El álbum de familia de Bielorrusia - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Entropista
Por Daniel Gershenson
Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprended... Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según [email protected], se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC. (Leer más)
El álbum de familia de Bielorrusia
Lukashenko, presidente de Bielorrusia desde 1994, ha declarado tras su más reciente y abrumador triunfo electoral que será presidente vitalicio. Sólo la muerte lo va a alejar del trono, y en su lugar podría quedar quien parece su heredero inevitable: su hijo Kolya.
Por Daniel Gershenson
18 de julio, 2016
Comparte

El mundo anda de cabeza. Hoy comienza la convención republicana que nominará a Donald Trump (mezcla de bufón, Berlusconi norteamericano y aprendiz de Il Duce en territorio estadounidense) como candidato a la presidencia por este partido –el de los orígenes con Abraham Lincoln, recuérdese, pero también el de Reagan y los dos Bush- en los comicios de noviembre de 2016.

Trump contenderá con Hillary Clinton, esposa de un expresidente, por quedarse con las llaves de la Casa Blanca. En este mundo repleto de dinastías –aún en regímenes pretendidamente democráticos- las andanzas internacionales del amo y señor de Bielorrusia, Alexandr Grigoryevich Lukashenko, con su pequeño hijo (y probable heredero político a perpetuidad), Nikolai alias Kolya, de once o doce años de edad, no pasan desapercibidas.

Alexandr Grigoryevich Lukashenko, presidente de Bielorusia.

Alexandr Grigoryevich Lukashenko, presidente de Bielorusia.

Lukashenko y su hijo.

Lukashenko y su hijo.

Foto 3

La República Bielorrusa: Rusia Blanca, enclave del subdesarrollo y autoritarismo en el corazón de la Europa oriental, surge como país independiente en 1918; se mantiene como tal apenas unos cuantos meses, hasta que es, por fuerza o de grado, es anexada a la extinta Unión Soviética.

Foto 4
Foto 5

Foto 6

Su población sufre horrores indecibles durante la invasión alemana en la Segunda Guerra Mundial y una intensiva Rusificación bajo el régimen de Stalin de la posguerra; se declara soberana en 1990, y en el 94 organiza sus primeras elecciones de las que resulta vencedor el único presidente que ha conocido, desde entonces, en su joven existencia.

Foto 7

Kolya Lukashenko

Alexander Lukashenko, Nikolai Lukashenko

Bielorrusia es un joven país amortiguador o parachoques entre Polonia (en vías remodelación posdemocrática), y la Rusia del neozar Vladimir Putin; vecina también de Lituania y Letonia al norte, y Ucrania hacia el sur. Patria de Svetlana Alexievich, periodista ganadora del Premio Nobel en 2015.

Foto 10

 

Foto 12

En el feudo de Alexander Lukashenko, hombre indispensable de sesenta y un años –quien el miércoles próximo cumplirá 22 de haber asumido su cargo- la disidencia es un delito y las críticas contra su persona e investidura, un crimen inconmensurable. Sus habitantes deben ser aleccionados por las autoridades de seguridad sobre cómo, cuándo y durante qué tiempo aplaudir, en ceremonias públicas. El año pasado, la Unión Europea retiró las sanciones que había impuesto al feudo de Lukashenko. Estados Unidos hizo lo propio.

Foto 13

Foto 14

Foto 15

Batska (Papá) contrae matrimonio en 1975, y procrea dos hijos con su actual esposa Galina, aunque la pareja vive separada; el tercero (y hasta donde sabemos, último) es fruto de la relación que el dictador sostuvo con Irina Abelskaya, su doctora de cabecera. Desde pequeño, Kolya acompaña a su padre a las reuniones de su gabinete y a distintos viajes oficiales (muchas veces, con trajes coordinados). Forma parte de la comitiva que participa en las exequias en honor de Hugo Chávez, tras su muerte en Venezuela. Ha visitado la sede de las Naciones Unidas con su padre, y el Vaticano durante el pontificado de Papa Benedicto XVI. Es, para efectos prácticos, vicepresidente o embajador bielorruso en miniatura.

Foto 16

Foto 17

Foto 18

Su padre lo consiente y mima demasiado, pero se torna implacable con aquellos niños de disidentes. Lukashenko amenazó en 2011 con detener al hijo de tres años de un candidato presidencial opositor (apresado, junto con su esposa), que osó enfrentársele durante los comicios desiguales (como todos los que allí han tenido lugar), y que derivaron en disturbios y represión.

Foto 19

Foto 20

Russia Belarus Lukashenko

Lukashenko ha declarado que, tras su más reciente –y abrumador- triunfo electoral, será presidente vitalicio. Sólo la muerte lo va a alejar del trono, y en su lugar podría quedar Kolya: ¿heredero inevitable?

Foto 22

Foto 23

Foto 24

El cinco veces seguidas presidente bielorruso se ofrece a su pueblo, de la mano de su hijo: ‘sólo los tengo a ustedes, pueblo de Bielorrusia, a quien serviré hasta el último día’.

Foto 25

Foto 26

Foto 27

Si no cambia pronto (y para bien) la historia de esta sucursal del realismo mágico, tendrá Lukashenko a su vástago listo para que -en la hora de su muerte física- Kolya se habrá declarado perfectamente dispuesto a tomar la estafeta del padre.

Foto 29

Alexander Lukashenko, Nikolai Lukashenko

***

Blackout: Belarus es un programa producido por Vice News sobre la escasa libertad de expresión en el señorío de Alexander Lukashenko.

En este enlace, algo aún más breve sobre el último dictador de Europa.

 

 

@alconsumidor

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.