Las vacunas contra COVID no causan la enfermedad, ni son 'peligrosas'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las vacunas contra COVID no causan la enfermedad, ni son 'peligrosas'

Las herramientas de reportes de reacciones adversas a la vacuna contra el COVID-19 como Yellow Card, EudraVigilance y VAERS, advierten que la relación entre los síntomas reportados y la vacuna no está científicamente probada.
27 de julio, 2021
Comparte

Dos publicaciones que se han compartido cientos de veces a través de Twitter, aseguran que la vacuna contra el COVID-19 ha ocasionado miles de muertes y de enfermedades en Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea. A pesar de esto, la información que se difunde es incorrecta pues la vacuna no causa la enfermedad COVID-19. Tampoco se ha confirmado que miles de muertes estén relacionadas con la vacunación como falsamente se asegura. 

La vacuna no causa enfermedad 

“Las vacunas producen “Covid” y efectos adversos graves tipo ADE, ictus, infartos ”, dice el texto de una de las publicaciones. 

Los Centros para el control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) aclararon que las vacunas no provocan COVID-19, al respecto, explican que: “Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas en los Estados Unidos contiene el virus vivo que causa el COVID-19. Esto significa que las vacunas contra el COVID-19 no pueden hacer que se enferme de COVID-19”. 

Las vacunas autorizadas en México tampoco las contienen. 

Los CDC también aclararon en su página web que “las vacunas contra el COVID-19 son efectivas y son una herramienta crítica para controlar la pandemia. Sin embargo, no existe una vacuna que sea 100% efectiva […] habrá un pequeño porcentaje de personas con su cuadro de vacunación completo que aún así enfermarán, y podrían llegar a ser hospitalizadas o incluso morir a causa del COVID-19.”

Aunque es una realidad que las personas vacunadas aún pueden contraer el virus, y en casos extremos como aquellos registrados en India por la variante delta, incluso fallecer, no hay evidencia de que sea “el agente biológico más tóxico que se haya inyectado a la gente en toda la historia”, como dice la publicación.

Respecto a los efectos adversos, se sabe que algunas personas que son vacunadas sufren diversos tipos de reacciones secundarias, que a decir de los especialistas son normales y en la mayoría de los casos poco graves, tales como fiebre, dolor de cabeza o cansancio. 

La Organización Mundial de la Salud, asegura que : “Tras vacunarse, algunas personas presentan síntomas de leves a moderados que se deben a que su sistema inmunitario está haciendo que su organismo reaccione de una determinada manera, por ejemplo, aumentando la circulación de la sangre para que se distribuyan más células inmunitarias y aumentando la temperatura corporal para matar más fácilmente a los virus”.

Para que te des una idea de que tan poco frecuente es esto, tomemos como ejemplo los datos de farmacovigilancia de España. Según los reportes de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios hasta el 25 de abril de 2021, se han administrado en España 14.290.507 dosis de vacunas frente a la COVID-19, habiéndose registrado 17.297 notificaciones de acontecimientos adversos. Lo que representa el 0.13% de las personas vacunadas.

 Los acontecimientos más frecuentemente notificados siguen siendo los trastornos generales (fiebre, dolor en la zona de vacunación), del sistema nervioso (cefalea, mareos) y del sistema musculo-esquelético (mialgia y artralgia).

En este video puedes aprender más sobre los efectos adversos de las vacunas: 

No se ha confirmado la muerte de miles de personas a consecuencia de la vacuna 

De acuerdo con el texto de una de las publicaciones de Twitter,  los datos de EudraVigilance, los CDC y el MHRA Yellow Card System indican que las vacunas han causado miles de muertes y heridas o enfermedades, pero asegurar esto es malinterpretar la información que proveen estos centros.

En realidad, EudraVigilance la base de datos de reportes de reacciones adversas sospechadas a medicamentos en la Unión Europea, ha recolectado miles de reportes de reacciones negativas sospechadas a las vacunas Pfizer, Moderna, AstraZeneca, y Janssen. Sin embargo, es importante notar que al ingresar a la base de datos, se le presenta al lector la siguiente aclaración:

“La información en este sitio web se relaciona con efectos secundarios sospechados, por ejemplo eventos médicos que hayan sido observados tras el uso de un medicamento, pero estos no están necesariamente relacionados con o causados por el medicamento.”

Esto quiere decir que algunos de los síntomas reportados, podrían o no estar relacionados con la vacuna, pero no se tiene la certeza de ello. Simplemente se detectaron después de que una persona recibió la vacuna, pero no existen pruebas que aseguren que fueron causados por ella y bien podría tratarse de una condición preexistente.

Asimismo EudraVigilance aclara que la información en el sitio refleja solamente las opiniones y las observaciones de quien hace el reporte. No tienen una evaluación científica de la relación causa-efecto entre el medicamento y el efecto adverso. Por esto indican que para tener un panorama real se debe tomar en cuenta la condición médica y el historial del paciente.

El sitio de reportes del Reino Unido Yellow Card, también citado en la publicación, registra los incidentes que podrían estar relacionados con los tratamientos, vacunación y pruebas de COVID-19. Como EudraVigilance, han recibido miles de reportes relacionados con las vacunas contra el virus, pero también realizan una aclaración al respecto.

La naturaleza de los reportes de Yellow Card, significa que los eventos no siempre están comprobados. Algunos eventos podrían haber ocurrido aún sin la vacunación. Este es el caso cuando millones de personas se vacunan, y especialmente cuando la mayoría de las vacunas se han administrado prioritariamente a personas de la tercera edad y a aquellas que tienen enfermedades crónicas”

Esto quiere decir, que como EudraVigilance, explican que los reportes carecen de evidencia científica que sustente su relación con la vacunación y podrían ser eventos que ocurrieron por otras causas.

Los CDC por su parte, dan una advertencia bastante similar a la de EudraVigilance y Yellow Card ante su Sistema de Reportes de Eventos Adversos tras la Vacunación (VAERS, por sus siglas en inglés). 

 “Los reportes de eventos adversos a VAERS tras la vacunación, incluidas las muertes, no necesariamente indican que la vacuna causó un problema de salud” explican, recalcando al inicio de su sitio que las vacunas aprobadas son “seguras y efectivas”.

También lee: Estas cifras sobre vacunación COVID y muertes en EU y Europa no tienen sustento

En conclusión, los reportes realizados por estos sitios como Yellow Card, EudraVigilance y los CDC, solamente registran eventos que ocurrieron después de la vacunación pero no existe prueba de que fueron ocasionadas por ella como indican las publicaciones virales. Es incorrecto decir que las vacunas contra el COVID-19 ocasionaron miles de muertes y enfermedades.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.