El Emporio Clinton y la gurú presidencial surcoreana - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Entropista
Por Daniel Gershenson
Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprended... Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según [email protected], se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC. (Leer más)
El Emporio Clinton y la gurú presidencial surcoreana
El caso de Park Geun-hye, de 64 años y actual presidenta surcoreana, apunta a una versión aún más enfática que la saga de los Clinton: una llena de lecciones adaptables a la idiosincrasia nacional.
Por Daniel Gershenson
31 de octubre, 2016
Comparte

Qué bueno que está por concluir el carnavalesco proceso comicial de los Estados Unidos y que el bufón republicano habrá de regresar a su guarida en la Quinta Avenida en Nueva York sin tener cerca la caja con los protocolos o códigos nucleares que podrían haber detonado una Tercera Guerra Mundial. Qué bueno que, de imperar el sentido común y los momios que hasta ahora no le han fallado a encuestadores de la talla de Nate Silver, Donald Drump cuenta con mínimas posibilidades de imponerse este 8 de noviembre. Que así sea.

Por lo pronto, muchos conocimientos extras que no forman parte de sus libros de texto especializados en las malas artes del servicio público y las peores prácticas en materia de usurpación de funciones (versión primer mundo), seguro van a ser aprovechados por los sátrapas locales.

No sólo en México convergen los mundos de la política y los grandes negocios, vía métodos guarurescos y descarados tráficos de influencia.

A unos cuantos semanas (uno espera) de que Hillary se convierta en la primera mujer en detentar la primera magistratura de su país, nos encontramos –gracias a Wikileaks– con que personajes de la calaña de Doug Band, correveidile principal de su esposo durante los dieciséis años de su postpresidencia (creador, para más señas de la fundación que lleva el apellido del Big Dog de Arkansas y de la Iniciativa Global que comandó este patriarca, republicano Light o New Democrat sureño hasta 2015), literalmente la persona encargada de cargarle el portafolios, desde 2000 ha encontrado amplísimas e ilimitadas chances de enriquecer a su patrón –y a él mismo– de maneras bastante ilegítimas (por ejemplo, mediante la creación de su propia empresa de cabildeo y el intercambio de favores –versión Ligas Mayores– gestionando invitaciones y solicitudes a donantes selectos –un caso mexicano hipotético: el de Carlos Slim Helú– con la única intención de engrosar, por decenas de millones de dólares, la chequera del cuadragésimo segundo presidente norteamericano y la de su cónyuge destinada a convertirse en ‘Líder del Mundo Libre’, a la usanza o lenguaje corriente gringo, durante los próximos cuatro años).

William Jefferson Clinton y Doug Band, en la Casa Blanca. Foto vía Washington Post

William Jefferson Clinton y Doug Band, en la Casa Blanca. Foto vía Washington Post

La labor sistemática y subterránea de Doug es señal e indicio de lo que podría marcar la gestión de la candidata demócrata cuando el clan Clinton regrese triunfante a la Casa Blanca en enero entrante. Qué bueno que el deleznable Trump va a quedarse con las ganas de despachar en la Oficina Oval, pero esto no va a impedir que la codicia desenfrenada sea el combustible de la administración encabezada por la Directora Ejecutiva de Clinton Inc.

Portada del New Republic

Portada del New Republic

Band en su red y laberinto.

Los reclamos airados en el mail del exachichincle de William Jefferson, incluidos en las comunicaciones escritas divulgadas por el sitio que encabeza Julian Assange, van dirigidos principalmente a Chelsea, única heredera de la marca (¿y posible candidata/presidenta en dieciocho o veinticuatro años, de seguir imponiéndose la vena dinástica durante los procesos electorales estadounidenses?).

Hillary tiene a la suya propia: Huma Abedin, casada con el excongresista y sextero compulsivo Anthony Wiener, cuyo ordenador (hoy en poder del FBI, que reactiva la investigación contra Hillary Clinton) compartida con su marido contenía información referente a correos del servidor privado –e ilegal–habilitado por el equipo de la candidata demócrata a la presidencia.

El desvío de fondos públicos, que es deporte nacional y casi exclusiva motivación profesional de la Nomenklatura mexicana, también corroe el tejido social y el servicio público –percibido este último, como sucede con demasiada frecuencia acá, como saqueo y oportunidad de enriquecimiento– del otro lado del Pacífico.

El escándalo de la desaparición multimillonaria del fondo del desarrollo 1MDB, desvanecidos por obra y gracia del primer ministro de Malasia, Najib bin Tun Abdul Razak, y sus compinches, lleva el sello de la casa Duarte (Veracruz/Chihuahua), Moreira-Coahuila, Padrés-Sonora, Medina-Nuevo León, Borge-Quintana Roo, Aguirre-Guerrero, Ebrard y Mancera-DF y un interminable etcétera. Nada que no se haya visto aquí, una y otra vez.

Pero el caso de Park Geun-hye, de sesenta y cuatro años de edad, actual presidenta surcoreana, apunta a una versión aún más enfática que la saga de los Clinton: una llena de lecciones adaptables a la idiosincrasia nacional.

