evoluciona en el mundo, mientras en México aún se cuestiona su eficacia

La página del Centro Médico de la Universidad de Rochester explica que la mayor parte del dióxido de carbono del cuerpo está en forma de bicarbonato y se utiliza para mantener en equilibrio el pH de la sangre (ácidos y bases). 

Demasiado dióxido de carbono en la sangre (hipercapnia) puede provocar niveles altos de ácido en la sangre (acidosis respiratoria).

Sin relación el cáncer y el uso del cubrebocas

Aunque la falta de oxígeno y ventilación puede causar afectaciones en el cuerpo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el uso de cubrebocas quirúrgicos “no provoca intoxicación por CO2 ni hipoxia”.

“Muchos factores se tienen que sumar para que nos pueda dar cáncer. No nada más porque estamos respirando un poco de CO2, el mismo que nosotros estamos exhalando, con eso se va a convertir en cáncer”, señala la doctora Rangel Corona.

La base de datos de expertos COVID del Laboratorio Digital de Salud de Meedan coincide en que no hay evidencia actual que vincule el uso de las cubrebocas con el cáncer

“Debido a lo diminutas que son las moléculas de oxígeno y dióxido de carbono, los cubrebocas no disminuyen la cantidad de oxígeno que ingresa a una mascarilla ni aumentan la cantidad de dióxido de carbono que permanece”, señalan los especialistas. 

Lee más: AMLO y COVID: Qué cuidados deben mantener pacientes recuperados para evitar reinfecciones y más contagios

Los cubrebocas faciales no alteran los niveles de pH del cuerpo, no afectan el torrente sanguíneo ni alteran el cuerpo de ninguna manera que ponga a alguien en mayor riesgo de cáncer, explican.

En conclusión: No hay pruebas de que los cubrebocas puedan hacer que las personas respiren prolongadamente anhídrido carbónico y que esto cause cáncer.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.