Vacunación y refuerzos contra COVID-19: lo que debes saber
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cuándo aplicarlos y cómo han evolucionado: Lo que debes saber de los refuerzos de vacunas COVID

El virus que causa la COVID ha evolucionado, pero la investigación, las vacunas y los refuerzos también: esto es lo que sabemos
7 de septiembre, 2022
Comparte

Contagiarse de SARS-CoV-2 dejó de significar lo mismo desde que comenzaron a aplicarse las primeras vacunas contra COVID-19. La reducción en la gravedad de la enfermedad y la disminución de la mortalidad se hicieron evidentes en los reportes estadísticos de los países que implementaron campañas de vacunación, como México. 

Por ejemplo, las vacunas contra el COVID-19 evitaron alrededor de 140,000 muertes en los Estados Unidos, según una investigación disponible en PubMed. El mismo subsecretario Hugo López Gatell ha reconocido que “la vacunación contra COVID-19 es un factor determinante para que la epidemia en México se mantenga con tendencia de descenso”.

Pero la evolución de la pandemia, el avance en la investigación y el surgimiento de nuevas variantes, resultado de las mutaciones naturales del virus, colocaron sobre la mesa la necesidad de reforzar la protección e incluso mejorarla. 

Entonces, ¿da lo mismo tener una dosis de vacuna? ¿Cuántos refuerzos debería tener? ¿Se siguen desarrollando vacunas? Te explicamos: 

Dosis y refuerzos

Cuando hablamos de un esquema completo de vacunación es el número de dosis que originalmente cada farmacéutica establece como necesaria para lograr una protección contra COVID-19. 

Por ejemplo, para la vacuna CanSino el esquema completo es de una sola dosis; mientras que para Pfizer y AstraZeneca se requieren dos inyecciones.

Carol Perelman, quien es química farmacéutica y bióloga, nos explicó que también existe la “dosis adicional”. Se recomienda a personas que por sus condiciones de salud particulares,  como pueden ser personas con inmunosupresión o adultos mayores, requieren una dosis adicional para alcanzar el nivel de protección que el resto de la población logra desarrollar con menos dosis. 

Pero cuando hablamos de refuerzos para la mayoría de las personas, nos estamos refiriendo a la también llamada “tercera dosis”. 

También lee: CanSino más Moderna: Lo que debes de saber sobre los refuerzos de vacunas

“Lo que hace es recordar el sistema inmunológico y  ahora sí que volverlo a activar para que esté todavía más fresca su respuesta inmunológica”, explica la especialista. 

Tener uno o dos refuerzos de la vacuna COVID-19 significó una “protección sustancial” durante la evolución de la variante omicron a principios de 2022, según encontró un informe de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). 

Lo que se traduce en una mejor protección para evitar hospitalización y muertes por alguna de las variantes del COVID-19, las cuales actualmente ya tienen mayor circulación que el virus original, sobre el que se crearon las vacunas. 

¿Cómo avanza México? 

En México, el 63% de la población  ya tiene completado un protocolo inicial (sin refuerzos); mientras que el 11% recibió al menos una dosis. Es decir, sólo el 74% tenemos algún tipo de protección contra COVID. Lo anterior, según el portal Our World in Data, con datos actualizados hasta el 5 de septiembre. 

Pero si hablamos de refuerzos, la cifra es aún menor, pues el número de refuerzos aplicados por cada 100 personas en México es de 44.8. Es decir, menos de la mitad hasta el 26 de agosto. 

Aunque vale la pena señalar que aún así México se encuentra por arriba del promedio a nivel mundial, pues hasta esa fecha, la cifra global era de 30.4 dosis de refuerzo de la vacuna administradas. 

Perelman señala que, en México, la dosis de refuerzo está recomendada a mayores de 18 años que hayan recibido su esquema completo de 5 a 6 meses antes. 

Mientras que la cuarta dosis está recomendada para adultos mayores de 60 años que se pusieron la tercera dosis hace más de 4 meses, o bien adultos mayores de 18 años con comorbilidades graves que se pusieron la tercera dosis hace más de 4 meses. 

La Secretaría de Salud de la Ciudad de México confirmó a Animal Político que para recibir el refuerzo de la vacuna, en los Centros de Salud, se pide llevar el último comprobante de vacunación, en él se puede verificar si ya cumplió 4 meses para recibir un refuerzo.

