Las vacunas de ARN no 'intervienen' el material genético del paciente
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las vacunas de ARN no 'intervienen' el material genético del paciente

Algunas vacunas utilizan el material genético del virus para montar una respuesta inmune en el cuerpo humano, pero no modifican nuestro ADN.
13 de septiembre, 2020
Comparte

En redes sociales aseguran que las vacunas contra COVID-19 causan “daño genético irreversible”. Supuestamente “intervienen directamente en el material genético del paciente”. Aunque sí existen vacunas candidatas contra la COVID-19 que se conocen como vacunas genéticas, de ARN mensajero o de ADN, esta tecnología no “manipula” el material genético del paciente, sino el del virus. 

En Facebook, el mismo texto se compartió por diferentes usuarios. El mensaje con información falsa, supuestamente es una carta escrita por  “la naturópata alemana Anette Lillinge”. Pero al final aparece la leyenda “Robert F. Kennedy, Jr. Presidente del Children’s Health Defense”. Sin embargo, no encontramos registro de que ninguno de los dos haya realizado tal declaración. 

Algunos usuarios comentaron en la publicación que esa era una “buena razón para no vacunarse” o que la vacuna “está pensada para hacer daño al ser humano”. 

¿Qué dice la publicación con información falsa? 

La publicación con información falsa dice que “por primera vez en la historia de la vacunación, las llamadas vacunas de ARNm de última generación intervienen directamente en el material genético del paciente y, por lo tanto, modifican el material genético individual, lo que representa una manipulación genética, algo que hasta ahora estaba prohibido y considerado como delito”. 

“Queridos pacientes, después de una vacunación sin precedentes contra el ARN, ya no podrán tratar los síntomas de la vacuna de forma complementaria. (…) si usted desarrolla un síntoma de vacunación después de una vacunación con ARNm, ni yo ni ningún otro terapeuta puede ayudarle causalmente, porque el daño causado por la vacunación será genéticamente irreversible”, detalla la supuesta carta. 

El autor o autora del texto también señalan que “estas nuevas vacunas representan un crimen contra la humanidad”. Pero como ya mencionamos esto no es verdad, pues este tipo de vacunas usan el material genético del virus, no el del paciente. 

¿Cómo funcionan realmente las vacunas de ARN mensajero? 

En esta otra nota la doctora Gabriela García Pérez, académica del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de la UNAM explicó que existen diferentes tipos de vacunas. 

Uno de los tipos de vacunas que existen son las que se fabrican a partir de material genético. Ya sea de ADN o ARN del virus que queremos aprender a combatir. 

Según la Universidad de Cambridge “las vacunas de ARN funcionan introduciendo una secuencia de ARNm (la molécula que le dice a las células qué construir) que está codificada para un antígeno específico de la enfermedad, una vez producido dentro del cuerpo, el antígeno es reconocido por el sistema inmunológico, preparándolo para luchar contra lo real”.

Es decir, las vacunas llevan uno o más genes propios del coronavirus a nuestro cuerpo para que el sistema inmunológico aprenda a combatir el virus cuando el virus “real” vuelva a intentar entrar en nuestro cuerpo. Entonces, lo que se manipula es el ADN del virus, no del ser humano. 

Hasta el 9 de septiembre, la OMS tiene registro de 35 proyectos de vacunas contra la COVID-19 en evaluación clínica y 145 proyectos en etapa preclinica. Todas pasan por diferentes pruebas para comprobar su seguridad y eficacia antes de que pueda ser aplicada. Puedes conocer más sobre el proceso de desarrollo en el siguiente video: 

ARN mensajero en vacunas ya se había probado antes

A diferencia de lo que dice la publicación viral, las vacunas que utilizan la tecnología de ARN mensajero no son nuevas. De hecho, desde antes de que apareciera el virus Sars-Cov-2 que causa la COVID-19, muchas empresas farmacéuticas ya estaban investigando vacunas de este tipo.

Por ejemplo, el 23 de septiembre de 2017, se publicó en la revista The Lancet este ensayo clínico titulado: “Seguridad e inmunogenicidad de una vacuna de ARNm contra la rabia en adultos sanos”. 

En los antecedentes, esta investigación señala que: “se ha demostrado que las vacunas basadas en ARNm que codifica antígenos son seguras e inmunogénicas en modelos preclínicos”.

En 2016, la revista Genotipia también compartió un texto sobre las vacunas constituidas a partir de ARN mensajero. Su autor, Fran Garrigues, explicó que “al tratarse de ARN, éstas vacunas no se integran en el genoma de las células hospedantes. Además, debido al mecanismo de amplificación de ARN propio de las células, inducen en estas la producción de numerosas copias de las proteínas que codifican”.

Ese mismo año, el Instituto Tecnológico de Massachusetts conocido como MIT también publicó una nota sobre las vacunas de ARN que fueron probadas en ratones. “La vacuna consta de hebras de material genético conocido como ARN mensajero, que puede diseñarse para codificar cualquier proteína viral, bacteriana o parasitaria. Estas moléculas luego se empaquetan en una molécula que entrega el ARN a las células, donde se traduce en proteínas que provocan una respuesta inmune del huésped”, señaló.

No es la primera desinformación sobre las vacunas contra Covid-19

Este mismo mensaje también fue revisado y calificado como falso por los verificadores de AFP.  La infectóloga de la Universidad de Chile Jeannette Danbach Peña dijo a la AFP: “Efectivamente esa información es absolutamente falsa. Las vacunas que tienen como base ARN mensajero solo están diseñadas para que expresen determinadas proteínas y nuestro organismo logre identificarlas y producir las defensas necesarias. Por lo demás, esto es lo que hace naturalmente un virus, y no manipula nuestros genes: expresan proteínas”.

AFP también señaló que no pudo localizar si las declaraciones fueron emitidas realmente por Anette Lillinge o por Robert F. Kennedy. 

En redes sociales también afirmaron que fue Bill Gates quien dijo que la vacuna contra la COVID-19 modificaría nuestro ADN. Pero los verificadores de Newtral ya explicaron que este tipo de vacunas no tiene la capacidad de modificarnos de esa forma. 

***

El Sabueso es uno de los 91 verificadores de hechos de 40 países que forman la alianza coordinada por la Red Internacional de Verificación de Hechos (International Fact Checking Network, IFCN) para desacreditar la información falsa relacionada con el coronavirus. Encuentra las verificaciones de esta alianza internacional con los hashtag #CoronaVirusFacts y #DatosCoronaVirus , o visita esta página.

Consulta también nuestro micrositio con todas las verificaciones que hemos hecho hasta el momento sobre el Covid-19.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.