Las vacunas de ARN no son una 'terapia génica' que dañe a la gente
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las vacunas de ARN no son una 'terapia génica' que dañe a la gente

Las vacunas de ARN mensajero sólo sirven para enseñarle a nuestro organismo a combatir el virus SARS-CoV-2 que causa la COVID-19. No intervienen, ni modifican el ADN. 
12 de febrero, 2021
Comparte

Un hombre aseguró en video que las vacunas hechas con ARN son una “terapia génica”. El material ya se “reenvío muchas veces” en WhatsApp. Pero aunque habla con un lenguaje muy técnico y asegura ser especialista en vacunas, la verdad es que nada de lo que afirma tiene sentido, ni hay pruebas científicas que respalden su discurso. 

Aún así, la falsa idea de que las “vacunas COVID hechas con ARN, no son vacunas”, sino una sustancia que podría dañarnos, “convertirnos en seres transgénicos” o causarnos enfermedades  se difunde ampliamente en publicaciones de redes sociales, como Twitter. 

La verdad es que las vacunas de ARN mensajero sólo sirven para enseñarle a nuestro organismo a combatir el virus SARS-CoV-2 que causa la COVID-19. No intervienen, ni modifican el ADN. 

Habla de dos tipos de vacunas diferentes

El protagonista del video de WhatsApp es un hombre que viste camisa y corbata. Aunque no sabemos su nombre, dice ser especialista en vacunas, y asegura que él no se pondrá la vacuna de Pfizer porque “tiene un vector de adenovirus de cerdo, tiene un gen de RNA (sic)”. 

Pero para empezar, una cosa son las vacunas hechas con un “vector de adenovirus” y otra las que se fabrican usando ARN mensajero, como la de Pfizer. Las vacunas hechas de vector usan un virus llamado adenovirus, para transportar dentro de nuestro cuerpo un fragmento del SARS-CoV-2. Pero está modificado para que no pueda enfermarnos. 

 La doctora Laura Palomares, investigadora del Instituto de Biotecnología de la UNAM, nos explicó que el adenovirus es como una nave que a lo largo de muchos años ha evolucionado para entregar información genética a las células. 

“Lo que hacen este tipo de vacunas es aprovechar ese mecanismo para poder entregar al pasajero, que sería el material genético del SARS-CoV-2 dentro de nuestro cuerpo”, describió en esta otra nota

Por otra parte, la vacuna de Pfizer usa una tecnología que se llama ARN (m) o ARN mensajero. En este caso, inserta una copia del código genético del virus SARS-CoV-2 en una envoltura de nanopartículas de lípidos, que llega hasta las células humanas y desencadena una respuesta inmune.

No es una terapia génica 

El hombre del video dice que la vacuna de Pfizer  “no es vacuna, es una terapia génica o genética”. Esta misma afirmación circula en una publicación de Twitter que se publicó el 21 de enero. 

De acuerdo con un artículo publicado en la plataforma especializada Scielo, una terapia génica es “ la transferencia de material genético a las células de un individuo. Habitualmente la finalidad de esta transferencia de material genético es restablecer una función celular que estaba abolida o defectuosa, introducir una nueva función o bien interferir con una función existente”.

De acuerdo con el National Institutes of Health (NIH) de Estados Unidos, “con mucha frecuencia, la terapia génica consiste en la introducción de una copia sana de un gen defectuoso en las células del paciente”. 

“La idea es modificar la información genética de la célula del paciente que es responsable de la enfermedad, para que esa célula recupere su normalidad”, agrega. 

Pero, como ya explicamos, las vacunas de ARN mensajero no buscan modificar la información genética del paciente. Sino proporcionarles información del virus que deben combatir. 

Las vacunas de ARN no te convierten en un “transgénico” 

El hombre del video asegura que este tipo de vacunas, hechas con ARN mensajero, nos pueden convertir en “un organismo transgénico, o sea manipulado”. También argumenta que eso puede causarnos  “enfermedades autoinmunes incurables”, como el “ síndrome de guillain barre”. 

En esta otra verificación, el doctor Uri Torruco nos explicó que no es cierto que el ARN mensajero reescriba el código genético. “El ARN mensajero es la plantilla para generar proteínas, pero no escribe nada. El código genético ahí sigue, el ARN mensajero solo se transcribe en una o varias proteínas”. 

Silvia Molina, doctora en Microbiología e Inmunología de la Universidad de Bordeaux, Francia, publicó en el portal  Doble Check un texto para desmentir este y otros mitos sobre las vacunas. 

Molina explicó que “la información genética de los organismos se almacena en el ADN. El ARN que se usa para estas vacunas no tiene la capacidad de cambiar de ninguna manera el ADN”.

La especialista señaló que “el ARN se produce a partir de ADN y no al revés. Esto solo podría suceder en casos especiales de ciertos virus que tienen una enzima llamada transcriptasa reversa. Esta no está presente en el coronavirus SARS-CoV-2, ni es común en los seres humanos. Por ello, el ARNm contenido en una vacuna de ese tipo no puede inducir modificaciones en el ADN del sujeto al que se le aplica”.

La especialista concluyó que “no hay bases biológicas para decir que una vacuna de ARNm o de otro tipo causen modificaciones en la información genética del sujeto vacunado, ya sea de forma temporal o transitoria”.

Además, la médica infectóloga de la Universidad de Chile Jeannette Danbach Peña dijo a los verificadores de AFP Argentina que es “absolutamente falso” que las vacunas de ARN mensajero modifiquen nuestros genes: “No manipulan el ADN humano; no podrían hacerlo. Solo están diseñadas para que expresen determinadas proteínas y nuestro organismo logre identificarlas y producir las defensas necesarias. Por lo demás, esto es lo que naturalmente hace un virus, y no manipula nuestros genes: expresa proteínas”.

Si quieres saber más sobre otros mitos al rededor de la vacuna consulta este video

Teorías de la conspiración acerca de la vacuna de COVID-19

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.