Precisó que el segundo refuerzo se recomienda a adultos mayores de 60, y a mayores de 18 años con comorbilidades. Y señaló que si bien no hay un calendario especial, como lo había en un principio, se informa en los medios oficiales de la Secretaría. 

Sin embargo, estas recomendaciones no son iguales en todos los países. Por ejemplo, en Israel ofrecen la cuarta dosis a toda la población.

Además, países como Estados Unidos consideraron evaluar si el refuerzo debía esperar a que las vacunas actualizadas para las nuevas variantes pudieran estar disponibles para toda la población. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, recomienda administrar una primera dosis de refuerzo a los grupos de mayor prioridad (personas mayores, personas con inmunodepresión moderada o grave y trabajadores de la salud). 

Además señala que “actualmente no se recomienda administrar dosis de refuerzo a los niños menores de 12 años, salvo si presentan problemas de inmunidad”.

Nuevos desarrollos 

Si algo hemos aprendido en los últimos años, es que el virus que causa la COVID está en constante cambio. Esto ha generado la aparición de variantes al virus original con características particulares que, por ejemplo, lo hacen más contagioso como ocurrió con la variante ómicron. 

Ante este panorama, los desarrollos de nuevas vacunas no se han detenido. 

Por ejemplo,  Gran Bretaña se convirtió en el primer país en aprobar la vacuna fabricada por Moderna, que generó una fuerte respuesta inmune tanto contra el virus original como contra la variante Omicron. 

Perelman explica que esa vacuna incluye en su dosis 50% del virus original y la otra mitad del RNA mensajero basado en el virus Omicron de la sub variante Ba1, que estuvo circulando en México justamente en enero, cuando se registró la llamada “quinta ola”. 

En India, este martes se aprobó la primera vacuna intranasal desarrollada en el país por el laboratorio indio Bharat Biotech.  Además de tener una aplicación que no requiere agujas, el laboratorio asegura que la inmunización intranasal de ChAd-SARS-CoV-2-S “puede crear una respuesta inmunitaria en la nariz, que es el punto de entrada del virus, protegiendo así contra enfermedades, infecciones y transmisión”.

Sin embargo, la especialista recalca que las vacunas que tenemos ahora siguen siendo protectoras contra muertes y hospitalizaciones, lo cual se ve reflejado en las cifras que demuestran que las personas no vacunadas tienen mayor probabilidad de morir o enfermar gravemente de COVID, sobre las que sí se vacunaron.  

“En el 2021 las vacunas evitaron 20 millones de muertes por COVID-19, entonces sí son un gran seguro de vida, pero esas actualizaciones, pues van a hacer que estemos todavía aún más protegidos”, señala. 

Sin embargo, en México las autoridades sanitarias todavía no han  informado si se planea reforzar la protección de la población con este u otro tipo de vacunas actualizadas.  

“Sí, es importante ir avanzando porque ya aprendimos que contra COVID-19 la inmunidad no es estática, es una inmunidad dinámica que va cambiando con el tiempo. Eso hace que tengamos que estar pendientes de si se requiere o no ir ofreciendo más refuerzos”, dice Perelman. 

¿Realmente se requiere ponerse más de una vacuna? 

La OMS señala que la vacuna contra COVID-19 de Pfizer, por ejemplo, es eficaz contra las variantes del virus. Aunque reconoce que su eficacia real contra las formas graves o leves de la enfermedad causadas por la variante ómicron, tras dos dosis vacunales, es menor que contra con la variante delta, y se atenúa más rápidamente. 

“Por esta razón, se recomienda una tercera dosis (un primer refuerzo) para todos los adultos y una segunda dosis de refuerzo para los grupos más prioritarios”. 

Estudios científicos, como este realizado en España, han demostrado que si bien los esquemas completos de vacunación son efectivos para la disminución de contagios, hospitalización y muerte, la efectividad disminuye con el paso del tiempo. 

Lo cuál coincide con los hallazgos reportados en esta otra investigación disponible en The Lancet.

En otras palabras, sí. El refuerzo de la vacunación contra COVID-19 es necesario, pues como mencionó la especialista, ayuda al organismo a estar activo ante la amenaza de un posible contagio. 

Finalmente, vale la pena recordar que las vacunas contra COVID-19 no garantizan que no nos contagiemos, así que aunque ya tengamos todas las dosis recomendadas según nuestro caso particular, sigue siendo necesario usar el cubrebocas, especialmente en lugares con mala ventilación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.