close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
En clave humanitaria
Por Comité Internacional de la Cruz Roja
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), organización imparcial, neutral e independiente... El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), organización imparcial, neutral e independiente, tiene la misión exclusivamente humanitaria de proteger la vida y la dignidad de las víctimas de los conflictos armados y de otras situaciones de violencia, así como de prestarles asistencia. El CICR se esfuerza asimismo en prevenir el sufrimiento mediante la promoción y el fortalecimiento del derecho y de los principios humanitarios universales. Fundado en 1863, el CICR dio origen a los Convenios de Ginebra y al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, cuyas actividades internacionales en los conflictos armados y en otras situaciones de violencia dirige y coordina. Twitter: @CICR_DRMX (Leer más)
El Salvador: su pasado en el presente
El Comité Internacional de la Cruz Roja pone a disposición de El Salvador su experiencia para brindar asesoría técnica en el proceso de construcción de una ley que sea compatible con las normas del DIH sobre los crímenes de guerra.
Por Comité Internacional de la Cruz Roja
31 de mayo, 2019
Comparte

El país centroamericano vive un acalorado debate en la Asamblea Legislativa en relación con la aprobación de la iniciativa de Ley de Justicia Transnacional y Restaurativa para la Reconciliación Nacional, que sustituiría a la Ley de Amnistía para la Consolidación de la Paz (1993).

Las opiniones de amplios sectores de la sociedad salvadoreña, incluidas organizaciones de derechos humanos, familiares de víctimas y sobrevivientes de crímenes del conflicto armado, han sido críticas con el contenido de la propuesta de ley, que consideran que sería un revés en la historia contemporánea del país.

En el derecho internacional no existe una definición jurídica de amnistía, pero ésta puede ser entendida como un acto legislativo, ejecutivo o constitucional oficial por el cual la investigación o el procesamiento penales de una persona, un grupo o clase de personas y/o ciertos delitos son anticipada o retroactivamente bloqueados, y cualquier eventual sanción anulada. En dichos casos, la amnistía puede detener juicios inminentes o en curso, anular condenas ya dictadas y/o levantar sentencias ya impuestas. La amnistía también puede adoptar la forma de un tratado o de un acuerdo político.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) desplegó operaciones en El Salvador durante el conflicto armado (1980-1993) dando asistencia y protección en todo el territorio salvadoreño. Como guardián del derecho internacional humanitario (DIH), pone a disposición su experiencia para brindar asesoría técnica en el proceso de construcción de una ley que sea compatible con las normas del DIH sobre los crímenes de guerra. Esto es algo que se logró, por ejemplo, con la adopción de la ley de amnistía en Colombia a raíz del acuerdo de paz, cuando se consiguió un balance bastante adecuado entre amnistía y la necesaria persecución de crímenes de guerra bajo la siguiente formulación:

“No serán objeto de amnistía ni indulto, ni de tratamientos equivalentes, los delitos de lesa humanidad, el genocidio, los graves crímenes de guerra, la toma de rehenes u otra privación grave de la libertad, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, la desaparición forzada, el acceso carnal violento y otras formas de violencia sexual, el desplazamiento forzado, además del reclutamiento de menores conforme a lo establecido en el Estatuto de Roma. Tampoco son amnistiables o indultables los delitos comunes que carecen de relación con la rebelión”.

En este sentido compartimos el siguiente artículo titulado ¿Qué dice el derecho internacional sobre los indultos por crímenes de guerra? Debido a la situación que se vive en el país resulta importante conocer qué establece el derecho internacional al respecto (retomando este material que se publica por primera vez en español en este blog):

¿Qué dice el derecho internacional sobre los indultos por crímenes de guerra?

¿Qué son los indultos?

Los indultos pueden concederse a personas que han sido condenadas por un delito y, cuando se utilizan de manera criteriosa, pueden constituir un componente importante y legítimo de los sistemas jurídicos de todo el mundo.

Sin embargo, los indultos también pueden ser controversiales, por lo que es importante que, en el proceso de indulto, se encuentre el equilibrio justo entre los intereses de la persona acusada o condenada y aquellos de la justicia y la sociedad en general. Entre estos intereses generales, puede estar la necesidad de sancionar a los responsables y de que las víctimas consideren que se ha hecho justicia.

En el caso de los conflictos armados, existen otros factores por considerar, como el potencial efecto de los indultos en la disciplina de las fuerzas militares o en la reputación y la seguridad de un país en el caso en que este desatendiera, o pareciera desatender, las violaciones del derecho internacional humanitario (DIH). Además, los indultos podrían disuadir a otras personas de denunciar todo tipo de violaciones, lo que puede propiciar un contexto donde tales violaciones persistan.

