La vacuna contra COVID no modifica el ADN del hígado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La vacuna contra COVID no modifica el ADN del hígado

Es falso que el ARN del virus contenido en las vacunas contra COVID pueda convertirse en ADN dentro del hígado humano
31 de agosto, 2022
Comparte

En redes sociales aseguran que la vacuna Pfizer se convierte “en células humanas de hígado” y modifica el ADN humano. Pero esto sólo se trata de desinformación y una mala interpretación de un estudio científico

“Científicos suecos descubren que el ARN de Pfizer puede transformarse en ADN en células humanas de hígado,  a través de la retrotranscriptasa endógena LINE-1. No se podía intuir que inyectar un brebaje experimental de ARNm iba a poder modificar el ADN humano”, dice el mensaje que ya se compartió cerca de mil veces en Twitter y que también circula en Telegram.  

La desinformación supuestamente se sostiene gracias a un estudio llamado “Transcripción inversa intracelular de la vacuna de ARNm de Pfizer BioNTech COVID-19 BNT162b2 in vitro en línea celular de hígado humano”. 

Los investigadores estudiaron “el efecto de BNT162b2 en la línea celular de hígado humano Huh7 in vitro”. Es decir, colocaron la sustancia activada de la vacuna de Pfizer sobre células de hígado cultivadas en un laboratorio. Ninguna de estás pruebas se realizó en personas. 

¿Qué dice el estudio? 

El infectólogo Uri Torruco nos dijo que el estudio trata de explicar cómo hay algunas personas que luego de mucho tiempo de infectarse con SARS-CoV-2 siguen dando positivo a COVID. Señaló que una de las hipótesis es que algunos pedazos del virus se siguen detectando porque el cuerpo los sigue produciendo.

El especialista explica que a partir del ARN se pueden producir proteínas y que el estudio consistió en “detectar ARN que se integra al ADN de las células hepaticas que producen proteínas virales combinadas con proteínas de humano”. Además señala que sólo se trata de proteínas, no de un virus o de otra cosa que infecte o dañe.

“Esto es un estudio de ciencia básica, que esto se traduzca en un padecimiento, una enfermedad o algo que clínicamente tenga relevancia es muy poco probable. Es un fenómeno biológico que se está investigando y nada tiene que ver con lo que dice el tuit. El tuit es un intento deliberado de engañar“, señaló Torruco.

Ante la confusión, la oncogenetista Talia Wegman también explicó el tema en su cuenta oficial de Twitter. 

La experta señaló que las líneas celulares o la base celular donde se realizó el estudio tiene muy alta expresión de LINE-1 y otras alteraciones genéticas. Esto es importante porque resulta que para que el RNA pueda llegar al DNA se requiere de dos enzimas: retro-transcriptasa e intregrasa. Y estás enzimas se encuentran presentes en LINE-1.

“Las secuencias LINE en nuestro genoma son inactivas y no producen ninguna enzima, son retro-transposones que lo que hacen es hacer copias de esas mismas secuencias”.

Es decir, por la forma en la que se realizó el estudio no se puede sostener que la vacuna contra COVID de Pfizer puede alterar de alguna forma el ADN de las células del hígado de los vacunados. 

Así que si se vacunaron con Pfizer duerman tranquilos, si quieren buscar justificación del por qué no se han vacunado, sigan buscando”, concluyó la experta.

La vacuna contra COVID no puede modificar el ADN del hígado 

Más allá de la interpretación del estudio, la publicación busca desmotivar a las personas sobre la vacunación, pues asegura que “inyectar un brebaje experimental de ARNm iba a poder modificar el ADN humano”. Esto también es falso. 

Para empezar, como te contamos en esta otra nota, antes de que las vacunas se apliquen a las personas en general pasan por todo un proceso de estudios, pruebas y análisis. Así que las vacunas que se inyectan a toda la población ya no se consideran “experimentales”, pues ya probaron su eficacia y seguridad. 

También en esta otra nota te explicamos que algunas vacunas utilizan el material genético del virus para montar una respuesta inmune en el cuerpo humano, pero no modifican nuestro ADN.

El doctor Alejandro Cané, líder de asuntos científicos y médicos para América del Norte de la división de vacunas de Pfizer, nos explicó que lo que hicieron: “es secuenciar la información genética del virus, copiarla, sintetizar una molécula de aRN mensajero, y meterla en una bolsita de lípidos que la protege de la degradación en la sangre”.  

El doctor Cané señala que las ventajas de este tipo de vacunas es que no es necesario manipular el virus. Sólo se copia una porción del ARN que tiene la información necesaria para que el virus use su llave, y entre a la célula.

Entonces, las vacunas de ARNm llevan una parte del material genético del virus a nuestro cuerpo, para que el organismo active una respuesta inmune en su contra. Eso no tiene nada que ver con la modificación de nuestro ADN.  

Además, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) también explicó que “el ARN mensajero nunca entra en el núcleo de la célula, donde se encuentra nuestro ADN, por lo que la vacuna no entra en contacto con el ADN”.  

Los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) también explican que este tipo de vacunas “no afectan nuestro ADN ni interactúan con él de ninguna forma”.

Esto es porque el ARNm nunca ingresa al núcleo celular, que es donde está nuestro ADN o material genético. Cuando el ARNm llega a la célula, está lee “las instrucciones” y luego lo desecha. No se queda en la célula ni el ADN.

En conclusión: Es falso que el ARN del virus contenido en las vacunas contra COVID pueda convertirse en ADN dentro del hígado humano, tampoco es verdad que puedan modificar o alterar nuestro ADN. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.