close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Entropista
Por Daniel Gershenson
Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprended... Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según [email protected], se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC. (Leer más)
2018: corrupción y comicios en Rusia
En países estratégicos, con democracias consolidadas, los de 30 se instalan en sitios de poder y privilegio de primer orden -o están en proceso de hacerlo, ahora mismo- brincándose fases intermedias del llamado "trepamiento" profesional.
Por Daniel Gershenson
5 de marzo, 2018
Comparte

Los treintañeros llegaron ya; es un hecho que en algunos países estratégicos, con democracias consolidadas, ellos se instalan en sitios de poder y privilegio de primer orden -o están en proceso de hacerlo, ahora mismo- brincándose fases intermedias de trepamiento profesional. Son la envidia de Baby Boomers que padecen las ocurrencias y desaciertos del viejo Drumpf en la Unión Americana, que observan cómo se le rinde pleitesía a Su Majestad mediática y sólo votarán –mientras persiste el Reality dinástico de Donald, todos los días y sin descanso a la vista- en las intermedias de noviembre. En nueve larguísimos meses que, en la actual escala subjetiva de las cosas, parecerán siglos enteros. En cámara súper lenta.

Las elecciones italianas, la resurrección de Berlusconi, el populista e indignado partido Cinco Estrellas (candidato Luigi di Maio, de 31 años, misma edad del criptonazi lite Sebastian Kurz, canciller de Austria desde diciembre 2017), y la y la Liga Norte racista de Matteo Salvini, 44 años –para quien hasta hace bien poco, los italianos del sur del país eran ‘haraganes’ y ‘parásitos’ hasta que la Liga descubrió víctimas más a modo de su demagogia: las y los migrantes- ultra, probable cachavotos y socio provisional del nefasto carcamal Cavaliere.

El socavón Putin durará cuando menos otro sexenio, a partir del dieciocho de marzo. La única duda consiste en calibrar qué tan aplastante será su victoria. Por lo pronto, Navalny –cuya candidatura a la presidencia fue prohibida por el poder judicial ruso en diciembre pasado- llama a la población que lo apoya, a abstenerse de ejercer su voto y así negarle al entusiasta promotor de apologistas de Stalin en su gobierno, un mandato claro y monolítico. ¿Cundirá su mensaje?

.

En Rusia el activista anticorrupción Navalny y su Fundación, que luchan con valor y denuedo por mantenerse en condición de piedras perpetuas en el zapato de la cleptocracia, vuelven a apuntarse otro acierto en video; algo que comparte factura con el que filmaron para exhibir al Sr. Gaviota, procurador y secuaz del Amo en funciones, u otros parecidos.

El más reciente es un peldaño más en la espiral que -en algún hipotético futuro- podría acabar por rematar el perfil del legado post soviético que llegará a su segunda década de existencia y Necesariato, en la persona y con la entronización en el Kremlin, por cuarta vez, de Vladimir Vladimirovich Putin (1952). Navalny asume con humor -y contagioso optimismo- que, tarde o temprano, sobrevendrá una época, después de Putin, donde sí quepa lo que pregonan (él, y las voces jóvenes de su asociación civil) en el debate nacional que se avecine.

Aquí el magnate aluminero y oligarkh Oleg Vladimirovich Deripaska, cincuenta años de edad, se divierte en plan de cónclave semivacacional (con viaje en súper yate, escolta naval incluida, por la costa de Noruega) con el vice primer ministro Sergéi Eduárdovich Prikhodko, de sesenta y uno: satélite importante en la órbita del Zar Sol Putin. Y Nastya Rybka, joven modelo y acompañante, sube a YouTube e Instagram algunos pormenores del encuentro. También escribe un libro (‘Cómo seducir a un billonario’) que revela detalles adicionales.

Capítulo adicional del culebrón. Navalny exhibe los excesos y andanzas de Nikolái Choles, Mirrey ruso (podría fácilmente ser espécimen mexicano), y vástago del Antílope Dorado Dmitry Peskov: ubicuo portavoz multimillonario del putinismo revolucionario e institucional.

Por supuesto existe un enlace directo, e infaltable vertiente trumpera, entre Deripaska y Paul Manafort, publirrelacionista y cabildero predilecto del Lobby de la Tortura en los corredores legislativos de Washington; cercano a déspotas de la calaña de Mobutu en Zaire, Marcos en Filipinas y Yanukovych en Ucrania; ex coordinador de la campaña de Donald Trump hasta su renuncia en agosto del dieciséis, hoy en aprietos con la justicia norteamericana .

Control inmediato de daños. No tardó en aparecer una respuesta oficial rápida: tanto como lo ha sido en México, la súbita eficiencia de la Procuraduría General prieñista, filtrando videos y localizando a sospechosos de lavado de dinero cuando de defender la marca y bajar a Ricardo Anaya del segundo lugar en las encuestas presidenciales mexicanas se trata. La plataforma anticorrupción de Navalny ha sido bloqueada por el gobierno de Putin. La seductora cuyas fotos y videos en redes detonaron el escándalo, cuyo nombre real es Anastasia Vashukevich se encuentra hoy bajo arresto en Tailandia, y amenaza con soltar sopa adicional del embrollo ruso, en la elección que fatalmente llevó a Trump -directo y sin escalas- a la Casa Blanca.

¿Y cuándo arrancó la más reciente investigación de Navalny?

realizaba actividades que podemos tildar incluso de acciones políticas como protestar desnuda junto a 4 compañeras más frente a la embajada estadounidense de Moscú pidiendo el fin de la “caza de brujas” a Harvey Weinstein, y colgar un vídeo en sus redes con una advertencia inusual a Alexei Navalny

Sex, Lies and Videotape. Los acosadores Weinstein, Trump y la caquistocracia transcontinental. Aquí en los andurriales de Peñilandia no hay nada que, mediáticamente, le quite demasiado el sueño a la Nomenklatura nacional: a la sarta y abalorio folclórico de honrados funcionarios, plutócratas cómplices y gladiadores gatopardo chapaleando en la inmundicia electoral, o que los obligue a actualizar sus mejores usos y costumbres. Todas y todos (con singular ahínco), bregando ahora para que todo cambie: para que todo permanezca igual.

***

Hoy se cumplen ciento 103 meses de #impunidadABC. Cuarenta y nueve bebés fallecidos; decenas de lesionados, por causa de la negligencia criminal que, en México, es Razón de Estado. Cero Justicia.

Sesenta o más criaturas han muerto en estancias infantiles a lo largo y ancho de la República, desde ese aciago viernes 5 de junio de 2009. El gobierno finge demencia. ¿Y la sociedad? Amnésica.

Estos son datos para no olvidar.

 

@alconsumidor

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte