Fuimos, vimos y perdimos (tod@s) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Entropista
Por Daniel Gershenson
Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprended... Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según [email protected], se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC. (Leer más)
Fuimos, vimos y perdimos ([email protected])
Las y los políticos en México no toleran el cuestionamiento, la crítica razonada o la evidencia contundente. El alcalde de Ciudad del Carmen y su séquito no han sido excepción con respecto al nombramiento de Guillermo Zayas como director de Seguridad Pública de ese municipio, luego de su participación en el operativo del News Divine en el que murieron 12 personas.
Por Daniel Gershenson
12 de octubre, 2015
Comparte

Para nada somos versiones reducidas de Julio César: conquistadores triunfantes (Vini, Vidi, Vinci) los que acudimos a una breve -y forzada- cita con funcionarios, medios y opinión pública en Ciudad del Carmen, Campeche, apenas el jueves pasado. Sólo éramos un grupo ciudadano que buscaba respuestas. El binomio conformado por el recién ungido jefe policiaco municipal y el joven mirrey panista que lo ha hecho su compadre, que hoy gobierna la ciudad azotada por la corrupción y la inseguridad, ‘recibió’ a familiares de jóvenes víctimas del criminal operativo del que fue protagonista Guillermo Zayas, con carcajadas mal contenidas y un portazo en las narices.

Decidimos, un grupo de representantes de ONG y tres familiares de víctimas mortales del operativo que tuvo lugar el 20 de junio de 2008 en el New’s Divine, viajar a Ciudad del Carmen para conocer de primera mano a los protagonistas que permitieron que el principal responsable de la muerte de nueve jóvenes y tres elementos policiacos, hoy procesado por delitos de homicidio, se estrenara como director de Seguridad Pública en el municipio ganado por el PAN.

Pablo Gutiérrez Lazarus era ya alcalde en funciones y símbolo de la política presentacional, epidérmica y mirreyesca por la que parece apostar el ‘nuevo estilo’ de otro joven, su presidente Ricardo Anaya. Había derrotado al candidato del oficialismo priísta estatal y a un predecesor corrupto e impresentable.

Si nos atenemos a las escasas notas que han abordado el tema, pesó sobremanera en el ánimo del flamante edil La Recomendación –con mayúsculas- de otro ‘distinguido’ campechano: Renato Sales Heredia, ex subprocurador encargado de investigar la investigación del incendio la Guardería ABC, que sin ofrecer resultados se graduó a una nueva encomienda en la Secretaría de Gobernación como Zar Antisecuestros; hoy Comisionado Nacional de Seguridad en lugar de Monte Alejandro Rubido.

Desde que se planeó el viaje, se buscó a alguno de los once regidores panistas que aprobaron el nombramiento; nunca se hallaron esos datos en sus páginas web. Sí pudo contactarse, prácticamente por default, a personas del bando tricolor que emitió sus cuatro votos en el Cabildo contra el inexplicable nombramiento de Zayas. Los herederos del estropicio al que redujo a la ciudad la administración de Enrique Iván González López (corruptérrimo bandido ex panista, hoy PRI, inhabilitado por Función Pública en 2010, al que el ex gobernador y Hombre Fuerte Fernando Ortega Bernés mantuvo en el puesto como titular de Salud hasta las elecciones de 2012, cuando Gutiérrez Lazarus se impuso en los comicios municipales), son ahora -y por necesidad- simbólico contrapeso del nuevo Soviet del PAN que aprobó sin chistar a Zayas.

Convocaron a medios locales para que la comisión conformada por padres del New’s Divine y organizaciones solidarias explicaran los motivos de nuestro viaje. Las condiciones fueron claras: no habría participación ni sesgo político, o apologías del desempeño del partido que ha mantenido postrado a este país en distintos municipios y estados de México desde lo que parecerían ser tiempos inmemoriales. La conferencia sirvió, en todo caso, para despejar el terreno de mentiras propaladas por aquellos que justificaban la presencia de un presunto homicida en la Secretaría de Seguridad Pública del municipio.

Flyer distribuido por dos mamás y un padre de víctimas de jóvenes asesinados por la policía del DF el 20 de junio de 2008, durante su visita la semana pasada a Ciudad del Carmen. // Foto: Vía Cauce Ciudadano

Flyer distribuido por dos mamás y un padre de víctimas de jóvenes asesinados por la policía del DF el 20 de junio de 2008, durante su visita la semana pasada a Ciudad del Carmen. // Foto: Vía Cauce Ciudadano

Al conocer que en esos momentos, Gutiérrez Lazarus y sus allegados encabezaban una Mesa Ciudadana en parque público, nuestro grupo se dirigió al evento para compartirle el fundado repudio de dos mamás y un papá de jóvenes asesinados en el New’s Divine, y exigirle a él y sus regidores se revirtiera el nombramiento de Zayas.

Carmen Rivas (mamá de Leonardo Amador, de 24 años, muerto en el New’s Divine por la estupidez de elementos de la policía del DF bajo las órdenes de Guillermo Zayas) e Hilda Barragán y Rubén Tapia (padres de Isis Gabriela, 16 años, asesinada como Leonardo y diez personas más durante el operativo coordinado por el entonces jefe de Unipol), esperaron pacientemente su turno asignado para dirigirse a la autoridad ciega, sorda y muda.

Uno de los regidores, bastante más ampuloso que Lazarus, dedicó algunos minutos de rollo a la defensa del estado de Derecho y el imperio de la Ley. Invitó a los padres, como lo hizo en su oportunidad el flamante edil de Ciudad del Carmen, a dirigirse en directo a la Suprema Corte y al Gobierno del Distrito Federal con sus reclamos. Por lo pronto, Zayas se quedaría. Para ellos, el proceso de aprobación fue pulcro y transparente. Eso sí: se abstuvieron de repetir frente a Carmen, Hilda y Rubén la mentira que consistió en reiterar la inexistente absolución del jefe policiaco por parte del Poder Judicial.

¿Dónde están los regidores del PRI que los invitaron?, exigía saber  Gutiérrez Lazarus, insinuando que sus rivales habían tenido algo que ver con esta iniciativa de los padres. No nos convocó nadie, fue su airada respuesta. Cada uno de nosotros pagó sus gastos y regresaremos a la Ciudad de México a las cinco de la tarde. Hablamos con la prensa y únicamente queremos que sepa –de viva voz- que cometen un error garrafal al confirmar a Zayas. No sirve al interés de sus gobernados mantenerlo en el cargo.

La sesión fue breve: por desgracia, se redujo a ventilar grillas internas por el control del municipio. Nada de empatía, o muestras de solidaridad por parte del panismo allí reunido.

Debo decir que, pudiendo haber actuado con un poco más de sensibilidad ante los familiares de los jóvenes, Gutiérrez Lazarus desperdició esa oportunidad. Prefirió acusarlos veladamente de parcialidad e ignorancia.

Gutiérrez Lazarus flanqueado por regidores incondicionales, defendiendo a capa y espada el nombramiento de Guillermo Zayas como titular municipal de Seguridad Pública frente a familias agraviadas. Cd. del Carmen Campeche, miércoles siete de septiembre. // Foto: DG

Gutiérrez Lazarus flanqueado por regidores incondicionales, defendiendo a capa y espada el nombramiento de Guillermo Zayas como titular municipal de Seguridad Pública frente a familias agraviadas. Cd. del Carmen Campeche, miércoles siete de septiembre. // Foto: DG

Pudo haber mostrado, así fuera de dientes para afuera y con las cámaras que se arremolinaron en el lugar, alguna apertura al diálogo. No lo hizo y se abstuvo de aclarar los motivos reales de su obstinado apoyo hacia Zayas, o las ’cartas credenciales’ que debió compartirle, de ser ciertas las versiones que apuntan en ese sentido, el Comisionado Nacional de Seguridad. La actitud perdonavidas, con dejos socarrones y sarcásticos mostrados durante minutos tensos, pero que pudieron haber derivado en acuerdos tentativos, no son buenos augurios para el bienestar de Ciudad del Carmen.

Su talante confirma su total ausencia de oficio político, aunado a la obcecación e intransigencia que han marcado sus pronunciamientos públicos al respecto.

Nuestro viaje demasiado corto tal vez sirvió para que las señoras Carmen, Hilda y don Rubén enfrentasen –con una dignidad que le es desconocida a Gutiérrez Lazarus y sus acólitos- a una casta soberbia, con argumentos que por ahora escapan al entendimiento del personaje, sus colegas y vasallos. Sembraron la semilla de la duda, cuestionando abiertamente la incorporación de Zayas con voces de alerta sobre la pertinencia de mantenerlo, contra viento y marea, en su puesto actual.

