close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Entropista
Por Daniel Gershenson
Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprended... Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según [email protected], se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC. (Leer más)
Cachetadas trumperas
En un sentido más literal y/o metafórico, lo que hace Trump desde que se declaró precandidato es agredir de todas las formas a la población que no le rinde absoluta pleitesía.
Por Daniel Gershenson
28 de enero, 2019
Comparte

Sorprendió hace poco el aparente contenido de un video en el que Donald Trump, idéntico y fiel a sí mismo, en su encarnación de personaje previo al de Líder del Mundo Libre, parece agredir a un político de la República Mexicana.

‘Trump abofetea a alcalde de la Ciudad México”. Una falsa “primicia”. No es ni fue el receptor del golpe, el boxeador y exjefe de gobierno, hoy senador Miguel Ángel Mancera.

La realidad es distinta: este porrazo a mano abierta inmortalizado en YouTube que lanza el Heel Drumpf (como puede desprenderse del video de marras), va dirigido a Vince McMahon, Padrino indiscutible y Caudillo fundador de la Federación Mundial de la Lucha (WWF, por sus siglas en inglés); cónyuge de Linda McMahon, nombrada por el actual presidente responsable de la Administración Federal de la Microempresa.

Cómo se esparció la especie original en distintos países, con repliques variados en otras plataformas y latitudes, es enigma resuelto. De acuerdo al sitio oficial de la cadena France24:

Numerosos posteos del video asumen que la víctima de Trump es “el alcalde de México”; en especial, un usuario francés de Internet utiliza el término que ya ha sido compartido infinidad de veces. También lo hace una página administrada por periodistas afganos de la ciudad de Herat […].

El texto que acompaña la secuencia tanto en francés como en farsi, dice lo siguiente: “Trump pelea con el alcalde de la Ciudad de México”. El video llegó a ser compartido por un grupo de usuarios mexicanos [¿despistados?], con el siguiente pie de página: “¡Trump ataca al alcalde de la Ciudad de México y nadie habla sobre ello!”.

[…]

el video lleva circulando varios años en Facebook y Twitter [… sobre todo] en la campaña presidencial norteamericana de 2016, compartiéndose decenas de miles de veces en redes sociales [… por ejemplo brasileñas], bajo la leyenda “Trump golpea a una persona y huye”.

[…] la imagen es de 2007; se refiere a una competencia denominada Wrestlemania [vigésima tercera edición, en formato pago por evento] que organiza la World Wrestling Federation, cuyo tema principal ese año fue el reto y la “Batalla de los Billonarios”. Trump, quien en ese entonces sólo era un simple hombre de negocios , había sido invitado a la “batalla” por el exluchador, promotor de espectáculos y presidente de la WWF, Vince McMahon (en absoluto, un alcalde de México), simulando entonces que sostenía una riña con él.

En el insondable Kabuki luchístico que Trump ha conseguido trasladar -con tanto éxito relativo para su causa- a su propia presidencia, hace doce años McMahon y él apostaron la cabellera, eligiendo cada uno un gladiador que los iba a representar en el encordado. Los historiadores de la fase prepresidencial de Donald tendrán que relatar los detalles exhaustivos de la jornada, con la misma atención que prodigan a sus arrebatos tuiteros y con similar ausencia de autoridad moral. Otorgando, en el orden revertido de prioridades estadounidenses, el mismo valor a una entrevista radiofónica de 1998 con el shock jock Howard Stern, en la que el ídolo del politistáculo aborda la ‘heroica’ cruzada personal de juventud en la época de Vietnam –conflicto que eludió el influyente Júnior alegando que padecía espolones calcáneos y obteniendo exenciones médicas para tal efecto– en términos que equiparan al encarnizado combate en esa tierra lejana, a su intensa vida sentimental, consagrada por entero a evitar el estigma de una posible enfermedad venérea [‘… debería haber recibido una medalla del Congreso…’].

Pero volviendo al ensayo previo a su coronación de enero 2017, es decir: a la épica Batalla Billonaria que Trump sostuvo con McMahon en 2007.

Durante la Noche de Reconocimiento de la Fanaticada, el 29 de enero en Raw [Crudo: transmisión de lunes por la noche], Trump irrumpió en el ring y lanzó varios billetes [¿falsos?] hacia el ring. El mes siguiente, ambos personajes se enfrentaron estipulando que cada uno escogería a un representante para la pelea donde el magnate perdedor sería rapado.

De esta ‘epopeya’ manufacturada que sirvió para allanar el camino del asalto a la Casa Blanca son los sopapos y llaves asestadas al rudo McMahon, trajeado y encorbatado, que lleva sobrepuesto el logotipo de CNN y que hizo circular –transformado este medio por la retórica estalinistoide del magnate de Queens, ya siendo presidente en funciones, y en ejemplo trumpiano de Enemigo del Pueblo– desde su cuenta en Twitter. Todo ha servido para afianzar al personaje, un niñato septuagenario, bufón pendenciero y bravucón acosador.

En un sentido más literal y/o metafórico, lo que viene Trump haciendo desde que se declaró precandidato (cuando nadie, o poquísimos en su sano y objetivo juicio se imaginaban que iba a ser el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos), bajando la escalinata eléctrica de su Torre, en compañía de su esposa trofeo, en el ya lejano mes de junio de 2015, es agredir de todas las formas a la población que no le rinde absoluta pleitesía. Las mortales tundas que obsequian a diario, 24/7, sus acólitos en el gobierno o los seguidores de sus rallies, dejaron de ser un simple show vodevilesco. Pasaron a conformar el horizonte de los hechos consumados, que rebasarán –uno sospecha, con temor; sin resignarse- la Larguísima Noche trumpesca.

¿Habrá, pronto? (¿en dos, o seis años?), luz al final del túnel estadounidense?

***

Delirios de Trump; pesadillas madurables. Para tratar de entender -desde las crónicas personales de sus habitantes- la tragedia de Venezuela en 2019, desde aquí se recomienda un link estrujante.

La Vida de Nos  es un portal que fue finalista al Premio Gabriel García Márquez el año pasado, en la categoría de Texto. Compendio de narraciones (sencillas, profundas) que invitan a la solidaridad, la reflexión y la empatía. Sorprendente, conmovedora inteligencia colectiva. Lectura obligada.

 

@alconsumidor

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.