Ella es hija del modernizador Park Chung-hee (déspota que gobernó con mano de hierro durante 18 años y que asentó –a sangre y fuego– los cimientos de la prosperidad actual del felino Corea del Sur), y jefa del Ejecutivo desde 2013. Su madre murió en un atentado fallido contra Chung-hee, el 15 de agosto de 1974 (fecha en que tradicionalmente se celebra la independencia en ese país), a manos de un simpatizante japonés de la otra Corea: la República Democrática Popular en el Norte de la península.

Park acompañó a su padre a funciones oficiales tras la muerte de su madre. Aquí, con James y Rosalynn Carter. CNN

Park acompañó a su padre a funciones oficiales tras la muerte de su madre. Aquí, con James y Rosalynn Carter. CNN

La presidenta. AP Photo / Kim Hong-Ji, Pool.

La presidenta. AP Photo / Kim Hong-Ji, Pool.

Su extraña relación personal con la gurú o vidente Choi Soon-sil, le han costado credibilidad y una baja catastrófica en las encuestas. Ya tuvo Park que destituir a varios consejeros claves de su administración y se barrunta abiertamente –en las calles tomadas por grupos ciudadanos, en medios y corrillos de oposición– que es factible que no llegue al final de su gobierno en 2018.

Choi, de sesenta años, es a su vez hija de Choi Tae-min, un ex policía y monje budista convertido al cristianismo y excéntrico gurú/guía espiritual de Park Chung-hee (el dictador militar y luego presidente asesinado en funciones en la residencia presidencial, el 26 de octubre de 1979, por su amigo y jefe de oficina central de inteligencia coreana) y líder, hasta su propia muerte, de dos sectas denominadas Vida Eterna o Misión para la Salvación de Corea.

Su heredera continuó la profunda influencia ejercida por su progenitor sobre la presidenta coreana, desde la muerte por homicidio, hace más de cuatro décadas, de su madre. Participó en decisiones de Estado, con acceso a documentos restringidos y aportes a discursos presidenciales, sin contar con acreditaciones válidas.

México. La Pareja Dispareja. Cortesía ADN Político

México. La Pareja Dispareja. Cortesía ADN Político

Los enredos de Park Geun-hye traen a la memoria las taumaturgias antológicas empleadas por Martha Sahagún para encaminar correctamente a su pareja y futuro esposo Vicente Fox, durante los años enfebrecidos del Sexenio del Cambio (es un decir), y aquellos empleados por su buena amiga y Líder Moral, Elba Esther Gordillo, a lo largo de su fulgurante y atropellada carrera en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Corea del Sur. Durante una protesta en contra de la presidenta, dos manifestantes portan sendas máscaras de Choi y Park. Foto: Alternative Economics

Corea del Sur. Durante una protesta en contra de la presidenta, dos manifestantes portan sendas máscaras de Choi y Park. Foto: Alternative Economics

Dada la biografía de la actual presidenta coreana, y sin que esto constituya atenuante alguno, debe uno decir que en el escándalo de Corea del Sur hay algo de historia y contexto: los dos trágicos, terribles.

¿Y en México? Acá la generación en serie de [email protected], y sus [email protected] o enablers de la iniciativa pública y privada se da como si se estuviesen produciendo salchichas: carece de esa otra dimensión.

Tomando una página del volumen clintonesco de Doug Band, y de acuerdo a medios surcoreanos (incluyendo el canal que divulgó las primeras noticias sobre la que hoy se conoce como Rasputina Choi), la vidente y chamana apalancó su cercanía con Park para ‘sugerir’ a compañías que realizaran cuantiosas transferencias a dos fundaciones sin fines de lucro bajo su control.

Hasta esta hora, y a pesar de que se incorporan voces que exigen su renuncia, no se sabe aún si la líder surcoreana tendrá que sufrir la desgracia de abandonar el puesto, sumándose a la lista que incluye a su padre, el dictador asesinado (como ocurrió con su padre). O a la mancuerna que –habiendo cometido incontables crímenes graves– tuvo que enfrentar a un Poder Judicial autónomo que los mandó a la cárcel , o más recientemente, al que fue acusado de nepotismo y corrupción exacerbada y al que llegó al extremo de recurrir al suicidio, meses después de finalizado su mandato.

Asombrosa foto, vía Korea Herald

Asombrosa foto, vía Korea Herald

Antes. Roh Tae-woo (83 años) y Chun Doo-hwan (85), segundo y cuarto de izquierda a derecha, respectivamente. Los dos, militares intocables que después llegaron a despachar en la Casa Azul. Como diría el poeta postizo veracruzano Fidel Herrera, en otro contexto: En la plenitud del pinche poder. 

Korean Film Council

Korean Film Council

Después. Los dos reos, sentenciados en los Juicios del Siglo de Corea del Sur. Otrora omnipotentes, ambos ex mandatarios fueron acusados de haber cometido crímenes graves y delitos; sus sentencias fueron conmutadas tiempo después.

Vaya historia turbulenta: la de treinta y tantos años de vida democrática en esa potencia económica que ha sido todo, menos tranquila.

¿Así nos irá, de ahora en adelante en México?

 

@alconsumidor

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.