Guillermo Zayas González, en proceso por asesinato en New’s Divine. Junio de 2008: antes, tras las rejas. // Foto: Revista Impacto

Guillermo Zayas González, en proceso por asesinato en New’s Divine. Junio de 2008: antes, tras las rejas. // Foto: Revista Impacto

Que no se llame a engaño el nuevo alcalde de Ciudad del Carmen. Lo dijo Santayana, no hace mucho; lo reiteran, con su compromiso, entrega y actitud, familiares como los de las víctimas del New’s Divine. Aquellos que no recuerdan al pasado, están condenados a repetirlo.

Y finalmente debo compartir que el rostro de Gutiérrez Lazarus delataba el mismo extravío que mostró Guillermo Padrés, ex gobernador panista de Sonora, embustero, cobarde y consumado cleptócrata cuando una comisión del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad se reunió con él tras el asesinato de Nepomuceno Moreno, a fines de noviembre de 2011 en el Palacio de Gobierno de Hermosillo.

La imbecilidad moral es, hoy por hoy, política pública en México. Gutiérrez Lazarus tiene apenas treinta y dos años. Dará mucho de qué hablar, supongo, en la rebuscada política local, estatal y nacional del PAN que presume cambios para permanecer igual, con acompañamientos de figuras tales como Rafael Moreno Valle.

No bastó una conferencia de prensa en el DF para que Gutiérrez Lazarus y su gente reconsideraran, con elementos fundados y motivados, su torpe decisión. Pero tampoco fue el breve periplo una pérdida total de tiempo. Los habitantes del municipio carmense tendrán elementos adicionales para juzgar el lamentable desempeño de las autoridades recién llegadas y la nula prioridad otorgada a la ética en el servicio público que Guillermo Zayas entraña.

Zayas, después. Un nuevo -y mexicanísimo- Premio a la Impunidad. // Foto: Campeche Hoy

Zayas, después. Un nuevo -y mexicanísimo- Premio a la Impunidad. // Foto: Campeche Hoy

Las y los políticos en México no toleran el cuestionamiento, la crítica razonada o la evidencia contundente. El alcalde de Ciudad del Carmen y su séquito no han sido excepción. El monólogo nos recordó, asimismo, que la nueva hornada de funcionarios jóvenes (Manuel Velasco en Chiapas, Roberto Borge en Quintana Roo y por supuesto Gutiérrez Lazarus en Campeche, &c.), hará poco por limpiar en verdad la casa de [email protected] Al contrario. Será principalmente la sociedad organizada la que obligue a acelerar cambios y responder por actos execrables y evidentes omisiones.

La escandalosa premiación de delincuentes y encubridores con palancas y derecho de picaporte en la Nomenklatura mexicana es una gran derrota moral, política y ciudadana con consecuencias medibles en generaciones. El que la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, o el diputado federal Abel Murrieta Gutiérrez, o el delegado de Sedatu en Oaxaca Elpidio Concha, o el titular de Seguridad Pública en Puebla Jesús Rodríguez Almeida, o el subsecretario policiaco Luis Rosales Gamboa en el DF, o el Ministro de la Suprema Corte Eduardo Medina Mora, o el funcionario Arturo Escobar y Vega de Gobernación, o el ex jefe en la Policía Federal y estatal en Puebla Facundo Rosas Rosas, o la legisladora Cecilia Romero, o el director del Instituto Nacional de Migración Ardelio Vargas Fosado, o el matasanos delegado Marcelo Castillero Manzano del Seguro Social en Jalisco, o el ex director del Metro de la Ciudad de México Joel Ortega Cuevas, o el flamante Secretario Técnico del gabinete en el Estado de México Apolinar Mena Vargas y un creciente compendio de figuras indignas e impunes no se vean en la más mínima necesidad de justificar su ascenso incontenible (menos aún, aquellos que promueven activamente a estos y estas impresentables), será la principal interrogante de la época cuando una generación nueva de ciudadanos y académicos busquen entender -en treinta o cincuenta años, tiempo que nos separa del terremoto de septiembre 1985, o la masacre de Tlatelolco de nuestro tiempo- sus errores y tropiezos, y nuestra apatía o abierta complicidad.

Serán complicados, mas no imposibles de realizar, los cambios. Si de eso sirvió la visita de familiares New’s Divine a Campeche, será motivo suficiente para regresar.

 

@alconsumidor

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.