Diferencias entre indulto y amnistía

El indulto es un acto de perdón concedido por el poder ejecutivo de un país (generalmente, por el presidente o el primer ministro) que revoca la pena de una persona y le restituye sus derechos civiles, sin anular la condena.

En cambio, la amnistía es un acto legislativo o ejecutivo por el cual se bloquea la investigación o el procesamiento penales de una persona o —más frecuentemente— un grupo de personas, a menudo en relación con actos cometidos durante un conflicto armado. Por lo general, las amnistías anulan las sanciones ya impuestas.

No obstante, en algunos países no existe una distinción clara entre ambos procesos, y ha habido casos de personas o grupos de personas que han sido “indultados” antes del enjuiciamiento. El perdón que se concede con posterioridad a la condena se acerca más a la clemencia que a la amnistía.

El DIH no contempla los indultos tal como se expuso anteriormente (es decir, con posterioridad a la condena).

Sin embargo, sí contiene normas relativas a la concesión y el alcance de las amnistías. En virtud de dicho cuerpo de normas, los Estados/gobiernos tienen la obligación de investigar y enjuiciar los crímenes de guerra, también denominados violaciones o infracciones graves del DIH.

Además, los Estados no podrán conceder amnistías por crímenes de guerra, que incluyen homicidio, tortura, violencia sexual, ataques a civiles y una gran cantidad de delitos varios siempre que hayan sido cometidos durante un conflicto armado.

Los Estados pueden adoptar determinadas medidas durante y después de los conflictos armados para fomentar la reconciliación y la paz, una de las cuales es ofrecer la amnistía por medio de acuerdos especiales, legislación u otras medidas.

Tales medidas pueden resultar eficaces para ayudar a las comunidades y las naciones a sanar las heridas producidas por una guerra y a las sociedades a seguir adelante.

Específicamente, el Protocolo adicional II a los Convenios de Ginebra relativo a los conflictos armados no internacionales (es decir, guerras en las que participa por lo menos un grupo armado no estatal y que generalmente tienen lugar dentro de un país determinado) establece que, cuando hayan cesado las hostilidades, las autoridades en el poder se esforzarán por conceder la amnistía más amplia posible.

Una excepción importante

No obstante, cabe mencionar que las leyes de amnistía excluyen de su ámbito de aplicación a las personas sospechosas o acusadas de haber cometido crímenes de guerra, o que estén condenadas por ello, de conformidad con el DIH consuetudinario. (El derecho internacional consuetudinario está compuesto por normas que resultan de “una práctica general aceptada como derecho”, cuya existencia es independiente del derecho convencional).

Las normas del derecho consuetudinario establecen claramente que, tanto en conflictos armados internacionales (es decir, guerras internacionales entre ejércitos rivales) como en conflictos armados no internacionales, los Estados deben investigar todos los crímenes de guerra presuntamente cometidos por sus ciudadanos o fuerzas armadas, o en su territorio y, si procede, enjuiciar a los imputados.

En relación con las amnistías, el objetivo no debe ser permitirles a los criminales de guerra —o a las personas sospechosas de haber cometido infracciones graves de las leyes de la guerra— evadir el castigo correspondiente a sus acciones.

El CICR sostiene que respetar las normas del derecho internacional humanitario debe ser una tarea primordial de los Estados y que, cuando se realicen acusaciones graves fundadas en pruebas suficientes, los casos deberán derivar en el enjuiciamiento de los autores de las infracciones, con el fin de garantizar la evaluación imparcial de dicha evidencia.

El papel del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)

Como organización humanitaria estrictamente neutral, independiente e imparcial, el Comité Internacional de la Cruz Roja no participa en política. Reconocemos y respetamos el derecho soberano de los gobiernos de tomar decisiones fundadas en sus respectivas leyes nacionales y derecho constitucional, de conformidad con el derecho internacional.

No nos corresponde comentar públicamente si un indulto o una amnistía son justos o apropiados. En caso de tener inquietudes con respecto a alguna decisión en particular, la abordamos de forma bilateral y confidencial con las autoridades pertinentes.

Dicho esto, los Estados Partes en los Convenios de Ginebra y en los Protocolos adicionales han encomendado al CICR la tarea de ser el guardián del derecho internacional humanitario y de promover sus normas. Por lo tanto, cuando surgen debates en el dominio público respecto de cuestiones relacionadas con las leyes de la guerra, es nuestra tarea y responsabilidad recordar lo establecido en el derecho internacional humanitario.

@CICR_DRMX

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.